El sitio del bebe, el niño y su familia

agua

[youtube clip_id=”ca9YV2w4tHY”]

Bebé nadadoraEste bebé se mantiene a flote como cualquier adulto y aunque aún tiene las piernas muy cortas consigue nadar y llegar al borde de la piscina. Parece disfrutar del agua y logra nadar para llegar a su destino.

Si deseas saber más sobre la natación de bebés o matronatación, visita esta página.

0

Amor y aguaEl agua, se sabe, es símbolo materno. La buena relación con el medio acuático provee de bienestar y alivio en un mundo convulsionado y a veces violento.

Por su permanencia milenaria, el agua sigue haciéndose presente en nuestra vida cotidiana y nos da sustento, relajamiento y diversión… si sabemos acercarnos a ella. A menudo los mayores llevamos experiencias muy diversas acopiadas en nuestra memoria consciente e inconsciente que nos predisponen para entrar en contacto con el agua.

Los niños, vírgenes en experiencias negativas, traen los recuerdos dulcísimos de la vida intrauterina, llamada acertadamente, el nirvana o paraíso maternal. Provistos de calor y alimento, protegidos y suavemente envueltos los futuros bebes se han preparado durante 9 meses para llegar al encuentro con el exterior.

La importancia de los primeros baños ha de ser resaltada cada vez que intentamos recrear una buena historia del ser humano y el agua que le rodea.

El amor de los padres es el elemento fundamental e inigualable que ha de ser mediador entre la feliz experiencia dentro del útero materno y esta agua exterior que recibe al bebe para envolverlo como el liquido amniótico y hacerse cargo de parte de su peso.

Las primeras caricias acuáticas para el bebe harán la primera e inolvidable diferencia entre ser higienizado solamente, o ser amado mientras se baña. A partir de allí, otras vivencias se sumaran y depende del cuidado de papa y mama, que las experiencias sean gratificantes y exitosas.

El modo de sostener al bebe, la manera de moverse en la piscina o el mar con el niño en brazos van dejando una huella duradera por lo que todo ingreso al agua debe considerarse importante tanto para los padres como para el hijo.

Sin temores innecesarios pero si con cuidado y suavidad puede introducirse a los mas pequeños, suavemente, en el maravilloso mundo del agua.

Todos nosotros conocemos, o quizás hemos sufrido, alguna situación desagradable o peligrosa en que los protagonistas han sido involuntarios perdedores en una experiencia que pudo haber sido amable y divertida.

La acción de personas descuidadas, desaprensivas o ignorantes de los graves y duraderos traumas que provocan los percances en el agua, generan a menudo momentos riesgosos.

Las personas sensibles y respetuosas de los demás son ideales para compartir el espacio acuático pues no se aventuran en intervenciones audaces o groseras que puedan perturbar a otros bañistas. Esto produce invariablemente, un clima de alegre disfrute compartido.

A los niños, más que a nadie, hemos de procurarles este espacio saludable y seguro aun antes de llevarlos a aprender a nadar.

0
Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles