El sitio del bebe, el niño y su familia

Solo dice "ajo"La fuerza de los hábitos es conocida por todos y de tal magnitud que una vez arraigados resulta difícil desterrarlos aún contando con la voluntad de quienes quieren corregirlos.

Así como los hábitos nos causarán de por vida muchos dolores de cabeza los hábitos buenos como las hadas de los cuentos se convertirán en silenciosos custodios de la personalidad, de la belleza y de la salud.

Por eso es importante fomentarlos, cotidiana y amablemente, convirtiéndolos en compañeros rutinarios de los niños que están bajo nuestro cuidado.

Misteriosamente, los hábitos buenos se resisten a ser impuestos, se niegan a pasar al fuero de las obligaciones tediosas y prefieren integrarse al mundo infantil mezclados con la alegría del juego y bajo el salvoconducto de las sonrisas de los adultos que solo convencidos de su bondad podrán, aunque ellos no los practiquen, inculcarlos a los más pequeños.

Hago especial hincapié en el hecho de la ausencia de un ejemplo práctico para el niño. Es probable que mamá y papá no puedan por distintas razones incluida la de no haber sido habituados en su niñez, realizar su sesión diaria de gimnasia y relax y poder sin embargo acostumbrar a sus hijos a realizarla.

El niño, por pequeño que sea, necesita “su explicación”, la satisfacción que merece por respeto a su personalidad en formación, la explicación que conteste porqué el debe hacerlo si sus padres no lo hacen.

Los padres deben saber que los hábitos se vuelven odiosos y no se adoptan como tales y mucho menos con alegría, si las explicaciones confluyen en la respuesta más cómoda, trivial y perniciosa para la formación: debes hacerlo porque es bueno, porque eres chico y porque te lo dice mamá.

Muchos conflictos graves de la adolescencia, muchas rebeliones dolorosas, muchas palabras injustas y hábitos positivos reemplazados por otros nocivos y peligrosos tienen su razón en aquel retaceo del argumento por creer que no será comprendido y en la amorosa ignorancia de tantos padres que no hablan con sus hijos más pequeños por temor a que no los entiendan.

Hable con su hijo aunque crea que no la comprende todavía. Justifíquele el por qué de sus exigencias y se sorprenderá de los resultados. Sí, aunque el nene diga solamente – ajó.

Dra. Patricia Cirigliano

TITULOS

1959 Periodista Profesional (Matrícula Nacional Periodística N° 8316)
1960 Maestra Nacional de Educación Física (Instituto Nacional de Educación Física "Dr. Enrique Romero Brest "- Argentina (I.N.E.F.).
1961 Profesora Nacional de Educación Física - Argentina (I.N.E.F.).
1976 Licenciada en Psicología con especialización en Psicología Educacional, Laboral y Clínica - Universidad del Salvador - Argentina.
1981 Doctora en Psicología con especialidad Clínica - Universidad de Belgrano - Argentina.
1996 Doctora en Sociología - Universidad de Belgrano - Argentina.
2001- Licenciada en Educación Física y Deportes - Universidad Abierta Interamericana-Argentina

DOCENCIA

1960 Creó la "Primera Escuela Argentina de Natación para Bebés", Centro de investigación sobre Educación Física para la Primera Infancia. Actualmente continúa en la dirección de la Escuela.
1976 Creó el instituto Superior de Educación Física "Hugo Quinn", incorporado en 1981 a la enseñanaza oficial - Profesorado de Educación Preescolar y Profesorado de Educación Física con especialización en Educación Física infantil para la Primera Infancia (Resolución Ministerial N° 1032/89)
1992 Creó la Asociación Internacional para los Nacimientos Acuáticos (AINA).
MATRONATACION: Primera escuela Argentina de natación para bebés

Soldado de la Independencia 1352 (1426) Ciudad de Buenos Aires

Argentina - Teléfonos (011) 4785-5565 / 4783-3976

Notas de Dra. Patricia Cirigliano (ver todo)

Notas relacionadas:

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles