El sitio del bebe, el niño y su familia

Prof. Claudia Murno

MAMILAND: Nos dedicamos a acompañar a los futuros papás durante el crecimiento del nuevo ser en gestación. La llegada de un hijo, implica sin duda un cambio fundamental para cualquier pareja. Creemos que acompañándolos en este proceso, podremos favorecer en ellos un verdadero crecimiento en los aspectos físicos, emocional y mental. Así, los futuros papás contarán con una serie de elementos que le permitirán asumir un rol protagónico durante el embarazo-parto y posterior crianza del bebé. Prof. Claudia Murno: Coordinadora de Grupos de Pre y Post Parto - Especialista en Maternidad. Teléfono: 4502-8761

Gimnasia y yoga para embarazadasGimnasia para embarazadas

El objetivo es lograr una preparación integral en el embarazo y pos-parto, esto significa brindarle a la embarazada un espacio donde pueda realizar una actividad física adecuada a su estado que le permita vivenciar no solo un embarazo saludable, sino también llegar bien preparada al parto.

Las clases son variadas en cuanto al uso de diferentes técnicas y elementos ya que apuntan a trabajar distintos aspectos en el embarazo.

La actividad física durante el embarazo resulta muy beneficiosa no solo porque permite fortalecer el cuerpo y aliviar molestias típicas de esta etapa, sino también porque acompaña las progresivas y profundas transformaciones que se producen a lo largo de los nueve meses de gestación.

Gimnasia – Yoga

La práctica del yoga resulta muy beneficiosa durante el embarazo.

El objetivo de estas clases es realizar un trabajo específico sobre aquellos músculos exigidos en esta etapa; para ello la práctica de asanas (posturas), respiración y relajación resulta ideal.

Las ásanas permitirán tonificar la musculatura, especialmente la pélvica comprometida en el parto.

También se trabaja el fortalecimiento de los músculos del pecho preparando las mamas para el período de amamantamiento y se tonifican los músculos de la espalda aliviando los dolores típicos por los cambios posturales.

La práctica de la relajación permitirá eliminar cansancio físico y mental, logrando un verdadero reservorio de energía, indispensable en esta etapa en la que el organismo se encuentra tan exigido, ya que la mayor parte de la energía está destinada a la formación del nuevo ser.

Por otra parte, la práctica regular de técnicas de respiración,aportarán mayor oxigenación a la sangre lo que beneficiará por partida doble tanto a la mamá como al bebé.

Asesoró: Prof. Claudia Murno
Coordinadora de Grupos de Pre y Post Parto
Especialista en Maternidad
Teléfono: 4502-8761

0

Actividad física en el pospartoLa gimnasia posparto es una actividad que puede iniciarse una vez dada el alta por parte del médico obstetra.

Teniendo en cuenta las enormes transformaciones que la mujer tuvo durante su embarazo, sumada a las exigencias del parto yo cesárea más la demanda del recién nacido, la actividad física a realizar, deberá ser moderada y progresiva.

En estos encuentros, las recientes mamás no solo tendrán la posibilidad de volver a poner su cuerpo en movimiento sino que también podrán compartir un espacio de charla con otras mamás sobre diferentes inquietudes relacionadas con la crianza.

A diferencia de asistir a algún otro lugar donde se realice actividad física, en estos lugares dedicados exclusivamente a maternidad, tendrán la posibilidad de formar parte de un grupo de pertenencia donde al ser exclusivo de recientes mamás se sentirán motivadas por las mismas inquietudes. Además podrás asistir con tu bebé evitando de esta manera, dejarlo prematuramente cuando aún no te sientes segura de dejarlo.

El objetivo de estas clases es realizar ejercicios para lograr la pérdida de peso, recuperar los músculos del suelo de la pelvis (perineales), fortalecer abdominales, relajar zonas sobrecargadas durante el embarazo, eliminar tensiones propias de las malas posturas al sostener al bebé, amamantarlo, cambiarlo, elevar la masa muscular y recuperarse para un próximo embarazo, entre otras cosas, partiendo así de un peso ideal.

Se pondrá también especial interés en técnicas de relajación y respiración teniendo en cuenta que en el posparto la mujer suele sentirse estresada por lo que es importante regular el sistema neurológico para que así se re equilibre el sistema hormonal facilitando así la lactancia en el posparto.

Asesoró: Prof. Claudia Murno
Coordinadora de Grupos de Pre y Post Parto
Especialista en Maternidad
Teléfono: 4502-8761

 

0

El arte de dar amor con tus manos

ShantalaShantala, es una técnica de masajes para bebés de origen hindú. Esta costumbre de masajear a los bebés que en la India es transmitida naturalmente de madres a hijas, ha llegado a Occidente hace ya varios años y hoy por hoy son muchos padres los que desean tener un acercamiento a esta experiencia.

Pero en realidad Shantala, es mucho más que una técnica milenaria, es un profundo contacto amoroso entre la mamá y su bebé, un diálogo interno, donde las palabras no son necesarias, sólo los ojos sosteniendo la tierna mirada del niño y las manos llenas de amor recorriendo su delicada piel.

Shantala es ayudarlo a transitar de la manera más suave posible el pasaje de la vida intrauterina a la vida fuera del seno materno.

Durante nueve meses el bebé ha anidado en el vientre de su mamá, se ha mecido con su respiración, adormecido con el sonido de su corazón y ha sido envuelto tibiamente con el liquido amniótico.

Desde este lugar, todo le era satisfecho, se sentía seguramente cuidado y protegido hasta que un día la experiencia del gran salto a la vida lo estaba llamando a su puerta.

Seguramente no debe haber sido fácil transitar por un estrecho canal de parto desde ese mundo conocido a este, totalmente nuevo, lleno de sensaciones fuertes y diferentes.

Shantala ayuda a suavizar esta transición.

El aprendizaje de una técnica por parte de los padres tiene que ver con que puedan automatizar una serie de movimientos de manera tal que cuando vuelquen sus manos sobre la piel del bebé, pueda quedar de lado la técnica produciéndose verdadero arte en dar amor, a través del contacto amoroso entre ambos.

La práctica de Shantala puede realizarse a partir del mes de vida del bebé.

Asesoró: Prof. Claudia Murno
Coordinadora de Grupos de Pre y Post Parto
Especialista en Maternidad
Teléfono: 4502-8761

0

Amamantar, mucho más que un alimento Recibir el pecho constituye sin duda para el bebé, la forma más próxima, más viceral de estar junto a su mamá.

De esta manera, el pasaje de la vida intrauterina al afuera será gradual y armónica, permitiéndole al recién nacido acomodarse lentamente a las exigencias del mundo que lo rodea. No olvidemos, que dentro del útero materno, el bebé tenía todas sus necesidades cubiertas.

La lactancia entonces, no solo cubre las exigencias nutricionales para que el niño crezca saludable, sino que constituye además un ítem clave en la relación afectiva entre la madre y su hijo.

En cada mamada, mamá enviará un mensaje pleno de amor y ternura que será recibido por el bebé, nutriéndose este de afecto y seguridad.

Para que ese vinculo único y tan estrecho pueda concretarse es necesario que ambos encuentren para ello un lugar adecuado, tranquilo, lejos de los estímulos externos que puedan empañar este momento mágico.

Si por alguna circunstancia, alguna madre tuviera inconvenientes con la lactancia y debiera recurrir al uso de la mamadera para alimentar a su bebé, no debe angustiarse pensando que esto dificultará la construcción del vinculo amoroso entre ambos.

Vale para esto, las mismas recomendaciones antes citadas, un lugar tranquilo, un contacto corporal estrecho, corriéndose un poco la blusa para que el bebé tome contacto con el calor de la piel, los latidos del corazón, el sonido de la respiración, la mirada con ternura entre ambos.

De esta manera, una mamadera dada con amor, permitirá que tu bebé crezca también pleno y con confianza.

Para finalizar, diré que “Amamantar” es mucho más que una función alimentaria, implica por sobre todas las cosas “AMAR”

Asesoró: Prof. Claudia Murno
Coordinadora de Grupos de Pre y Post Parto
Especialista en Maternidad
Teléfono: 4502-8761

0

… por dentro y por fuera

El equipaje en el sanatorioAl hablar del equipaje por fuera, me refiero obviamente a la preparación del bolso con todos los elementos necesarios para el bebé y la mamá durante la estadía en el sanatorio. Pero el equipaje que también es muy importante y no debemos olvidarlo de llevar es el INTERNO, me refiero a todo ese rico caudal de vivencias, emociones e información que la futura mamá ha ido acumulando durante el transcurso de los nueve meses y que sin duda se desplegarán en ese momento mágico y maravilloso que es el nacimiento del bebé. La etapa del embarazo pronto quedará atrás, para dar comienzo a una tan importante como parir y criar a tu hijo.

Ahora voy a hacer referencia a algunas cosas que podes tener en cuenta al preparar el equipaje por fuera:

Te sugiero

Para el bebé

24 pañales, 3 batitas gruesas o finas de acuerdo a la estación, 3 enteritos, 3 pares de medias, 1 conjunto para salir del sanatorio, 1 mantilla o porta-infant, 1 gorrito, 2 pares de escarpines, 1 cambiador y artículos de tocador como algodón, óleo calcáreo y chupete.

Para la mamá

2 o 3 camisones livianos y que sean abiertos en el pecho para facilitar la lactancia, 1 desavillé, chinelas, medias de acuerdo a la estación, ropa interior: bombachas de algodón de tiro alto y corpiños para amamantar que sujeten bien el busto, artículos de tocador como ser desodorante, peine, cepillo dental, pasta dentífrica, maquillaje ligero, apósitos posparto y apósitos mamarios, crema de caléndula para los pezones, crema hidratante.

También ropa holgada para salir de la clínica, estudios realizados durante el embarazo con certificado de grupo sanguíneo, electrocardiograma, DNI de ambos padres, libreta de matrimonio civil, carnets de la obra social o prepaga, algo de dinero, radio o walkman, algo para leer, la agenda de teléfonos, reloj con segundero para controlar las contracciones, cámara fotográfica.

Para el Papá

Elementos de uso personal.

PUEDE SER UTIL PEDIR INFORMACION SOBRE LA NURSERY DEL LUGAR DONDE VAS A INTERNARTE YA QUE EN LA MAYORIA SE PROVEE DE ALGUNOS DE ESTOS ELEMENTOS.

En casa

Es conveniente tener a mano y todos en el mismo lugar los elementos para la higiene del bebé, podemos colocarlos en una canastita o caja forrada con motivos infantiles.

Dentro de esta: algunos pañales, óleo calcáreo, algodón, alcohol, gasas para higiene del cordón, hisopos, cepillo de cerda suave para el bebé, sacaleche, crema de caléndula, termómetro, aspirador nasal, tijera con puntas redondeadas para las uñas, talco, crema para curar la colita, algún pañal de tela para limpiar la leche que regurgita.

Asesoró: Prof. Claudia Murno
Coordinadora de Grupos de Pre y Post Parto
Especialista en Maternidad
Teléfono: 4502-8761

0

Lo que debe evitarse en una clase de trabajo corporal

Trabajo corporalLa actividad física durante el embarazo resulta muy beneficiosa, no solo porque permite fortalecer el cuerpo y aliviar las molestias típicas de esta etapa, sino también porque acompaña las progresivas y profundas transformaciones que se producen a lo largo de los nueve meses de gestación.

Sin embargo, a la hora de elegir deberá tenerse en cuenta ciertos puntos: la actividad física no debe producir fatiga en el embarazo.

No olvidemos que en esta etapa el organismo está muy exigido, destinando la mayor parte de su energía a la formación de un nuevo ser.

Agregar a esto una sobrecarga extra, producirla cansancio en la futura gestante lejos del verdadero objetivo buscado. Debe pues, evitarse todo lo que implique actividades bruscas, caídas y golpes en el abdomen.

No olvidemos que una de las características del útero es su irritabilidad o excitabilidad lo que hace que este reaccione con contracciones frente a distintos estímulos: físicos (palpación, el frío, movimientos bruscos, exceso de movimiento, viajes en lancha o cualquier otro vehículo en el que haya golpeteo, etc.) y estímulos psíquicos (emociones).

Hay mujeres que sienten temor a realizar determinados ejercicios que creen contraindicados. Para ellas, es importante explicarles que lo que se está proponiendo no es en absoluto peligroso, sino que por lo contrario luego de un tiempo de iniciado la actividad comenzarán a notar diferencias en cuanto a un mejor estado general.

Otro de los puntos a tener en cuenta es que la embarazada no debiera estar acostada mucho tiempo boca arriba sin moverse ya que en esta postura se produce la obstrucción de la vena cava inferior.

Si recomienda recostarse siempre sobre el lado izquierdo para que se descomprima completamente dicha vena mejorando el gasto cardíaco y disminuyendo la frecuencia cardíaca.

También es recomendable esta posición para garantizar una buena oxigenación del bebé. Para ellos los ejercicios de relajación deberían realizarse en decúbito lateral.

Siendo el embarazo un intenso proceso de cambios no sólo corporales sino emocionales sería importante que luego de la actividad física siguiera un espacio de contención donde la futura mamá puede dar rienda suelta a sus expectativas, ansiedades, miedos, etc. para que puedan ser reflexionadas y elaboradas.

Asesoró: Prof. Claudia Murno
Coordinadora de Grupos de Pre y Post Parto
Especialista en Maternidad
Teléfono: 4502-8761

0

Cuidados en veranoDurante el verano, es necesario tomar una serie de precauciones para mitigar los efectos agobiantes de las altas temperaturas, mucho más durante el embarazo, ya que de por sí, este estado conlleva algunas molestias propias tales como exceso de cansancio, problemas de circulación sanguínea, sensación de sofocación, etc.

Algunos de los consejos enumerados a continuación podrán servir a la mujer en gestación a sobrellevar esta etapa de la mejor manera posible.

Hábitos tales como baños y duchas a repetición permitirán aliviar el cansancio y el calor.

Es ideal alternar en las duchas chorros de agua fría con agua templada inmediatamente a continuación ya que esto produce un estímulo en la circulación sanguínea debido a que durante el embarazo está más lenta.

En caso de estar en un lugar donde no sea posible tomar una ducha, puede sumergir los brazos en agua fría o colocarse paños en la frente y/o nuca.

El uso de ventiladores y aire acondicionado serán útiles especialmente en los automóviles para movilizarse de un lado a otro. Descansar en esta etapa es fundamental, ya que estar permanentemente en actividad, sin alternar con períodos de descanso, produce una disminución de aporte sanguíneo al bebé.

Con respecto a la actividad física, es recomendable una gimnasia y/o yoga especializada para el embarazo, que permita alternar el movimiento con ejercicios de relajación y respiración.

También son beneficiosas las caminatas siempre y cuando se eviten los horarios de sol fuerte. En caso de estar en una zona veraniega, caminar a orillas del mar si mejora la circulación de las piernas.

Otra actividad recomendada es la natación, ya que refresca y relaja el cuerpo permitiendo descansar a la columna vertebral del sobrepeso de la panza. También activa la circulación.

Con respecto al cuidado que hay que tener frente a la exposición al sol, es necesario saber que debido a los cambios hormonales se producen manchas oscuras en la piel de la cara que pueden tardar mucho tiempo en desaparecer.

Para ello es fundamental usar cremas con factor de protección elevado en todo momento, aún cuando se esté bajo una sombrilla o caminando por la calle.

Con respecto a la alimentación, una dieta fresca, rica en frutas y verduras ayudarán a reponer el potasio que se pierde con la transpiración al tiempo que refresca. De más está decir la importancia de una ingesta abundante de líquidos, tales como agua o jugos.

Asesoró: Prof. Claudia Murno
Coordinadora de Grupos de Pre y Post Parto
Especialista en Maternidad
Teléfono: 4502-8761

0

“Una profunda transformación”

Hablar del embarazo en términos de trimestres, resulta útil no solo porque permite ubicarnos mejor en cuánto al tiempo de gestación de la futura mamá, sino también porque de acuerdo a la etapa por la que esté transitando, su acontecer será diferente en cuánto a los síntomas físicos y emocionales que aparecen.

Acompáñenme, pues a recorrer este maravilloso mundo del embarazo, descubriendo los cambios que en él se producen.

Tengamos en cuenta, antes de empezar, que es posible que algunas gestantes puedan no sentirse identificada con algunas de estas manifestaciones, en todo caso esto intenta solo hablar de una generalidad, recordando fundamentalmente, que no existen embarazos sino “embarazadas”.

Empecemos, pues, por el primer trimestre. Seguramente, la ausencia de la menstruación, será la primera manifestación orgánica, aunque existen algunas mujeres que dicen percibir cambios antes de esta fecha.

Síntomas tales como un aumento en la frecuencia de orinar, sensación de náuseas, sensibilidad y picazón en los senos, debilidad o mareos, fatiga a cualquier hora del día, preferencia desesperada por determinados alimentos, etc. , son algunos de los que comienzan a convivir con la embarazada.

Desde el punto de vista de las formas de su cuerpo, apenas se produce un ligero abultamiento del abdomen, producto de la acción de las hormonas y un borramiento de la zona de la cintura.

Esto hace que el estado de gravidez sea percibido solo por el entorno más cercano. Recuerdo cuántas veces, estando yo misma en esta etapa, y no sintiéndome precisamente bien, hubiera deseado que me cedieran un asiento o evitarme de hacer una larga cola para hacer un trámite, pero claro…, cómo podrían saber los otros que dentro de mí un pequeñísimo bebé de tan solo unos pocos milímetros estaba gestándose y llenando de plenitud cada segundo de mi ser.

Otros de los síntomas que también me llamaba mucho la atención es el deseo frecuente de orinar, que se manifiesta en la mayoría de los casos durante todo el día, incluyendo la noche, motivo por el cuál la futura mamá tiene que levantarse a veces más de una vez, no pudiendo conciliar un largo e ininterrumpido sueño.

Comentando este tema en los grupos de embarazadas que coordino, nos preguntábamos si esto no será parte de una sutil e inteligente estrategia de la sabia naturaleza, que de alguna manera va preparando a la mujer para que durante un largo tiempo se acostumbre a la idea de dormir con interrupciones, ya que un precioso bebé que nada entiende de horarios, estará demandándola a través de su llanto, pidiéndole alimento o simplemente contención afectiva.

Desde el punto de vista emocional, en esta etapa será probablemente lo más importante, el impacto ante la noticia, dependiendo esto sí el bebé ha sido deseado o no.

Habrá pues, diversidad de expresiones: alegría, expectativas, rechazo, ansiedad, angustias, temores, etc., de acuerdo al caso.

Para quienes lo hemos vivido, no es fácil metabolizar la idea de que nuestro cuerpo haya sido elegido como herramienta para que se plasme en él, el maravilloso milagro de la vida.

Signos como una mayor sensibilidad, intuición y percepción comienzan a formar parte del mundo afectivo de la mujer en esta etapa.

Más de una lágrima correrá por sus mejillas, sin saber muchas veces porqué. Y aquí se me ocurre pensar nuevamente en otra acción de la naturaleza: cómo no hacer de una mujer un ser más sensible frente al hecho tan importante de tener un hijo sabiendo de la necesidad que éste tiene de su madre desde el inicio de la vida.

Los de afuera, suelen verla a veces “diferente”. Sus ganas de dormir cuántas veces pueda y retraerse hacia sí misma, nada tiene que ver con falta de energía. Al contrario, la energía está, solo que no está puesta en el afuera, sino en el adentro, ocupada en generar cada una de las partecitas de ese nuevo ser en gestación.

Pulmones, corazón, riñones.., todos los órganos han comenzado a trabajar a todo vapor, formando parte de un delicado y perfecto engranaje destinado a formar un cuerpo perfecto.

En el segundo trimestre, dos son probablemente los sucesos más significativos de esta etapa: uno de ellos tiene que ver con la aparición de la “panza”, verdadera protagonista del embarazo. A partir de este momento, dicho estado no solo es de interés de la mamá, sino también comienza a ser percibido por el afuera.

Expresiones, tales como: “¡Qué panza grande tenés!”, “si es en forma redonda va a ser una nena”, “si es en punta será varón”… etc. El embarazo comienza a ser compartido por la mirada de los otros y significado también por ellos.

El otro suceso de esta etapa, tiene que ver con la aparición de las primeras “pataditas”. La presencia de estos movimientos fetales son sin duda los que permiten internalizar definitivamente a la embarazada su estado, ya que en el primer trimestre, cuando aún no hay signos evidentes del embarazo, resulta difícil imaginar lo maravilloso que dentro del vientre materno está ocurriendo.

Desde el punto de vista orgánico, los malestares típicos del primer trimestre, comienzan a desaparecer, motivo por el cuál la embarazada empieza a sentirse mejor, disfrutando realmente de su estado. Es la etapa de mayor plenitud y energía. Es muy común, observarla de perfil frente a un espejo, acariciándose su pancita.

Pueden aparecer otros síntomas tales como problemas de estreñimiento por el trabajo intestinal más lento, cambios de pigmentación de la piel, aumento del apetito, acidez, estrías, encías sangrantes, congestión nasal, etc.

Es el momento ideal para iniciar, para quienes les agrada, una actividad física especializada para esta etapa, que permita no solo acompañar las transformaciones corporales, como el aumento del peso y cambios en las formas del cuerpo, sino también formar parte de un espacio dónde pueda compartir con otras vivencias y expresar emociones.

Llegamos al último trimestre. Aquí el importante aumento del volumen del vientre, producto del crecimiento del bebé dentro del útero, hace que la gestante comience a sentirse fatigada. Su andar suele hacerse lento y aparecen nuevas sensaciones: malestares en la ingle, aguijonazos en las piernas, mayor necesidad de orinar, disminución de movimientos fetales, etc.

En esta etapa se produce la “voltereta” del bebé dentro del útero, entre el séptimo y el octavo mes. La posición cefálica, es decir con la cabecita hacia abajo, hace que la mamá comience a percibir con más intensidad sensaciones en el bajo vientre, lo que lleva a conectarla necesariamente con lo instintivo del parto.

Sabe que en poco tiempo, la cuenta comenzará a hacerse regresiva, y que el momento de parir pronto llegará. Surgen ansiedades lógicas frente a la experiencia del parto y un deseo de un bebé ya real y concreto entre sus brazos.

Es la etapa de la preparación del bolso y del curso de psicoprofiláxis.

Finalmente llega el momento del parto, eslabón final de un proceso que se inició hace ya nueve meses, pero que a la vez marca el inicio de una etapa aún mucho más larga y fascinante: la aventura de criar a un bebé.

Asesoró: Prof. Claudia Murno
Coordinadora de Grupos de Pre y Post Parto
Especialista en Maternidad
Teléfono: 4502-8761

0
Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles