El sitio del bebe, el niño y su familia

educacion

¿Qué es el embarazo precoz?El embarazo precoz es aquel embarazo que se produce en niñas y adolescentes. A partir de la pubertad, comienza el proceso de cambios físicos que convierte a la niña en un adulto capaz de la reproducción sexual. Esto no quiere decir, sin embargo, que la niña esté preparada para ser madre.

En concreto muchas son las consecuencias negativas que tiene que una pequeña de esta edad quede en estado. Entre las mismas podríamos destacar, por ejemplo, un brutal cambio emocional que la lleve a la depresión y también una ruptura de su vida hasta ese momento. Y es que debe hacer frente no sólo a una carga de adulto, como es tener un hijo, sino también a ver paralizados sus proyectos formativos, laborales o de vida.

Todo ello a su vez trae consigo que a su vez el bebé que nace pueda estar sometido a los problemas físicos y mentales de la madre lo que suponga al final que él tenga que enfrentarse a sufrir patologías tales como ceguera, mal formación o diversos retrasos psíquicos.

Embarazo precoz

Según diversos estudios, el embarazo precoz es cada vez mas frecuente. Se trata de un problema de prioridad para la salud pública por el alto riesgo de mortalidad que suele presentar. Los bebés de madres adolescentes, por lo general, presentan bajo peso al nacer y suelen ser prematuros.

El embarazo precoz está vinculado a una cierta situación social, que combina la falta de educación en materia de reproducción y comportamientos sexuales, la falta de conciencia propia de la edad y otros factores, como puede ser la pobreza (que obliga a vivir en situaciones de hacinamiento, por ejemplo). En muchas ocasiones, incluso, el embarazo precoz está vinculado a violaciones.

Y todo ello sin olvidar otras causas que igualmente se encuentran entre las principales originarias del llamado embarazo precoz. Así, entre las mismas se hallan también el consumo de todo tipo drogas, una falta de modelos adecuados en la joven, violencia en el seno de la familia y la influencia de vivir en un entorno donde es frecuente que las mujeres queden embarazadas a edad muy temprana.

Es común que el embarazo precoz sea condenado a nivel social y familiar. La adolescente embarazada es vista como “culpable” de una situación “indeseada”, por lo que suele ser discriminada y no cuenta con el apoyo que necesita. Por eso, los especialistas insisten en que la madre precoz debe contar con la asistencia de la familia y ser acompañada en las visitas a los médicos y en los cuidados.

De todas formas, los médicos resaltan que es necesario trabajar en la prevención de los embarazos precoces, con campañas de concienciación, educación sexual y el reparto gratuito de métodos anticonceptivos.

En este caso podemos decir que se establecen tres modelos de prevención:

  1. Primaria: Consiste en desarrollar todo tipo de medidas, fundamentalmente educativas y sociales, para evitar que se produzca el embarazo precoz. Se encamina hacia el cambio de comportamientos sexuales.
  2. Secundaria: En este caso lo que se intenta es que una vez el embarazo ha tenido lugar se limiten los problemas que él trae consigo, es decir, persigue la evolución satisfactoria tanto de la madre como del bebé.
  3. Terciaria: Tiene como objetivo el conseguir la felicidad y estabilidad del bebé.
0

Beneficios de la práctica deportiva en familiaAfortunadamente, cada vez más son más los padres que deciden compartir con sus hijos un espacio lúdico para el deporte, y en este caso el Karate-Do como arte marcial no podía quedar exento. Y es que participar con nuestros niños estos momentos de ejercicio tiene muchísimos beneficios.

Si bien entendemos que practicar deporte es bueno a cualquier edad, lo es más aún si hablamos de niños pequeños. La práctica de ejercicio ayuda a fortalecer el desarrollo físico y psicológico de los niños. Además aprenden a través de una disciplina marcial como lo es el Karate-Do a adquirir valores, respeto a los demás, tolerancia, y también adquisición de normas, mayor control de la impulsividad, y por ende una mejor integración en la sociedad.

En los últimos años se observa como el sedentarismo se abre cada vez más entre los niños de todas las edades, y esto sumado a una mala alimentación, demuestra que la práctica de una actividad física como el Karate-Do en una opción fundamental para conseguir y mantener una vida saludable.

Beneficios de la práctica en familia

Pero más allá de la importancia de la salud, destinar unas horas a la semana para hacer Karate-Do junto a nuestros hijos trae excelentes beneficios para ambos. La mayor parte de los padres y madres pasan gran parte de la semana inmersos en sus trabajos, por eso estos momentos dedicados únicamente a sus hijos hacen que se fortalezca la unión, creando unos vínculos afectivos más fuertes entre ellos, ya que están compartiendo un tiempo muy valioso de ocio-diversión-juego para el niño, donde disfruta muchísimo con su padre o madre.

No podemos olvidarnos también de que cuando un niño comparte espacios o actividades con sus padres y viceversa se está haciendo algo más que eso, los padres están transmitiendo unos valores de diversión-ocio hacia el deporte, haciendo que para el niño sea un juego y esta es la primera regla para que algo le guste, se lo pasa bien, está jugando, divirtiéndose con su papá o mamá o ambos a los que quiere y adora. Y esa es una condición indispensable, tomarse el entrenamiento como un juego, nunca como una obligación.

La práctica en el Dojo

En el Dojo Torakan tenemos un espacio destinado a la práctica del Karate-Do integrando a padres e hijos los días viernes de 20 a 21hs, en donde a través de juegos dentro de la gimnasia, irán adentrándose poco a poco cada vez más en la práctica de un arte marcial que más allá del ejercicio les inculcará valores de vida a ambos, pero sobre todo les dará un espacio para compartir en familia.

Si desean conocer más sobre los beneficios del Karate-Do, pueden visitar “Karate para niños y adolescentes” y “Karate para adultos y avanzados”. Los esperamos, oss!!

Federico Gerhardt – Dojo Torakan

Beneficios de la práctica deportiva en familia

Dojo Torakan – Clases para padres e hijos

0

¿Qué es ser padre para mi?Son muchísimas emociones juntas y encontradas. Es el recuerdo de cuando cada uno de mis hijos nació. Recuerdo que en ambos casos fue toda una fiesta, todo salió bien y pude ver el exacto momento en que respiraron por primera vez. Son imágenes que quedarán registradas por siempre en mi memoria como los mejores momentos de mi vida. El bañarlos y vestirlos por primera vez, y luego hacer de los métodos para cambiarlos rituales de paso a paso.

Pero a todo lo hermoso de la paternidad, también se contrapone a la inseguridad que uno tenía en no poder hacer frente a los gastos, confrontando con la familia por no hacer las cosas de tal o cual manera, cerrándose puertas y el país que tampoco ayudaba… Pero junto a mi esposa, supimos como salir adelante, ingeniándonos para poder seguir y crecer al mismo tiempo siendo padres.

Pero a pesar de todas las vicisitudes, sabía que íbamos por el buen camino. Cuando se abrazaban a mi, tomando mi mano simbolizando con ello la confianza de la fortaleza, que le generaba seguridad en su andar.

Se lo que es ser padre cuando me reclaman tiempo y tengo que buscarlo y desdoblarme como pueda, aunque uno sin darse cuenta termina creyendo que el trabajo es más importante (no vaya a ser que volvamos a la inseguridad de la falta de trabajo), perdiendo así momentos que ya no volverán, y conformándonos con soñar en las vacaciones en las que compartiríamos y jugaríamos juntos a tiempo completo.

Comprendí también la emoción de ir a comprar los regalos de Navidad con el ansia compartida de una nueva niñez y que descubrir en sus abrazos, en una caricia y en un beso incondicional, cuánto los amo.

Pero la vida continúa y entonces ves que tus hijos van creciendo y uno que lo acompañó tantos años de la mano al colegio, se va haciendo adolescente y en ese proceso no quieres soltarlos, pero por duro que sea ves que poco a poco se van desprendiendo para ir en busca de sí mismos.

Y vienen las primeras salidas del colegio solos, y sufres porque consideras la calle como una jungla para la cual tus hijos no están preparados. Pero sin darte cuenta, ves que la educación que le diste está presente a cada paso.

Supongo que también en un futuro sabré lo que es ser padre cuando oiga el reclamo inesperado y su deseo de independencia. El día que deje de acompañarlo, porque sus amigos lo esperan y sienta que mi corazón se estremece, porque ese día llegó antes de lo que pensaba y sienta profundamente que así debe ser, porque es el precio que tendré que pagar por el aprendizaje de su vuelo definitivo.

Y finalmente imagino que descubriré nuevamente ser padre cuando un día mi hijo encuentre a alguien que venga y lo lleve de mi lado para perseguir otro camino, el de su propia vida, compartida con alguien a quien amará y tendré que aceptarlo, porque esa es la ley de la vida y mis hijos vinieron a mi vida prestados solamente por un tiempo.

Entonces me daré cuenta que nadie estudia para ser padre, pero que viví la paternidad desde lo más profundo de mi corazón y lo seguiré viviendo toda mi vida. Y la alegría que eso me proporcionará deberá entonces ser mayor que el dolor que supone el sentir que algo muy profundo de mi ser se desprende de mi alma.

Pero es sólo entonces que podré saber con plenitud, la maravillosa experiencia, el hermoso regalo que Dios me dio, que es haber vivido la hermosa posibilidad de ser padre.

0

Beneficios del Karate-Do para los niñosEl karate mejora la coordinación y enseña a los niños a respetar a los demás.

Aunque para muchos padres el karate es sinónimo de lucha y agresividad, es una actividad muy recomendada para todo tipo de niños, desde el más hiperactivo hasta el más tímido, una forma de conocerse a sí mismo y de desarrollarse positivamente como personas.

El Karate es una de las artes marciales milenarias cuyo objetivo no era otro que la autodefensa. Hoy en día se ha convertido en un deporte organizado con sus correspondiente reglas, aunque no está incluido dentro de las competiciones olímpicas. Este arte marcial se basa en la lucha de uno contra uno, siempre siguiendo las reglas impuestas.

¿Cuando practicarlo?

El karate puede ser practicado por los niños y las niñas a partir de los 4 años, que es cuando su aparato locomotor está terminando de desarrollarse y los niños ya controlan sus movimientos y son conscientes de hasta dónde pueden llegar. Ahora bien, en función de la edad de los pequeños, así serán los tipos de ejercicios y técnicas que se realicen durante las clases:

  • Karate para niños de entre 4 y 6 años: en esta etapa de iniciación a la arte marcial, los niños y niñas, de una forma siempre divertida y amena, aprenderán poco a poco lo que significa el karate y todo lo que implica. Aprenderán a canalizar su energía y su fuerza, a respetar a los demás compañeros y al profesor y a que conocerse mejor a sí mismos. Además desarrollarán sus capacidades, habilidades y potencial dentro del deporte, lo que podrán extrapolar a su vida diaria.
  • Karate para niños de entre 7 y 10 años: a partir de los siete años es verdaderamente cuando el niño o la niña empieza a practicar karate. Los profesores durante las clases enseñan a los pequeños técnicas, movimientos, figuras propias de este arte marcial. En este etapa, a medida que aumenta el aprendizaje, el niño realiza una serie de exámenes que le permiten cambiar el color de su cinturón, esto es, aumentar su nivel de karate.
  • Karate a partir de los 11 años: las clases de karate a partir de esta etapa ya son muy similares a las de los adultos. Empiezan los combates y las competiciones, fortaleciendo el cuerpo y adquiriendo una disciplina muy severa.

Además de lo útil que puede ser como método de defensa personal, el kárate es uno de los deportes más completos física y mentalmente a los que puedes apuntar a tus hijos. Los niños y las niñas se divierten mientras aprenden disciplina, tolerancia y respeto y fomentan su desarrollo óseo y muscular.

Beneficios del Karate para los niños

Al igual que en la práctica de otros deportes, no se debe abusar y dedicar excesivo tiempo al karate, el niño o la niña tiene que hacer otras actividades, jugar, hacer los deberes, estar en familia o, simplemente, descansar y no hacer nada. Por ello, se recomienda que se acuda a clases de karate entre dos y tres veces por semana, con una duración de entre una y dos horas por sesión.

En cuanto a los beneficios de este arte marcial, pueden destacarse, tanto a nivel físico como psíquico, los siguientes:

  • Mejora la coordinación psicomotriz.
  • Desarrolla las destrezas, los reflejos y las reacciones.
  • Descarga energía.
  • Enseña educación, disciplina y respeto a todo el que nos rodea.
  • Favorece el aumento de la concentración.
  • Ayuda al niño a conocerse más y controlarse a sí mismo.
  • Enseña valores fundamentales como la tolerancia y la responsabilidad.
  • Genera la confianza de los niños en sí mismos.
  • Desarrolla la fuerza, el equilibrio, la velocidad y la flexibilidad.

El color de los cinturones de Karate

Al igual que en el judo y el taekwondo, el karate consta de una serie de niveles, denominados danes, que se diferencian a simple vista por el color de los cinturones que llevan los niños.

Originalmente sólo se empleaban el color blanco y negro, utilizando el blanco los alumnos y el negro los profesores, pero ahora son siete los colores empleados. Se empieza por el color blanco para después pasar al amarillo, naranja, verde, azul, marrón y terminar con el negro.

Además, también existen niveles intermedios; por ejemplo, los niños más pequeños pueden pasar del blanco al celeste antes de llegar al amarillo, o los niños pueden estar en la transición entre un color y otro, llevando todo el cinturón del mismo color excepto la punta, que es del color del nivel al que se va a pasar.

Karate-Do para niños - Dojo Torakan - Visita nuestro sitio

Visita el sitio Web del Dojo TORAKAN – Karate-Do para niños

 

 

0

Carta de Papá Noel a todos los niños del MundoQueridos amiguitos:

Estoy muy contento de haber recibido las cartas que todos ustedes me enviaron. Sí, claro que las leí a todas y sé de memoria la lista de los juguetes que me pidieron.

Una lista tan larga como el cuello de una jirafa y tan gorda como la panza de un rinoceronte. Pero quiero hacerles una propuesta y éste es el motivo de mi carta. Este año en lugar de ser yo quien reparta los regalos, he pensado que lo hagan ustedes.

Ya se que estaban esperando un regalo grande, con un hermoso moño y envuelto en papeles multicolores, debajo del arbolito. Pero, este año en vez de regalos comunes vamos a repartir obsequios ¡muy especiales!.

Por ejemplo:

  • Una mano amiga para quien tenga la mirada triste.
  • Nuestra compañía para quien espera en una cama de hospital.
  • Un par de zapatos mágicos para quien no tenga calzado.
  • Una vuelta en calesita, tomados de la mano para que el miedo desaparezca.
  • Una rebanada de pan con dulce para una pancita vacía.
  • Un abrazo fuerte al que llora, para borrar todas sus penas.
  • Alegría y amistad para el que está solo.

Simplemente deseo que levantemos nuestras miradas hacia otros lugares para compartir nuevas experiencias, para ser un poquito más solidarios con aquellos que lo necesitan.

Pintemos juntos el mundo con colores nuevos y brillos de justicia, responsabilidad y sobre todo mucho amor.

Papá Noel

0

Hablemos de valores humanos...Desde que nace el niño se inicia en la vivencia de valores en el ámbito del hogar, de la institución educativa a la que asiste y de la comunidad circundante.

La familia es el primer contexto de aprendizaje para las personas; en su seno no sólo aprenden los niños sino también los adultos.

Esta debe reflexionar sobre sus actitudes, sus comportamientos y su escala de valores, ya que ellos inciden directamente en el desarrollo ético del niño. Por eso, la actitud de la familia es una competencia que se debe despertar en el niño para adquirir y construir su forma moral.

Los adultos debemos tener bien presente que enseñamos más a través de nuestro comportamiento que de discursos impuestos y repetitivos.

A partir de la familia, entonces, es posible construir la ética y los valores que contribuyan a la adquisición de la autonomía del niño como ser social. Y estos valores los podemos clasificar en:

Valores sociales:

Fraternidad (Unión):

  • Ayuda desinteresada.
  • Actitud de generosidad
  • Actitud de disponibilidad
  • Actitud de entrega
  • Firmeza en las decisiones adoptadas, etc.

Tolerancia:

  • Poder esperar el tiempo del otro, relacionándome de manera paciente.
  • Poder ponerse en el lugar del otro (empatía) y ser comprensivo.
  • Acompañar con paciencia.
  • Poder aceptar opiniones diferentes a la mía sin enojarme, etc.

Respeto:

  • No hacer al otro lo que no me gusta que me hagan.
  • Capacidad de reconocer mis equivocaciones y saber pedir perdón, etc.

De comunicación

Diálogo:

  • Capacidad de escucha atenta, desinteresada y respetuosa.
  • Evitar mensajes contradictorios.
  • Sinceridad al expresarse.
  • Respuesta acorde a la dimensión de la pregunta del niño, etc.

Amor:

  • Dar y aceptar afecto y caricias.
  • El límite firme y sostenido.
  • Libertad, no sobreprotección, etc.

Este es una simple enumeración de algunos de los valores más importantes que están presentes a lo largo de nuestros días, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.

Ellos están implícitos en nuestro actuar, decir y sentir…. y muchas veces no somos plenamente concientes de ellos.

La familia es la base y la institución educativa hace al cimiento de esta construcción interna.

A reflexionar y trabajar en eso!!

Seños, Equipo Directivo y Área de Psicopedagogía

Jardín La foca Revoltosa

0

El "no poder"“Nuestra formación suele ser -a veces- la suma de cosas que debemos reparar de nuestra infancia”.

De chica me enfrente al hecho de ser marcada como: la inquieta, la torpe, la que no podía, pero con esfuerzos descubrí que “no poder” era patrimonio de los adultos que “no podían” ver cuan capaz era de hacer cosas que ellos me proponían.

Llevo tiempo pero pude superar la adversidad y me recibí de docente, de acompañante terapéutico y de psicopedagoga e incursioné en el arte. Pretendí cambiar la mirada que los adultos tenemos de los niños, esa mirada que me había “marcado” que me había atrapado y que no me dejaba expresar.

Yo pude haber sufrido… por eso prometí “reparar” todo lo que esos adultos no vieron de mi y ser una psico, y una docente que mira más allá de sus ojos, siente más allá de su piel, escucha mas allá de sus oídos.

Demos la oportunidad a los niños de ser. Conozcamos su propio recorrido de aprendizaje. No todos usamos los mismos caminos para llegar al conocimiento. Cada uno tiene una matriz, una forma que lo hace único.

No enseñemos para la masa, sino aceptemos el desafío de enseñar, de curar cada caso en particular porque el hombre es un ser particular, único y autentico y nadie debe opacar su sutoria.

Lic. Ximena Arisio – Psicopedagoga y Docente – Jardín El Payaso

0

Libertad de serEn el aula es frecuente hallar alumnos “ruidosos”.

Pero el ruido no debería ser calificado como “lo no grato”, “lo que distorsiona”, “lo que molesta”… sino que debiera ser decodificado por el docente para luego otorgarle una salida a este hecho.

No pretendamos aulas mudas.

Un niño habla, se expresa, siente, vive, es…

Es -como diría Alicia Fernández – “autor de su historia”.

No pretendamos atarle las alas ni que sean espectadores de su aprendizaje, ellos deben tocar, oler, probar, saborear el aprender.

Sentir placer por descubrir lo que estaba dormido en ellos…

Consideremos siempre que el niño tiene que descubrir algo que ya trae consigo…

y no -como se creía, equívocamente- que hay que “agregarle” pasivamente el conocimiento desde afuera.

Defendamos esta postura, demos libertad de elegir, demos libertad de ser.

Lic. Ximena Arisio – Psicopedagoga y Docente – Jardín El Payaso

 

0
Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles