El sitio del bebe, el niño y su familia

Primeros cuidados 1Importancia de la estimulación temprana en los primeros cuidados (primera parte)

En general no se tiene mucha conciencia de que el niño vive en una realidad completamente diferente a la del adulto. ¿Qué quiere decir esto?. La casa que habitan los padres no es la misma casa que habita el niño, ni así las calles, ni las plazas. Basta con mirar un ambiente a la altura de los ojos del niño para darse cuenta.

No tiene igual sentido el motivo por el cual un niño no quiere subir a una hamaca, para él, que para los padres que lo tildan de tonto en el mejor de los casos, o lo obligarán muchas veces por la fuerza. Tampoco es igual el motivo por el cual descarta el juguete “de última generación” y corren detrás de una hoja que vuela al viento.

El niño habita el mundo de un modo muy diferente al adulto.

Entonces, ahora sí hablaré brevemente del para qué del quehacer de la estimulación temprana, llamada así convencionalmente, tan antigua como lo es la vida en el planeta.

He elegido esta actividad con la intención de poder aportar ideas para un mejor vínculo intra e interfamiliar para un mejor desarrollo de las potencialidades en el niño, para desheredar de una vez por todas el concepto de la pedagogía ingenua, según la cual considera que el niño desde que nace hasta los tres años, a veces más, no tiene derechos, ni vida propia, esperanzas, como si no sintiera, pensara e hiciera con sentido, “como si fueran de goma” al decir de J. M. Serrat. “Total…él ¿qué entiende?, es chiquito”. O, “Qué problema podés tener vos, ¿eh?”.

El recién nacido y el niño pequeño tienen que criarse en una atmósfera cálida y haber estado unido a su madre (o función madre) por un vínculo afectivo, íntimo y constante, fuente para los dos seres, de satisfacción y alegría (Bowlby). Cuando esta situación de amparo no es cumplida, el niño de halla inmerso en una “carencia”. Son variados los modos en que se presenta esta carencia.

Cuando el niño es alimentado no queda limitado a satisfacer su hambre, sino que recibe a su vez toda clase de estímulos (táctiles, visuales, auditivos, etc.) que luego esperará y buscará nuevamente, o sea la ternura de mamá. Esto es hambre “sensorial”, hambre de ser tocado, de ser hablado. “Juego poderosísimo de influencias indelebles y decisivas para el destino individual”.

“Sectores diversos de la corteza cerebral, los cuales están, justo en este período, en proceso de crecimiento y constitución, funciona de manera radical, movido por estos dos hambres: de alimento y de contacto (a modo de amparo)… desde ellos se organiza el mundo” (Rof Carballo).

En cuanto a la privación sensorial, investigadores como Hebb, indican en términos generales, que un empobrecimiento en estímulos, (monotonía) y también la restricción para llevar a cabo discriminaciones y manipulaciones (blando-duro; suave-áspero; etc.) diversas, dan lugar más tarde a un organismo adulto con menor capacidad discriminativa, y “raquíticas” aptitudes para desenvolverse en su medio. Estos trastornos son irreversibles.

La privación afectiva trae consecuencias mucho más profundas que la sensorial.

“La realidad se nos presenta como un rompecabezas de letras caprichosamente dispuestas. Saber reconocer dentro de ellas grupos de letras congruentes y significativas, depende que ANTES nos hayan suministrado pautas ordenadores que permitan configurarlas (R. Carballo).

De allí la importancia de la Estimulación Temprana como pauta ordenadora del campo perceptivo, como apoyo en el desarrollo de las potencialidades del niño, creando estructuras de sentido, (ofreciendo situaciones que tengan sentido para el niño), permitiendo al pequeño, ordenar los datos que recibe desde su contacto con el mundo y consigo mismo, de la mejor manera posible, en una situación de aprendizaje recíproco, de intercambio.

Aprender es estar modificándose activa y constantemente a la realidad, emocional, intelectual y psicomotora, es construirla y transformarla.

El crecimiento, desarrollo y estructuración de “lo mental” (su identidad), dependen de la habilidad con que el adulto organice situaciones oportunas en una actividad preferencialmente lúdica.

© 2005 Todos los derechos reservados

Lic. Silvia Zaffirio

Profesora Adjunta en la cátedra de Teorías y Sistemas, en la carrera de Psicología. Universidad Del Salvador (1997/98)
Coordinadora y profesora dictante del curso bi-anual de Psicología Clínica, perteneciente al Programa de Formación e Investigación Continuas, apertura programática del Plan de Salud Mental, Municipalidad de Escobar. (1996/97)
Profesora Adjunta en la Cátedra de Personalidad, en la carrera de Psicología, Universidad Del Salvador. (1996)
Profesora Adjunta en la Cátedra de Psicología Fenomenológica, en la carrera de Psicología. Universidad Del Salvador (1994/95)
Profesora Ayudante de Primera en la Cátedra de Psicología Fenomenológica, en la carrera de Psicología. Universidad Del Salvador. (1991/92/93)
Profesora dictante del curso "El Significado de la Expresión", con el Tema: "Cómo el gesto anuncia la posibilidad de cambio en el acto creativo"(1994)
Profesora dictante en el curso de Formación en Psicopatología y Terapéutica Genético-Estructural (curso privado, 1994) (curso dictado en la Municipalidad de Escobar – 1996)
Profesora colaboradora en la cátedra de Psicología Preventiva en la carrera de Psicología en la Universidad J. F. Kennedy. (1993)
Profesora Titular de la cátedra de Elementos del Comportamiento en la carrera de Publicidad. Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales. (1992)
Profesora Titular de la cátedra de Psicología, en la carrera de Administración de Empresas. Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales. (1992)
Directora y profesora disertante del curso anual de "Prevención Primaria para la Primera Infancia" en Extensión Universitaria. Universidad J. F. Kennedy. (1992)
Profesora Jefa de Trabajos Prácticos en la Cátedra de Psicología Preventiva, en la carrera de Psicología. Universidad J. F. Kennedy. (1992)
Profesora Titular de la Cátedra de Relaciones Públicas, en la Carrera de Publicidad. Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales. (1992)
Profesora Titular de la Cátedra de Psicología Social, en la Carrera de Publicidad. Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales. (1992)
Profesora Jefa de Trabajos Prácticos en la materia Psicología Fenomenológica, Carrera de Psicología. Universidad Del Salvador. (1991)

Profesora Ayudante de Primera en la Materia Psicología Preventiva, Carrera de Psicología. Universidad J. F. Kennedy. (1991)
Profesora Ayudante en la Cátedra de Fenomenología, Carrera de Psicología. Universidad de Buenos Aires. (1991)
Profesora Ayudante en la Cátedra de Psicopatología, Carrera de Psicología. Universidad de Buenos Aires (1975)

Notas de Lic. Silvia Zaffirio (ver todo)

Notas relacionadas:

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles