Whatever else it may be, Tendulkar's numbers will never go away, no matter what we think of them. http://www.dallascowboysjerseyspop.com "When they put their name to something, it's really part of them.". Good from afar, but far from good The graphics for NBA Live 2000 still look good, but good may not be enough when the power of the Dreamcast and 3D accelerated PCs now produce amazing visuals. As an avid distance runner, I havent found ANY place in the entire Seattle area as a better place for doing "long runs". Duke NCAAchampionship win on Monday night allowed a lot of the nation get to know Justise Winslow and Jahlil Okafor, two elite freshmen who will most likely declare for the NBA draft soon. wholesale mlb jerseys Remember Hockey, We were campions of WC, Campions trophy, Olympics when other teams were sleeping but once they start playing we start loosing everything. wholesale jerseys Air Jordan VIII Due to its superior traction and support, this model became known as the "Punisher". Moog himself sold his company, but kept working there to design new products until the late 1970s. Most separations are informal though, because the separation is tried as a last ditch attempt to save the marriage and stop a divorce. cheap mlb jerseys San Francisco's even worse: They have laws banning panhandling that are enforced so strictly that one homeless man was arrested for falling asleep while sitting on a discarded milk crate. cheap Super Bowl jerseys They include the formation of p n junctions and solar cells by laser beam processing; defect free annealing of semiconductors; and a laser method for forming supersaturated semiconductor alloys, and hydrogen free diamond and diamond like films.. The plan before the game was to put Darcy Kuemper in for the third, I believe, only if the Wild was down a couple goals.. The risk, in this situation, is that Nike gets upset with its premium product appearing in a non premium store as a result, it could "punish" Finish Line by negotiating stricter deals or by not selling them product. The new money won't start flowing until July when parents will get a catch up cheque for about $420 per child, the equivalent of seven months of UCCB payments. cheap jerseys An emotional President Ronald Reagan presided over the interment of six bones, the remains of an unidentified Vietnam War soldier, on November 28, 1984. wholesale mlb jerseys It was a welcome bounce back to form for the 37 year old, who struggled with illness for most of last season. wholesalejerseysi Fisher also uses logos in her speech when she lists shocking facts about the AIDS virus. Mahatma Ghandi and Thomas Edison are among a select group of "exceptional" beings whose dates of birth correspond to the "master numbers" 11 and 22.. wholesale nfl jerseys Bosna v Hercegovina.

wholesale nfl jerseys

This NBA rule makes for higher scoring contests. Your advertisements have to get the attention of the people you're trying to bring to your capture pages. So claims Stevie.. The interview transcriptions and the documents were thematically analysed.. Everything was starting to go down for the wrong reasons." "And there were 70,000 people out there that wanted a piece of you," adds Joey. Now that they have been humiliated in Ashes by arguably a still weak Aus team suddenly the inadequacies of the system and team are hitting Eng fans and media right in faceThe whole attitude and mentality has to be questioned. cheap jerseys Please review the Terms of Use before using this site.

nflshop

But Singh admits what's also working in his favour is a sea change in the retail landscape and consumer attitude in the past two or three years. That the Lakers' three peat in the early 2000's and their repeat during the 2008 2009 and 2009 2010 season fail in comparison to the Spurs six championships in the Tim Duncan era.. Many people might think Bryant has the team like characteristic in him, but James shows it on the floor. wholesale jerseys After all, from a planner point of view, the Oak Ridges Moraine Conservation Act and Greenbelt Act are probably two of the most important pieces of legislation to come along since the Planning Act itself, Ms Shuttleworth said.
El sitio del bebe, el niño y su familia
Registrar

El búho que estaba tristepor Silvia Montoya

A ntes de irse a su cunita, Pablito quiso mirar por la ventana para ver
quien aún no dormía en el jardín de ensueños.
Ya la noche cubría el cielo, la luna descansaba.
Todo dormía afuera.
La casita en el naranjal tenía las luces apagadas.
Hasta las luciérnagas no estaban alumbrando.

Pero de pronto, en el alto del tejado al lado del manzanero Pablito miró algo que jamás sus ojitos habían visto. Pegando su carita contra el vidrio para poder mirar que era aquello unos ojos grandes, grandes alumbrando como dos luceros mientras el jardín de ensueños descansaba en su nocturno sueño.

Pablito estaba asustado, asombrado. Quería preguntarle – ¿tú quien eres?
Pero temía hablar alto y despertar a sus padres. Y a Lolita, la hormiguita del manzanero. Cansado de mirar y de admirar tales ojos de destello, Pablito se fue a su cuna. Quería que amaneciera para salir a conocer al dueño de esos grandes ojazos.
– ¿Cómo se llamaría, y de donde vendría?
Y porque no dormía mientras todos lo hacían. Mañana, mañana preguntaría.

Cansadito de pensar, se cerraron sus ojitos, hasta que por su ventana el sol le trajo el día. Se levanto muy de prisa a mirar por la ventana.
Y allí, allí estaba el visitante del jardincito de ensueños. Cuantas plumas lo cubrían, pero era diferente a Chanty la pajarita. La pajarita era linda, frágil, cubiertita de plumas. Entre el montón del plumaje había una cara fea.
Y los ojos no alumbraban al abrir la luz del día.
El dormía.
Muy quedito Pablito abrió la puerta y camino despacito, muy cerquita, solo que estaba muy alto en el techo de ese ranchito.
– Él no podía escucharme – pensó
– Entonces llamaré a Lolita la hormiguita que vive en el manzanero.
– Lolita ¿has visto quien está cerca de tu hormiguero?
– Si miras a ese lleno de plumas.
– Sí Pablito, es el Búho – dijo Lolita
– El búho Pichilin que viene de vez en cuando a disfrutar de este ensueño.
– Pichilin ¿qué nombre extraño, y que hace de donde viene?
– Pobrecito Pichilin, solo mira en la noche, porque la luz del sol encandelilla sus ojos
– No me digas hormiguita – dijo Pablito
– ¿O sea que no puede ver las flores de colores, los lirios, el limonero, los cerezos?
– Así es Pablito
– Vamos a despertarlo, créeme es un buen amigo
– Pichilin, Pichilin soy yo tu vecinita Lolita, no tienes que abrir tus ojos. Solo quiero que me escuches, Pablito ha venido a verte, anoche estaba asombrado de ver tus ojos brillantes. Él quería conocerte, quiere hablarte,
– Pichilin, soy yo Pablito; vivo aquí en la casita del frente
– Que lindos son tus ojos en la noche cuando todo se duerme
– Sí Pablito, solo miro en la noche, y eso me pone triste. Quiero ver los colores, que adornan este jardín de ensueños.
– Pichilin cuanto lo siento – le responde Pablito
– ¿Y porque no te pones unos lentes?
– Los que Papi se pone cuando el sol le molesta.
– ¿Piensas que yo podría usarlos al menos un momento?
– Sí, sí Pichilin iré a buscar los lentes.

Y Pablito se aleja.
– ya vengo, ya vengo Búho triste.
Y sin que mami se dé cuenta, Pablito tomó los lentes de su papacito Jaime.
Los escondió en la camisa de su piyamita roja y corrió hacia afuera a prestarle al búho triste unos lentes que permitieran ver la belleza de un día, así fuera un momento.

Pablito trepó al árbol con la ayuda de Lolita
– WOW – desde arriba podía mirar todo el jardín de ensueños.
– Pichilin no te muevas vas a ver, vas a ver, algo muy lindo, no te asustes.
Y Pablito, y la hormiguita ayudaron Pichilin a acomodarse los lentes.
– Uno, dos, tres ya puedes abrir los ojos, Pichilin.
– WOW, que cosas que tiene el día, que lindos son los colores.
– Te enseñare los colores, aquella rosa está vestida de roja, y la grande es amarilla.
– Y los lirios son azules, y tú Pablito que hermoso eres, y tu casita que linda con esas ventanas verdes.
– Si amigo Pichilin, mira a tu izquierda allá en ese naranjal vive Chanty, la pajarita más linda que jamás hayas visto.
– Y en el frente de la casa vive Ratoncito Pérez, ¿lo ves? allá junto a los guadales con su escobita barriendo?
– Allá en aquel almendro vive ardillita Serafina, y en un rato veras a la ranita Rene paseándose su barriga.
– Wow y que lindo que es el cielo, tantas flores, que hermoso que es ver de día.

Y así pasaron las horas hasta que el búho triste fue cerrando sus ojitos aún con sus grandes lentes. Ya el cansancio lo rendía y sin darse mucha cuenta sus lentes fueron al suelo. La hormiguita y Pablito muy despacito se fueron dejándole una notita.

Hasta pronto Pichilin. Ven muy pronto si te gusta tanto a visitar este jardín de ensueños. Si tu quieres algún día te regalamos los lentes para que de vez en cuando puedas abrir tus ojitos en este jardín de ensueños.

FIN

Cuento original por: Silvia Montoya – California – USA
Email: silviaemontoya@yahoo.com

Bebes en la Web
Síguenos

Bebes en la Web

Bebés en la Web es un sitio de Internet comprometido con la divulgación de información para los nuevos padres.

Los temas que en él se tratan y que intentamos ampliar en forma permanente, tienen por finalidad el bienestar de los hijos desde su misma concepción, poniendo en manos de los padres, los recursos de conocimiento que muchas veces es dificultoso que encuentren compilados en forma amplia y amena en otros medios.
Bebes en la Web
Síguenos

Notas de Bebes en la Web (ver todo)

Notas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles
Registrate
Cerrar
*
*
Comunidad
Usuarios conectados
Cerrar
Quién está en línea ahora
No hay usuarios en línea ahora.

Publicidad
Fotos recientes de jardines
Respuestas recientes