El sitio del bebe, el niño y su familia

por Alejandro Giorgetti

H abía una vez, cuando todo el valle estaba creado, cada cosa en su lugar: el arroyo, dividiéndolo en dos, corría desde las altas montañas hasta desembocar en el mar; los árboles majestuosos protegiendo a los más débiles y a las flores, que se esparcían cubriéndolo todo. Por donde uno mirara, había vida, y vida recién nacida, despertando en la mañana del mundo.También estaban ellos, los habitantes del valle, todos seres alados, desde minúsculos mosquitos hasta el enorme cóndor; hasta ese momento, eran todos muy parecidos, sin colores que los distingan, solamente emitían una especie de graznido para comunicarse; entonces, el Creador, los llamó a su lado, los hizo formar en fila y les dijo:
– Hijos míos, a partir de hoy, cada uno va a tener algo especial que lo distinga frente al resto; ese es el regalo que les voy a hacer, para que recuerden este día, el día en que comenzó todo.

Y diciendo esto, comenzó a llamar uno por uno:

– Abeja, a ti te entrego la capacidad de fabricar la miel para que endulces la vida del valle;
– Hornero, te regalo el don de construir los nidos más hermosos del valle;
– A ti águila, te voy a dotar de grandes y poderosas alas para que seas el ave más veloz en vuelo;

Así fue avanzando en la fila, dando regalos a todas sus criaturas, las cuales, apenas agradecido su regalo, salían raudamente a demostrar sus nuevas habilidades a todo el que quisiera conocerlas. Pero la alegría no era para todos; en la fila, al final, estaba el zorzal; veía que todos los grandes regalos ya habían sido hechos, el notaba que la gran bolsa del creador se vaciaba de a poco; casi se larga a llorar, cuando un poco más adelante que él, le dio al cóndor, un magnífico par de alas y luego, todos los colores que le quedaban, a la cacatúa. Pero todavía quedaba una esperanza: un gran pico lleno de colores, y por otro lado unas hermosas plumas verdes;

– Toma tucán, este pico hermoso es para ti, debes lucirlo con orgullo.
– Y estas plumas verdes brillantes son para usted doña cotorra, vaya y coméntele a todo el valle que sus plumas son las más llamativas – y se fue, la cotorra orgullosa, mostrándole las plumas a todo el mundo.

Para el zorzalito, esto fue lo peor que le había pasado desde que lo habían creado; en la bolsa solo quedaba un regalito muy chico –¡ que injusticia! – pensaba. Cuando el Creador llegó hasta él, lo vio tan desanimado que le dijo:

– Zorzalito, ¿creías que me había olvidado de ti?, ¿cómo piensas semejante cosa?
– Para ti dejé el último regalo que, para mí es el más importante: te entrego el don de cantar como ningún otro ave, y de alegrar el valle cuando todo esté triste; pero tienes que practicar mucho.-

Como el zorzalito esperaba algo más grande, se desilusionó mucho: el quería volar muy alto, o por lo menos lucir un gran pico, pero no, justo él tenía el regalo más chiquito, y que encima no podía mostrar al resto.
– Seguramente el Creador se había olvidado de mi, y dijo todo eso para convencerme – pensaba
– Soy el más desdichado de todos los pájaros, y encima se burlaran de mí.

Obviamente, ni siquiera intentó cantar, solamente se dedicó a deambular por todo el valle, rumiando su pena, sintiéndose el ser más infeliz de todos.
Unos días después, estaba tan preocupado en su tristeza, que no se enteró que el Creador estaba muy enfermo.

– Tal vez sea por cansancio – afirmaba el búho, el más sabio del valle.
– O por aburrimiento – dijo la gaviota.
– Quizás sea por melancolía – refutaba el hornero.
– No, nosotros creemos que necesita un baño refrescante –dijeron garzas y flamencos al unísono.

Y así cada uno daba su opinión, por supuesto todos querían ayudar; pero al no saber cual era el problema, no podían encontrar la solución.
Entonces, decidieron que lo único que quedaba, era que cada uno hiciera lo que pudiera.

De tal forma que: la abeja hizo su mejor miel, y se la dio, recomendándole que la comiera toda; el cóndor lo llevó a dar una vuelta por las alturas, para que pudiera ver toda su creación; las garzas y los flamencos lo acompañaron al arroyo para que se diera un buen chapuzón; la gaviota le contó muchas historias que había escuchado del otro lado del mar; el búho le enumeró las leyes del valle y le recordó toda la historia; el colibrí le acercó el néctar de las flores más perfumadas; la cotorra le habló sin parar por horas y horas y horas………..

Pero a pesar del esfuerzo de cada uno, el Creador no mejoraba, es más, se lo notaba cada vez peor.

A todo esto, estaba el zorzalito a la sombra de un gran árbol, triste, sin hacer nada, cuando de pronto, el hornero llegó agitado y le dijo:
– Zorzalito, el Creador está enfermo y no sabemos que hacer, tu eres el último que queda para intentar algo, todos ya hemos tratado de ayudarlo pero sin buenos resultados.
– Y que puedo intentar yo? Si no se hacer nada.
– No lo sé, ve y prueba cantar, o algo. Pero por favor que sea rápido.

Y dicho esto salió volando, dejando solo al zorzalito con sus pensamientos,
-Y bue….., tendré que ir, aunque no se en que podré ayudar.

Estaban todos reunidos cuando llegó el zorzalito, – está allá, debajo del aquél nogal – le dijeron. Se acercó despacio, y lo vio, desde el día de los regalos no lo había visto porque trataba de esquivarlo. Lo encontró tan triste que daban ganas de llorar: la vista perdida en el suelo, respirando lento y dando grandes suspiros.

Con poca fe el zorzalito empezó a cantar, ese comienzo fue peor que el graznido de un cuervo; claro, el nunca había practicado, nunca había hecho crecer ese regalo. Se espantó el mismo de lo que había hecho, y le dio tanta vergüenza que comenzó a alejarse lo más rápido posible; pero una voz profunda y llena de dolor le dijo:
– Por favor zorzalito, sigue intentando.

Entonces el zorzalito, intentó de nuevo: esta vez el graznido pareció una nota, y siguió: las notas se fueron transformando en acordes, y estos en un canto maravilloso. Era un sonido tan dulce que brotaba de su pecho, que todos los demás se acercaron y admiraron. Pero lo principal, es que en la cara del Creador se comenzó a dibujar una sonrisa; toda su expresión de tristeza se transformó en paz. Y toda la pena del zorzalito se convirtió en felicidad, por fin descubría el inmenso regalo que le habían hecho. De esa forma (y cada vez mejor), siguió cantando y cantando hasta que el Creador recuperó su alegría y toda su fuerza. Algunos búhos memoriosos cuentan que fue una semana entera de canto ininterrumpido…….

En realidad no importa cuanto tiempo cantó, sino lo bien que lo hizo, tanto así que el Creador se recuperó enseguida y pudo continuar con su tarea.

El zorzalito, ahora convencido del gran regalo que había recibido, siguió cantando cada vez mejor, alegrando de esa forma a todos los que viven en el valle.
Esta costumbre del primer zorzalito se fue trasmitiendo de generación en generación; y asi llegó hasta nuestros días, de tal forma que los zorzales siguen alegrando la vida en el valle, sobre todo, a la mañana, cuando reciben al sol y le dan gracias al Creador.

FIN

Cuento original por: Alejandro Giorgetti
(Trieste) – Italia
Email: giorget@sissa.it

Bebés en la Web

Bebés en la Web es un sitio de Internet comprometido con la divulgación de información para los nuevos padres. Los temas que en él se tratan y que intentamos ampliar en forma permanente, tienen por finalidad el bienestar de los hijos desde su misma concepción, poniendo en manos de los padres, los recursos de conocimiento que muchas veces es dificultoso que encuentren compilados en forma amplia y amena en otros medios.

Notas de Bebés en la Web (ver todo)

Notas relacionadas:

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles