El sitio del bebe, el niño y su familia

media

[youtube clip_id=”j1sI2elU65U”]

Existe una gran persona en este mundo llamada Lizzie Velásquez. Ella nació con una rara enfermedad que condicionó su aspecto físico. Ella misma nos cuenta su historia en una de las mejores charlas motivacionales que he visto.

Emotiva conferencia de Lizzie VelásquezVelásquez padece una enfermedad muy rara de la que se conocen solamente dos casos, incluyendo éste. Como resultado de este extraño síndrome su nivel de grasa corporal es del 0%, y pesa sólo 27 kg (61 libras); no es anoréxica pero no puede ganar peso y necesita alimentarse en pequeñas cantidades varias veces al día. Es ciega del ojo derecho y tiene visión limitada en el otro. Su padecimiento es similar a muchos otros, especialmente progeria.

Lizzie tiene algunas características progeroides físicas, tales como nariz puntiaguda y piel envejecida. Además tiene problemas adicionales al diagnóstico médico pero su condición no es terminal. Varios investigadores médicos del Centro Médico del Sureste de la Universidad de Texas la han investigado, y han expresado que puede ser una forma de síndrome neonatal progeria que, al menos, no ha atacado a su sistema óseo, sus órganos ni sus dientes. Se cree que la condición no es hereditaria.

Lizzie Velásquez ha sido objeto de intimidación (bullying) en línea, y se ha mostrado en público. No siempre es fácil para ella lidiar con la impresión del público. Ella quiere que la gente sepa acerca de su trastorno y su lema es “Deja de mirar, empieza a aprender”.

Una fuente informa de su aparición en más de 200 talleres como oradora motivacional entre las edades de 17 y 23, una actividad que sigue desarrollando.

Lizzie nació el 13 de marzo de 1989 en Austin, Texas.1 y es la mayor de tres hermanas (Rita y Guadalupe Velásquez). Nació prematura a los 8 meses de gestación, con un peso de sólo 1,219 Kg. Su edad fue declarada a los 23 años, en septiembre de 2012, cuando estaba a punto de graduarse en la Universidad Estatal de Texas con especialización en el área de Comunicación. Ella es católica romana y se ha pronunciado en relación a su creencia en Dios, que “me bendijo con la bendición más grande de mi vida, que es mi síndrome”.

Fuente: Wikipedia

0

Otitis media con efusiónOtopatía serosa

Basado en un folleto de la Academia Americana de Pediatría y el U.S. Department of Health and Human Services

Es frecuente que los niños de menos de 5 años padezcan Otitis Media con Efusión (líquido en el oído medio). El diagnóstico y el tratamiento de esta condición ha generado discusiones entre pediatras, otorrinolaringólogos y otros especialistas.

Se observa en nuestro medio variabilidad de enfoques, lo que desorienta a los padres. Algunos profesionales la llaman “otitis serosa”.

En este instructivo, resumimos nuestra posición al respecto, basado en la de la Academia Americana de Pediatría y el U.S. Department of Health and Human Services.

¿Qué es Otitis Media con Efusión?

Es líquido de tipo fluido o mucoso en el oído medio. Muchos chicos lo tienen durante sus primeros años.

Es frecuente que sea de los dos lados. No es lo mismo que Infección (Otitis Media Aguda), con la Otitis media Aguda su hijo puede tener fiebre, dolor o supuración.

Es frecuente que sea de un solo lado Cuando el medico mira con el otoscopio ve signos característicos.

La Otitis con Efusión es frecuentemente de ambos lados. No suele haber fiebre, dolor ni supuración.

El diagnóstico se basa en las pruebas que se describen mas abajo.

Causas de la Otitis Media con Efusión

Otitis Media Aguda: muchos niños tienen luego de una Otitis Aguda una Otitis con Efusión. Obstrucción del la trompa de Eustaquio.

Resfrío común

Desconocida: Con cierta frecuencia la Otitis media con Efusión será un hallazgo del que no se va a poder determinar el origen.

Efectos a largo plazo de la Otitis Media con Efusión

La presencia de líquido en el oído medio disminuye la audición entre 20 y 30 decibeles. Esta pérdida de audición es transitoria y se recupera si el niño reabsorbe el líquido en 3 a 6 meses. Se desconoce si la persistencia de la efusión puede afectar definitivamente la audición, producir retrasos en el lenguaje o problemas de escolaridad y otros inconvenientes.

¿Se puede prevenir la Otitis Media con Efusión?

Relativamente: el único factor definitivamente asociado es la exposición reiterada del niño al humo del cigarrillo.

¿Cómo se diagnostica la Otitis media con Efusión?

Los padres suelen observar que el niño “oye menos”, pone la TV a mayor volumen o parece prestar poca atención cuando se le habla. El Médico hará el diagnóstico utilizando dos métodos:

  1. La Otoscopia Neumática: el médico puede “ver el líquido” a través de la membrana del tímpano u observar la disminución de la movilidad de la misma insuflando una pequeña cantidad de aire. Algunos expertos sostienen que la Otoscopía Neumática es el método por excelencia para el diagnóstico de la Otitis Media con Efusión. Este test no mide la audición: solo la movilidad de la membrana timpánica.
  2. La Timpanometría: esta prueba permite ver también que movilidad tiene la membrana timpánica. Es complementaria de la Otoscopia Neumática. Tampoco mide nivel de audición. La Audiometría se puede practicar en niños ya algo mas grandes, que puede colaborar. Permite observar si el líquido presente afecta la audición, pero no da ningún dato acerca de que causa su presencia.

Tratamiento de la Otitis Media con Efusión

El tratamiento de esta condición puede ser:

  1. Observación: La gran mayoría (60 a 85%) de los niños cura sin tratamiento en 3 a 6 meses.
  2. Antibióticos: Si no hay episodios de Otitis Media Aguda (infección) simultáneas, los antibióticos modifican muy poco el curso de la Otitis media con efusión y no se justifica su utilización sistemática.
  3. Cirugía: colocación de tubos (“diábolos”) de timpanostomía: Si el líquido persiste 3 a 6 meses, puede estar indicado colocar estos tubos mediante una operación de cirugía menor con anestesia general. La operación permite la evacuación del líquido y la restauración de la audición al nivel adecuado.

Los pros y contras de esta operación deben ser evaluados en conjunto por los padres y el pediatra. Los tubos permanecen en su lugar entre 6 a 12 meses y luego caen espontáneamente, y aproximadamente 1/3 de los niños requiere una segunda colocación de tubos dentro de los 5 años de la primera operación.

En general, en niños con Otitis Media con Efusión de hasta 3 meses de evolución se recomienda la observación. Si dura mas se efectúa una audiometría y si hay disminución de la audición bilateral se colocan los tubos (también si hay episodios recurrentes de Otitis media Aguda).

Advertencias:

  • El humo de cigarrillo es muy perjudicial para las otitis en general y para esta en particular.
  • Los antihistamínicos son absolutamente inefectivos en resolver el problema.
  • Los corticoides si bien producen una reabsorción mas rápida en el corto plazo, no hay diferencias en los resultados medidos a mediano o largo plazo, y dado que tienen efectos secundarios indeseables no se justifica su uso en la Otitis Media con Efusión.
  • La amigdalectomía no cambia la evolución.
  • La adenoidectomía en niños de menos de 4 años es inefectiva. En niños de más edad el resultado es dudoso.

Como los padres pueden advertir, la conducta esta determinada por la evolución en el tiempo y requiere que el niño sea seguido por su médico pediatra de cabecera, quien controlará la evolución longitudinal del problema.

Otitis media con efusión

Como puede observarse no hay solución ideal para el el 100% de los pacientes. El curso a tomar es conveniente que sea decidido en forma asociada por los padres y el pediatra de cabecera.

0

Otitis media agudaDespués del Resfrío Común, la Otitis Media Aguda es la enfermedad mas frecuente en los niños, especialmente antes de los 6 años. La mayor parte de las veces cura sin dejar problemas. Pero si se repite con frecuencia puede producir pérdida auditiva parcial o total y otras complicaciones.

¿Cómo se desarrolla la Otitis Media Aguda?

El oído tiene tres porciones principales: el oído externo, el oído medio o caja del tímpano y el oído interno.

La trompa de Eustaquio es un pequeño canal que conecta el oído medio con la garganta y la parte posterior de las fosas nasales.

Cuando un niño se resfría, o tiene una reacción alérgica, la trompa se obstruye produciendo la retención de líquido en el oído medio.

Frecuentemente este líquido se infecta con virus o bacterias, produciéndose así la Otitis Media Aguda.

Luego de que la infección mejore suele quedar líquido retenido en el oído medio: a esto se lo llama Otitis Media con Efusión u Otopatía Serosa (ver instructivo Otitis Media con Efusión).

Factores que influyen en la gravedad y la frecuencia de la Otitis Media:

La edad: Los lactantes y los niños pequeños son mas proclives a enfermarse de Otitis Media. Ello se debe a que la trompa a esta edad es mas finita y permite que se acumule líquido con mayor facilidad. El período mas frecuente es entre los 3 meses y los 3 años, si bien la predisposición puede durar hasta los 5 o 6 años.

También los niños pequeños tienen mayor posibilidad de que sus episodios de otitis media se repitan (Otitis Media Recurrente).

  • Incidencia familiar: Las infecciones tienden a ser mas frecuentes si un hermano o hermana tienen o han tenido Otitis Media.
  • Resfríos, gripes y otras virosis respiratorias: La otitis es frecuentemente una complicación de un resfrío. La concurrencia a guarderías y jardines desde muy temprana edad predispone a resfríos y otitis.
  • Tabaco: Los niños que viven en hogares donde se fuma tienen mayor probabilidad de enfermarse (entre otras cosas de Otitis Media).
  • Alimentación con mamadera: Los lactantes que amamantan de mamaderas, especialmente aquellos que en el segundo año persisten haciéndolo acostados y por sus propios medios, sufren mayor cantidad de otitis que los que toman pecho, ya que esto favorece que las trompas se tapen. Si su hijo toma mamadera, que lo haga con la cabeza mas alta que el cuerpo. Síntomas de la Otitis Media Aguda.

Los síntomas mas frecuentes de la Otitis Media Aguda son:

  • Dolor. Es el síntoma mas frecuente de otitis. Mientras que los niños mas grandes son capaces de decir cuando y donde les duele, los lactantes pequeños solo se muestran irritables o lloran. Durante la succión el dolor aumenta, por lo que el bebé puede no querer comer. El dolor aumenta en la posición acostada por lo que puede tener dificultad para dormir.
  • Pero no todo dolor de oídos equivale a Otitis Media ya que otras causas pueden provocarlo: Otitis Externa, la simple obstrucción de la trompa por resfrío o alergia, acompañar al dolor de garganta, etc.
  • Fiebre. Muchas veces (pero no siempre) el niño está febril.
  • Supuración. Frecuentemente sale pus amarillo, verde o blanquecino por el oído. Es diferente de la cera habitual (más oscura). Luego de haber supurado el oído, el dolor y la fiebre suelen disminuir.
  • Menos audición. Durante y después de una Otitis Media Aguda, el niño oirá menos por algunas semanas. (ver mas abajo y el instructivo sobre Otitis Media con Efusión)

Tratamiento

Si el niño tiene síntomas de Otitis Media Aguda es necesario que vea a su Pediatra habitual. El examen de los oídos (otoscopia) no siempre es fácil de hacer, y los diagnósticos efectuados en las guardias deben ser confirmados por el Pediatra de cabecera. El tratamiento consiste en lo siguiente:

  1. Analgésicos y antifebriles: la verdadera urgencia en las otitis es aliviar al niño del dolor. Para ello pueden administrarse cualquiera de los dos analgésicos de uso común en Pediatría: paracetamol o ibuprofeno: ambos son, a las dosis correctas, altamente eficaces en calmar el dolor y disminuir la fiebre. Las gotas óticas (alcohol boricado, alcohol al 33% y otras gotas comerciales) son ineficaces y no las aconsejamos. La aspirina está prohibida por debajo de los 2 años por la posibilidad de Síndrome de Reye.
  2. Antibióticos: existen dos líneas médicas de opinión respecto al tratamiento con antibióticos de la Otitis Media Aguda, y difieren entre sí.

La escuela norteamericana sugiere administrar sistemáticamente antibióticos a todos los niños con Otitis Media Aguda, por 7 a 10 días. Han observado, sin embargo, que como consecuencia de esta conducta cada vez se produce, tanto en el paciente como en la comunidad, mas resistencia bacteriana (especialmente de los gérmenes “Neumococo” y “Haemophilus”).

Los antibióticos recomendados por la Academia Americana de Pediatría para tratar la Otitis Media Aguda en 1999 y que tienen menos resistencia son la amoxicilina, la amoxicilina-clavulanato, la cefuroxima y la ceftriaxona (este último inyectable). El resto de los antibióticos incluyendo trimetropima-sulfa, eritromicina y la inicialmente prometedora azitromicina se han vuelto, en los Estados Unidos (y probablemente en Buenos Aires también) relativamente inefectivos.

La escuela europea (ingleses y holandeses), sostiene que las otitis media agudas pueden curar sin necesidad de antibióticos ya que suelen ser en su mayoría de origen viral, y que aún las otitis bacterianas se benefician muy poco con los mismos. Avalan esta posición muy concienzudos estudios publicados recientemente en revistas muy prestigiosas, como el British Medical Journal. (http://www.bmj.com).

Nosotros hemos adoptado una actitud intermedia: en primer lugar no hacemos diagnóstico de Otitis Media Aguda por el mero hecho de ver un tímpano rojo. Luego, indicamos analgésicos por 48 o 72 horas, tiempo en el que frecuentemente el paciente mejora sin antibióticos. Si al cabo de ese plazo el niño continua con fiebre y/o dolor, o el oído comienza a supurar, comenzamos con los antibióticos preconizados por la Academia Americana de Pediatría.

Entendemos que la decisión de iniciar antibióticos debe ser tomada solo por el Médico Pediatra de cabecera, que hará el seguimiento de la situación. Esta conducta tiene la intención de disminuir la resistencia bacteriana secundaria a la utilización rutinaria de antibióticos, que termina produciendo resistencia bacteriana no solo en la comunidad en general, sino en el mismo paciente..

En caso de que el Médico Pediatra le prescribiera a su niño un antibiótico, por favor siga las instrucciones estrictamente. Adminístreselo en el horario indicado y por el tiempo suficiente (10 días en los menores de 2 años, 7 a 10 días en los mayores de esa edad).

Si la medicación se suspende antes, la infección pudiera no estar superada del todo y reiniciarse. Si el niño responde al antibiótico estará mejor en 48 a 72 horas, sin dolor ni fiebre, pero debe cumplir el tiempo indicado de todas maneras. Puede volver a su actividad si se siente bien: puede volver a la escuela. Los otorrinolaringólogos sugieren que el niño no nade por algún tiempo.

Si el niño no está mejor en 48 o 72 horas con el antibiótico, vuelva a llamar a su Pediatra, porque puede ser necesario cambiarlo.

Evite usar medicación sintomática para el resfrío: antihistamínicos, gotas nasales, etc. Los corticoides son totalmente ineficaces para la Otitis Aguda y tienen efectos secundarios.

Complicaciones

Aunque muy raras hoy día, entre las complicaciones de la Otitis Media Aguda se incluyen:

  • Laberintitis: infección del oído interno que puede causar mareos y trastornos del equilibrio.
  • Mastoiditis: infección de las cavidades de la mastoides (detrás del oído).
  • Meningitis: infección de las membranas que rodean al sistema nervioso central.
  • Cicatrización y fibrosis de la membrana del tímpano.
  • Parálisis facial.
  • Pérdida auditiva permanente.

Tratamiento de la Otitis Media a Repetición

Es frecuente que los niños tengan tres o mas episodios de Otitis Media Aguda separados por algunos meses, es necesario tratar de evitar nuevos episodios. Para ello las alternativas son las siguientes:

Profilaxis con antibióticos:

Consiste en la administración de un antibiótico por un tiempo prolongado, con el objetivo y la esperanza de prevenir nuevos episodios. A este fin el antibiótico elegido se administra a dosis baja, generalmente una sola vez por día.

Si bien en algunos casos esta estrategia da resultado, los expertos la recomiendan cada vez menos por el riesgo de producir resistencia bacteriana. Pero todavía se la considera una alternativa válida y su Pediatra puede decidir utilizarla.

Tubos de timpanostomía (diábolos)

Otra estrategia preventiva de los sucesivos episodios de Otitis Media Aguda es colocar mediante una operación tubos de timpanostomía (diábolos) en la membrana del tímpano. Este procedimiento también se puede usar para la Otitis Media con Efusión (ver instructivo).

El tubo funciona como aereador y drenaje del oído medio, y esto evita que el mismo sea una caja cerrada donde el líquido o moco sea retenido y las bacterias puedan proliferar y producir otro episodio de infección.

El tubo lo coloca con anestesia general un Otorrinolaringólogo. La decisión la tomará el Pediatra en conjunto con el Otorrinolaringólogo y ustedes, tomando en cuenta los siguientes factores:

  • Cuantos episodios se han producido: en general mas de 4 en 6 meses o 6 en un año se considera suficiente como para colocar diábolos.
  • El fracaso de la profilaxis antibiótica.
  • La presencia y la duración de la pérdida auditiva.
  • La edad.

La mayor parte de los diábolos se salen solos de 6 a 18 meses después de colocados. Mientras están en su lugar no requieren especial cuidado, salvo el no sumergir los oídos en agua.

Las Otitis Media a repetición, si bien engorrosas, curan definitivamente cuando la trompa de Eustaquio adquiere su madurez, entre los 4 y 6 años. A esa edad la mayoría de los niños cesa de tener infecciones.

¿Qué pasa si el líquido queda en el oído por un tiempo largo?

Puede dar lugar a pérdida parcial de la audición y a infecciones repetidas (vea Otitis Media con Efusión).

La mayor parte de las Otitis Medias curan sin consecuencias. Pero a pesar de esto es importante que tomen contacto con su Pediatra y no las subestimen. Por cierto, no es suficiente con que sea tratado solo el episodio agudo en los Servicios de Urgencia Pediátricos u Otorrinolaringológicos: el seguimiento del paciente por su médico es fundamental: contacte su Pediatra cuando su hijo tenga signos de Otitis Media.

Otitis y pérdida de audición

Los niños que van teniendo sucesivos episodios de Otitis Media tienen mas probabilidades de tener pérdida auditiva parcial, mas o menos profunda. También, en niños de menos de 3 años, pérdidas auditivas mas o menos prolongadas pudieran producir algún efecto en el desarrollo del lenguaje.

Tests de audición

Sin embargo, las infecciones agudas no son la causa en la mayoría de las pérdidas auditivas profundas. Si ustedes tienen alguna duda acerca de si el niño escucha normalmente, coméntelo con el Pediatra.

Es importante detectar hipoacusia lo más temprano posible. Hoy día se pueden hacer test de audición a cualquier edad. Su Pediatra indicará audiometría y/o timpanometría si su niño tiene:

  • Otitis a repetición (más de 4 en un año).
  • Pérdida de audición de más de 6 semanas de duración.
  • Otitis Media con Efusión por más de 3 meses.
  • Pérdida de audición persistente 6 semanas después de un episodio agudo.
0
Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles