El sitio del bebe, el niño y su familia

hijos

Diez consejos para ir de compras con tus hijos1. Recuerda que los niños tienen límites

Si vas de compras con niños, estate pendiente de sus necesidades: ¿están ellos cansados, hambrientos, sobre-estimulados por el sonido y confusión, o simplemente necesitan aire fresco y ejercicio, o un abrazo que les dé seguridad?

2. Recuerda que los niños son curiosos por naturaleza

Los niños son curiosos por naturaleza; es de esta manera que aprenden acerca del mundo que los rodea. Si ellos quieren examinar un objeto atractivo, por favor, no los regañes. Al contrario, ayúdalos a sostener el objeto en forma segura, o déjalos saber que se lo puede ver pero no tocar. Puedes decirles “Este es un objeto que se rompe, así que mejor mirémoslo juntos”. Incluso si un objeto no puede ser comprado, puede ser de mucha ayuda el compartir el entusiasmo e interés que el niño tiene sobre este.

3. Yendo de compras con bebés…

Ir de compras con un bebé puede ser mucho más fácil si el viaje se lo hace luego de que el bebé ha sido alimentado. Los bebés y niños pequeños pueden deshidratarse en el aire seco de los centros comerciales, por lo que debes asegurarte de realizar varias paradas para amamantarlo o darle de tomar alguna bebida.

Los bebés generalmente están felices cuando se los lleva cargados. Una bandolera o mochila porta-bebés usada por uno de los padres puede dar mucha más comodidad y seguridad emocional que un cochecito o carrito de compras. Un juguete pequeño a prueba de niños puede ayudar al bebé a sobrellevar las inevitables pérdidas de atención por parte de los padres, pero recuerda parar tan frecuentemente como te sea posible y tomarte un momento para decirle palabras dulces, realizar contacto visual y abrazarlo.

4. Yendo de compras con párvulos…

A los párvulos se los puede empezar a incluir en decisiones inherentes a la compra. Involucrando al niño con preguntas como “¿Cuál de estos dos duraznos crees que luce mejor?” puede transformar una experiencia aburrida y frustrante en una más placentera, tanto para el padre como para el niño. Los niños de todas las edades disfrutan y aprecian el ser capaces de tomar decisiones por sí mismos. También puede ser útil llevar un jugo, un bocadillo preferido, y un libro para pintar de preferencia del niño, o un libro recién sacado de la biblioteca.

Estar rodeados por una multitud de adultos puede ser intimidante para los niños pequeños, especialmente cuando las tiendas están llenas. El uso de una mochila porta-bebés puede ser una forma de llevar a los niños a una altura en la que se sienten más satisfechos. También se puede prevenir de esta forma la común y aterradora experiencia de perder a un niño en una multitud.

5. Yendo de compras con niños mayores…

Un niño mayor puede ser de gran ayuda al ir de compras, si se lo aborda con un espíritu divertido y de aprecio. Si el padre lleva consigo fotografías de alimentos recortadas de los anuncios del periódico, el niño puede ayudar a localizar los objetos. Los niños que son lo suficientemente maduros como para comprar por sí mismos pueden ayudar a abreviar el tiempo de compras encontrando los objetos por sí mismos, regresando periódicamente a poner los objetos en el carrito.

6. Evitar las multitudes

Ir de compras justo antes de la cena, cuando las tiendas están llenas, y los padres y niños están cansados y hambrientos, puede ser muy estresante. Intenta ir de compras en la mañana o primeras horas de la tarde en los días de semana, o adelante la cena y ve de compras durante las tranquilas primeras horas de la noche, entre las 6 y las 7 PM. Si podemos evitar el estrés de estar en una tienda llena de gente y largas filas, podremos tener más energía y creatividad para responder a las necesidades de nuestro niño.

7. La fila para pagar puede resultar desafiante…

Las filas para pagar que tienen seductores paquetes coloridos de chicles y caramelos pueden ser un verdadero desafío, especialmente debido a que se encuentran al final del trayecto de compras, cuando tanto el padre y el niño están más cansados y hambrientos. Llevar un bocadillo saludable del gusto del niño puede dar lugar a una sencilla alternativa: “Ese paquete luce muy bonito, pero el caramelo no es muy nutritivo. Aquí tienes la galleta de avena y el jugo que trajimos.” Ir de compras a una tienda que tenga cajas “a prueba de niños”, sin caramelos, puede ameritar un viaje más largo. Si no hay una tienda local que ofrezca este tipo de cajas, puedes sugerir este servicio al gerente de la tienda, prometiéndole comprar regularmente si esta opción se vuelve una realidad.

8. Cuando necesitas decir “no”…

La parte más importante de decir “no” es comunicar al niño que estamos de su lado, incluso cuando no podemos satisfacer todos sus deseos inmediatamente. Puede ayudar decir, “Esto está bonito ¿no? Míralo bien y cuando lleguemos a casa lo pondremos en tu lista de deseos”. Como alguna vez dijo el educador John Holt, “No hay razón por la que no podamos decir ‘No’ a los niños de una forma tan amable como si estuviésemos diciendo ‘Sí’”. ¡Y recuerde que las sonrisas, abrazos y cariños son todos gratis!

9. Si llegas a tu límite…

Si llegas al límite de tu paciencia y energía, intenta mostrar con el ejemplo algunas formas positivas de manejar la ira y el cansancio. Podrías intentar decir “Estoy empezando a perder mi paciencia, creo que necesito descansar un poco de las compras. Vamos afuera por unos minutos para que ambos podamos refrescarnos.” Incluso unos pocos momentos de aire fuera de la multitud pueden hacer una gran diferencia tanto para el padre como para el niño.

10. Si tus niños llegan al límite…

Si, después de intentar varias de las sugerencias previas, tus hijos simplemente han alcanzado el tope de su habilidad para soportar un solo momento más de trajín, por favor respétalos. Las compras pueden esperar; un niño exhausto, hambriento o sobre-excitado no lo puede.

Recuerda que todos los niños se comportan tan bien como son tratados. Un niño a quien le dedicamos regularmente nuestro tiempo, atención íntegra, paciencia y comprensión, será más tolerante a una salida de compras – y a cualquier otra situación difícil- que un niño que debe afrontar situaciones estresantes sin este apoyo emocional.

[notification type=”info”] Traducido por Mónica Salazar, de www.FamiliaLibre.com, del artículo en Inglés “Ten Tips for Shopping with Children” http://www.naturalchild.org/jan_hunt/shopping.html El URL de este artículo es: http://www.familialibre.com/pages/jan-hunt-ir-de-compras.php [/notification]
0

El Papa FranciscoEL PAPA FRANCISCO DIJO: “Piense en una madre soltera que va a la Iglesia o a la parroquia, y le dice al secretario: QUIERO BAUTIZAR A MI HIJO. Y el que le atiende le dice: No, no se puede, porque no se ha casado…

Tengamos en cuenta que esta madre tuvo el valor para continuar con un embarazo, y con qué se encuentra? Con una puerta cerrada!

Y así, si seguimos este camino y con esta actitud, no estamos haciendo bien a la gente, el Pueblo de Dios. Jesús creó los siete sacramentos y con este tipo de actitud creamos un octavo: ¡el sacramento de la aduana pastoral!

QUIEN SE ACERCA A LA IGLESIA DEBE ENCONTRAR PUERTAS ABIERTAS Y NO FISCALES DE LA FE

0

¿Qué es ser padre para mi?Son muchísimas emociones juntas y encontradas. Es el recuerdo de cuando cada uno de mis hijos nació. Recuerdo que en ambos casos fue toda una fiesta, todo salió bien y pude ver el exacto momento en que respiraron por primera vez. Son imágenes que quedarán registradas por siempre en mi memoria como los mejores momentos de mi vida. El bañarlos y vestirlos por primera vez, y luego hacer de los métodos para cambiarlos rituales de paso a paso.

Pero a todo lo hermoso de la paternidad, también se contrapone a la inseguridad que uno tenía en no poder hacer frente a los gastos, confrontando con la familia por no hacer las cosas de tal o cual manera, cerrándose puertas y el país que tampoco ayudaba… Pero junto a mi esposa, supimos como salir adelante, ingeniándonos para poder seguir y crecer al mismo tiempo siendo padres.

Pero a pesar de todas las vicisitudes, sabía que íbamos por el buen camino. Cuando se abrazaban a mi, tomando mi mano simbolizando con ello la confianza de la fortaleza, que le generaba seguridad en su andar.

Se lo que es ser padre cuando me reclaman tiempo y tengo que buscarlo y desdoblarme como pueda, aunque uno sin darse cuenta termina creyendo que el trabajo es más importante (no vaya a ser que volvamos a la inseguridad de la falta de trabajo), perdiendo así momentos que ya no volverán, y conformándonos con soñar en las vacaciones en las que compartiríamos y jugaríamos juntos a tiempo completo.

Comprendí también la emoción de ir a comprar los regalos de Navidad con el ansia compartida de una nueva niñez y que descubrir en sus abrazos, en una caricia y en un beso incondicional, cuánto los amo.

Pero la vida continúa y entonces ves que tus hijos van creciendo y uno que lo acompañó tantos años de la mano al colegio, se va haciendo adolescente y en ese proceso no quieres soltarlos, pero por duro que sea ves que poco a poco se van desprendiendo para ir en busca de sí mismos.

Y vienen las primeras salidas del colegio solos, y sufres porque consideras la calle como una jungla para la cual tus hijos no están preparados. Pero sin darte cuenta, ves que la educación que le diste está presente a cada paso.

Supongo que también en un futuro sabré lo que es ser padre cuando oiga el reclamo inesperado y su deseo de independencia. El día que deje de acompañarlo, porque sus amigos lo esperan y sienta que mi corazón se estremece, porque ese día llegó antes de lo que pensaba y sienta profundamente que así debe ser, porque es el precio que tendré que pagar por el aprendizaje de su vuelo definitivo.

Y finalmente imagino que descubriré nuevamente ser padre cuando un día mi hijo encuentre a alguien que venga y lo lleve de mi lado para perseguir otro camino, el de su propia vida, compartida con alguien a quien amará y tendré que aceptarlo, porque esa es la ley de la vida y mis hijos vinieron a mi vida prestados solamente por un tiempo.

Entonces me daré cuenta que nadie estudia para ser padre, pero que viví la paternidad desde lo más profundo de mi corazón y lo seguiré viviendo toda mi vida. Y la alegría que eso me proporcionará deberá entonces ser mayor que el dolor que supone el sentir que algo muy profundo de mi ser se desprende de mi alma.

Pero es sólo entonces que podré saber con plenitud, la maravillosa experiencia, el hermoso regalo que Dios me dio, que es haber vivido la hermosa posibilidad de ser padre.

0

¿Cómo hablar con tus hijos sobre el Embarazo?Mientras que el embarazo es un momento de alegría para ti, puede ser un momento de sentimientos encontrados para tu hijo. A medida que tu cuerpo va cambiando, tu niño puede preocuparse por tu bienestar.

Él o ella puede estar seguro acerca de cómo será tener un hermano y de cómo su vida va a cambiar cuando llegue el bebé.

Explicarle y tranquilizarlo puede transformarse en recorrer un largo camino para calmar los temores de tu hijo mayor y ayudarlo a comprender la trascendental ocasión para su familia.

Que sea sencillo

Considera la edad de tu niño y su nivel de desarrollo. Dale a tu hijo hechos simples que pueda entender y evítale proporcionar demasiada información innecesaria o incidental.

Evita las distracciones

Elige un momento tranquilo para hablar con tu hijo, sin distracciones. Evita tener esta discusión en el recreo o cuando creas que tu hijo va a mostrarse desinteresado. Después del baño, antes de acostarse y durante la hora de comer son las opciones para hablar con tu hijo acerca de tu embarazo.

Lo que hay que decir

Puedes decirle cuando el niño es más pequeño, “El bebé está creciendo en el vientre de mamá” o “Cuando una mamá y un papá se aman mucho, a veces un bebé crece en el vientre de mamá.” Los niños mayores pueden beneficiarse de una breve lección de reproducción. Explicarle el proceso en el que un espermatozoide y un óvulo se unen para hacer un bebé es un buen medio para tener una charla apropiada para su edad.

Preguntas y respuestas

Prepárate para cualquier pregunta y todas. Tu hijo puede ser indiferente o puede tener muchas preguntas. Algunas de las preguntas que pueden surgir son: “¿Cómo será el bebé?” o “¿Te duele?” Se honesta con todo apropiado para la edad en tus respuestas a sus preguntas. Mentir sólo creará una mayor confusión para tu hijo.

Apropiada a la edad

Mantén la charla del trabajo de parto y el parto de acuerdo a su nivel de desarrollo. Explicale el factor de dolor y asegurale que vas a estar bien. Después de todo, él nació de ti y viviste para contarlo.

Mostrar y contar

Muéstrale al niño dibujos apropiados y libros que muestren el embarazo. Un gráfico que muestre cómo cambia tu cuerpo durante los nueve meses podría ser útil para que comprenda los cambios físicos. También puedes comprarle un libro de hermano o hermana mayor para aclimatar a tu hijo a su nuevo cargo, inminente.

Cuéntale tus sentimientos

Habla con tu hijo acerca de cómo te sientes durante tu embarazo. Explícale a tu hijo cómo las hormonas provocan las náuseas matutinas o te generan cansancio. Habla con tu hijo acerca de por qué no puede levantarlo a él en los últimos meses del embarazo para prepararlo para el cambio. Los niños mayores pueden ser capaces de ayudar con sus hermanos menores si es necesario.

Involúcralo

Involucra a tu hijo en el embarazo tanto como sea posible. Es posible que desees llevarlo a ver una ecografía o sonograma y mostrarle sus fotos. Deja que toque tu vientre, hable con el bebé, y deja que te ayude a escoger la ropa o los colores de pintura para su habitación.

0

Esta es la galería de fotos de nuestros hijos. Participa pulsando sobre cada fotografía para ampliarla y votar por las que más te gusten. Se permite un solo voto por foto:

 

Participa con tus fotos

Si deseas que las fotos de tu familia participen de la galería, simplemente envíanos tus fotos con una breve descripción. El tamaño de las fotos no debe ser inferior a 240×240 pixeles, los formatos permitidos son: PNG, JPG, GIF. Las fotos que se envíen tienen que ser públicas, no se pueden enviar como “privadas”.

Bebés en la Web se guarda el derecho de aceptar y publicar las fotos recibidas o de eliminarlas de la galería si no cumplen con los requisitos. bebesenlaweb.com.ar garantiza el correcto tratamiento de las imágenes enviadas por nuestros usuarios (ver política de privacidad):

[ngg_uploader id = 10]

0

Los hijos y el dinero¿A todos por igual?, ¿o a cada uno según sus necesidades? .El tema financiero siempre se asoció con el mundo de las personas adultas.

Pero en realidad también es parte del mundo de los niños, desde que comienzan a tener conciencia de lo que es el dinero.

A medida que los niños van creciendo el tema se empieza a complicar cada vez más. Siempre por los sentimientos contradictorios que genera el dinero.

Estos casos se profundizan cuando tienen hermanos, porque suele suceder que piensen que están recibiendo menos dinero de sus padres, o porque sienten celos o envidia cuando su hermano/a consigue un empleo mejor remunerado y aún así recibe lo mismo de parte de sus padres.

Pero estas decisiones ¿dependen solamente de los padres? ¿Se debe ser siempre equitativo con todos los hijos?

En realidad, según los especialistas está bien que los padres ayuden más a un hijo que se encuentra en una situación financiera mala que al que tiene un empleo que le permite mantenerse.

Lo que ocurre es que detrás de esto estallan los celos. La “rivalidad” entre hermanos siempre existe, no importa en qué ámbito, y bajo qué circunstancias, se produzca.

Las preguntas que deben hacerse y replantearse los padres son:

– Si quieren lograr un equilibrio entre sus hijos, ¿está bien ayudar más a uno que a otro?;

– Si le dan algún obsequio más valioso a un hijo, ¿deben compensar al otro con algo del mismo valor?

Pero lo que siempre deben hacer los padres es comunicarles a sus hijos sus intenciones abiertamente.

El peor error es actuar a escondidas de algún hijo, porque tarde o temprano éste descubrirá lo que pasa y se terminará sintiendo discriminado e inferior a su hermano, pues el secreto sólo sirve para alimentar las peores fantasías y temores.

Fuente: enplenitud.com

0

No permitas que el estrés afecte a tus hijosAcabada la jornada laboral de cada día, los padres deben afrontan otras tareas en el hogar como son la atención y el cuidado de los hijos, más las tareas domésticas. Esto contribuye a que en muchos hogares más que un ambiente afectivo y alegre se viva un gran cansancio que origina estrés y que también afecta a los hijos.

Aunque un cierto grado de estrés es necesario para afrontar las pruebas de la vida, el problema viene cuando el nivel de exigencia supera lo conveniente. No solo los padres deben enfrentarse a diario con situaciones estresantes. También los niños soportan presiones que no deben ser subestimadas por los padres: los exámenes, las notas, un tiempo libre insuficiente, excesivas actividades programadas, las relaciones con profesores y compañeros de colegio.

Este estrés al que se ven sometidas las familias produce muchas veces síntomas en adultos como angustia, jaquecas, náuseas, irritación permanente, fatiga crónica. Y en los niños esto puede provocar hiperactividad, déficit de atención e incluso el “síndrome de fatiga crónica”. Desde los 2 años, el estrés en los niños puede agravar el asma o las alergias y provocar trastornos intestinales e irritaciones en la piel.

Factores estresantes en los niños

La escuela es uno de los principales causantes de estrés en los niños y jóvenes. Las mayores angustias son provocadas por las notas y aprobar el año. Se exige el máximo rendimiento sin reparar en los efectos.

También hay factores en el hogar que afectan a los menores: el nacimiento de un hermano, discusiones entre los padres, la separación. La socialización también ha llegado a ser un factor de estrés, pues cada vez hay menos tiempo libre para relacionarse y aumenta el aislamiento.

Otra causa de tensión es la visión del mundo que los niños reciben de las noticias. La inseguridad general del mundo, con guerras, crímenes y desastres naturales les puede llevar a temer el mundo exterior y el futuro.

¿Cómo prevenir el estrés en los niños?

Hay que tener en cuenta que los pequeños son las primeras y grandes víctimas del estrés familiar. Ya que están indefensos ante la presión que volcamos sobre ellos, necesitan de toda nuestra atención y ayuda. ¿Cómo prevenir que las situaciones de estrés los afecten?

Ponernos en su lugar, ver las cosas desde su perspectiva, para comprenderlos mejor. Hay que observarlos con más atención, estar atentos a los primeros síntomas: dolores de estómago, jaquecas, fatiga, tics nerviosos como morderse las uñas, tirarse el pelo, etc.

No programarles excesivas actividades, ni organizarles su vida como si fueran pequeños adultos. Tienen un ritmo de trabajo y actividades diferentes y necesitan más tiempo libre para jugar, correr al aire libre, no hacer nada…

Compartir más tiempo con ellos, sin transmitirles nuestras preocupaciones. Conviene enseñarles a relajarse y a evitar las tensiones. El humor y el juego son remedios perfectos.

No reprenderlos por todo; han aprender a superar sus limitaciones y frustraciones, conociendo y admitiendo sus propios errores.

Establecer hábitos de conducta: controlar el tiempo que pasan ante el televisor, o el computador. Igualmente controlar su alimentación y bebidas, evitando los productos excitantes.

Darles tiempo para que sean niños, para que desarrollen actividades infantiles: jugar con amigos, explorar y conocer su entorno.

Evitar la violencia en la TV y las escenas en los medios de comunicación que puedan impresionarlos demasiado sin aislarlos de la realidad, pero presentándoles los hechos de acuerdo a lo que pueden comprender a su edad.

Fuente: lafamilia.info

0
[youtube clip_id=”ZW1DLhkIlKg”]

Pilar Sordo sobre los límitesMuy buena exposición sobre el rol de los padres en la ausencia del límite. Los hijos imponen más derechos y los padres tercerizan su educación. En tono de humor, nos hace reflexionar sobre la familia actual. Excelente.

Muy buena exposición sobre el rol de los padres en la ausencia del límite. Los hijos imponen más derechos y los padres tercerizan su educación. En tono de humor, nos hace reflexionar sobre la familia actual. Muy bueno.


0
Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles