El sitio del bebe, el niño y su familia

Los límites…

Cómo ponerles limites a nuestros hijos“Yo le digo todo que si, con tal de que no llore…”
“Pobre, esta celosa porque tuvo un hermanito, no le puedo decir que no…”
Estas son algunas frases que se escuchan a menudo, provenientes de madres o padres que tienen miedo y no se animan a poner límites a sus hijos.

A la hora de aconsejar, tanto psicólogos como psicopedagogas, coincidimos en la importancia de establecer límites. Los chicos necesitan disciplina.

No estamos hablando de una mano férrea, castigos, ni nada similar.

Ponerles límites a los chicos significa delimitarles el camino, brindarles un marco contenedor y de referencia, estableciendo pautas y reglas claras que los ayudarán a saber como comportarse, que se espera de él y que puede esperar él de la situación.

Establecer límites es una manera más de demostrarle que lo amamos. Un chico sin límites, es un niño que se siente desprotegido y no amado.

La familia es un simulacro de la sociedad a la que el chico debe insertarse, es la primera institución, y por esto es muy importante que transmita cuales son las reglas del juego.

Un niño sin límites tendrá dificultades en el jardín cuando deba acatar las consignas de la maestra, cuando deba respetar una norma o cuando tenga que interactuar con chicos de su edad. No sabrá como comportarse y esto le dará una gran inseguridad y lo hará sentirse perdido y desorientado.

¿Para que sirven los límites?

Los límites son necesarios para que nuestro hijo crezca emocionalmente sano ya que:

  • Dan seguridad y protección
  • Enseñan a pensar, a elegir o a discriminar, entre lo que es deseable y lo que no lo es, y entre lo que se puede y lo que no se puede
  • Si el niño es más fuerte que los padres, no se podrá sentir protegido por ellos
  • Permiten predecir la reacción de los padres ante determinadas situaciones y comportamientos
  • Ayudan al niño a incorporarse a la sociedad
  • Sin estas reglas, permisos y prohibiciones, podrían llegar a creer que todo lo pueden, que son omnipotentes. Y eso es empujarlos fuera de la realidad.

Cómo ponerles límites a nuestros hijos

  • Claridad: ¿Son lo suficientemente claros para que mi hijo los entienda?
  • Consistencia: ¿Los aplico consistentemente, o esto depende de mi estado de ánimo y de mi cansancio?
  • Firmeza: Si queremos dar una directiva, debemos evitar las preguntas. Por ejemplo: Si queremos que nuestro hijo se vaya a la cama a las 21 hrs., 10 minutos antes le decimos: “En 10 minutos es la hora de ir a la cama”.
  • Evitando hacerle la pregunta: ¿Querés ir a la cama?
  • Desaprobar la conducta, no el niño: Cuándo los chicos tienen un comportamiento inadecuado es importante marcarle ese comportamiento sin adjudicarle adjetivos al chico. Si le pegó a un amigo debemos decirle “No le pegues porque le duele”, evitando frases como “No seas malo”, “Que mal que te portas”

Consecuencias lógicas y naturales

Consecuencias naturales: se refieren a las cosas que pasan como
resultado natural de los eventos o de los hechos. Por ejemplo: Si
mi hijo maltrata un juguete y, luego de pedirle que lo cuide reiteradas veces, termina rompiéndolo, la consecuencia natural de este hecho es que se quede sin ese juguete.

Consecuencias lógicas: Se refiere a eventos o consecuencias creadas por los padres que están lógicamente relacionadas con el comportamiento anterior. Por ejemplo: Si el chico rompió el juguete de su hermano una consecuencia lógica es que intente repararlo.

Hay diferentes maneras de ponerles límites a nuestros hijos. Es importante que reflexionemos acerca de este tema para encontrar nuestro propio estilo parental, y nuestra manera de hacerlo.

Se necesita de mucha dedicación, energía, y creatividad, pero es posible. Solo tenemos que hacer un esfuerzo, por el bien de nuestros hijos. Ellos necesitan que les demarquemos el camino, que le señalicemos la ruta, poniéndoles carteles de lo que se puede y lo que no se puede, rayas para que no se salgan del camino.

Esto les dará seguridad, los ayudara a crecer, a madurar y a convertirse en personas con autodisciplina, autodominio y autocontrol. En definitiva, les permitirá convertirse en seres humanos autónomos, independientes y responsables.

Agustina de Cristóbal
Lic. En Psicopedagogía y Terapeuta Familiar
Directora de Orientar – Centro de Orientación y Asistencia para la Familia.
Tel. 4807-6767 – info@orientar.com – www.orientar.com

Lic. Agustina de Cristobal

Psicopedagoga - Universidad del Salvador, Terapeuta Familiar - Fundación Aigle-Ackerman Institute.
ORIENTAR: Orientar es un Centro Privado de Psicología, Psicopedagogía y Fonoaudiología creado con la finalidad de ofrecer un Servicio Integral de Asistencia, Prevención y Capacitación. Orientar está conformado por un staff de profesionales especializados en diversas áreas tales como psicología, psicopedagogía, fonoaudiología y terapia familiar, entre otras.

Nuestros Objetivos son:

- Orientar y asistir a las familias y a cada uno de sus miembros en sus diferentes ciclos evolutivos.
- Capacitar y asesorar a las Instituciones Educativas con el fin de optimizar sus recursos educativos e ideario.
- Focalizar nuestra atención en las fortalezas y recursos de cada uno de los miembros de la familia y de cada integrante de la Comunidad Educativa para:

1. La prevención de situaciones problemas.
2. La Orientación, Asesoramiento y Asistencia de los mismos.

Teléfono: 4802-9685 - Email: info@orientar.com.ar

Notas de Lic. Agustina de Cristobal (ver todo)

Notas relacionadas:

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles