El sitio del bebe, el niño y su familia

nacimiento

[youtube clip_id=”EEPHLC6dMGA”]

Más de 100 días en una incubadora tuvo que pasar Ward Miles, un bebé que nació prematuro y que tuvo que someterse a estrictos cuidados durante sus primeros meses de vida. Es más, Lindsay, su madre pudo darle el primer abrazo recién a los cuatro días de vida. Así comienza este emotivo video que fue subido a las redes sociales y conmueve al mundo.

La emocionante historia del bebé prematuro que conmueve al mundo“El video resume el primer año de mi hijo. Nació muy prematuro y tuvo que superar muchos y grandes obstáculos, pero no mayores que nuestro Dios. Esta es una historia del amor de una madre por su bebé”, relata Benjamin el padre de la criatura y quien fue registrando las imágenes del bebé y su evolución.

“Quiero agradecer a los médicos, enfermeras y personal de todo el mundo que tiene como misión hacer que los bebés estén mejor. ¡Es gracias a ustedes que mi hijo siempre tuvo la oportunidad de llegar a casa!”, afirmó

Ward Miles Miller nació tres meses y medio antes de la fecha prevista de parto y con un peso de 700 gramos. Su padre Benjamin, es fotógrafo y decidió grabar un conmovedor video que refleja la intensa lucha de su hijo y el acompañamiento constante de su esposa Lyndsey. Hoy el bebé ya cumplió su primer año.

Este video resume el primer año de mi hijo. Él nació demasiado pronto, y los obstáculos que tuvo que superar eran muy grandes, pero no más grande que nuestro Dios.

Esta es una historia de amor de una madre por su bebé.

Hace un año a partir de este Halloween llegó a casa. Hice este video para conmemorar su primer año y lo lejos que ha llegado. Hoy pasa a ser el cumpleaños de su madre… así que hice esto como un regalo para ella.

Quiero agradecer a todos los médicos, enfermeras y personal de todo el mundo que lo convierten en la misión de su vida a ayudar a los bebés a mejorar! Es debido a que mi hijo nunca tuvo una oportunidad de llegar a casa!

Fuente: Clarin.com

0

¿Qué es ser padre para mi?Son muchísimas emociones juntas y encontradas. Es el recuerdo de cuando cada uno de mis hijos nació. Recuerdo que en ambos casos fue toda una fiesta, todo salió bien y pude ver el exacto momento en que respiraron por primera vez. Son imágenes que quedarán registradas por siempre en mi memoria como los mejores momentos de mi vida. El bañarlos y vestirlos por primera vez, y luego hacer de los métodos para cambiarlos rituales de paso a paso.

Pero a todo lo hermoso de la paternidad, también se contrapone a la inseguridad que uno tenía en no poder hacer frente a los gastos, confrontando con la familia por no hacer las cosas de tal o cual manera, cerrándose puertas y el país que tampoco ayudaba… Pero junto a mi esposa, supimos como salir adelante, ingeniándonos para poder seguir y crecer al mismo tiempo siendo padres.

Pero a pesar de todas las vicisitudes, sabía que íbamos por el buen camino. Cuando se abrazaban a mi, tomando mi mano simbolizando con ello la confianza de la fortaleza, que le generaba seguridad en su andar.

Se lo que es ser padre cuando me reclaman tiempo y tengo que buscarlo y desdoblarme como pueda, aunque uno sin darse cuenta termina creyendo que el trabajo es más importante (no vaya a ser que volvamos a la inseguridad de la falta de trabajo), perdiendo así momentos que ya no volverán, y conformándonos con soñar en las vacaciones en las que compartiríamos y jugaríamos juntos a tiempo completo.

Comprendí también la emoción de ir a comprar los regalos de Navidad con el ansia compartida de una nueva niñez y que descubrir en sus abrazos, en una caricia y en un beso incondicional, cuánto los amo.

Pero la vida continúa y entonces ves que tus hijos van creciendo y uno que lo acompañó tantos años de la mano al colegio, se va haciendo adolescente y en ese proceso no quieres soltarlos, pero por duro que sea ves que poco a poco se van desprendiendo para ir en busca de sí mismos.

Y vienen las primeras salidas del colegio solos, y sufres porque consideras la calle como una jungla para la cual tus hijos no están preparados. Pero sin darte cuenta, ves que la educación que le diste está presente a cada paso.

Supongo que también en un futuro sabré lo que es ser padre cuando oiga el reclamo inesperado y su deseo de independencia. El día que deje de acompañarlo, porque sus amigos lo esperan y sienta que mi corazón se estremece, porque ese día llegó antes de lo que pensaba y sienta profundamente que así debe ser, porque es el precio que tendré que pagar por el aprendizaje de su vuelo definitivo.

Y finalmente imagino que descubriré nuevamente ser padre cuando un día mi hijo encuentre a alguien que venga y lo lleve de mi lado para perseguir otro camino, el de su propia vida, compartida con alguien a quien amará y tendré que aceptarlo, porque esa es la ley de la vida y mis hijos vinieron a mi vida prestados solamente por un tiempo.

Entonces me daré cuenta que nadie estudia para ser padre, pero que viví la paternidad desde lo más profundo de mi corazón y lo seguiré viviendo toda mi vida. Y la alegría que eso me proporcionará deberá entonces ser mayor que el dolor que supone el sentir que algo muy profundo de mi ser se desprende de mi alma.

Pero es sólo entonces que podré saber con plenitud, la maravillosa experiencia, el hermoso regalo que Dios me dio, que es haber vivido la hermosa posibilidad de ser padre.

0
[youtube clip_id=”yvr5UCDM9QI”]

La odisea de la vidaLa odisea de la vida retrata el gran momento de la concepción. Una aventura excepcional. La génesis de la vida humana. Por primera vez, se muestra una reconstrucción 3D de la vida intrauterina.

Esa es una edición de una película francesa del mismo nombre. La animación representa el momento de la concepción, y el comienzo de la vida humana, y cómo se va desarrollando el feto dentro de la madre.
Fuente: TheFXSTUDIO

0

¿Qué pasa cuando nace un hermanito?¿Cómo afecta el nacimiento de un nuevo hermanito a un niño pequeño? ¿Qué deben hacer los padres?

La llegada de un nuevo integrante en la familia, siempre resulta movilizante para el grupo familiar y en especial para el primogénito. Desde su mundo interno surgen ciertos cuestionamientos que hacen referencia al lugar que se le asignará al nuevo integrante.

Siente que “su lugar” será desplazado.

Conductas en el niño ante el nacimiento de un hermanito

Es común que ante la noticia de la llegada de un hermanito o luego de su nacimiento, el niño muestre en su comportamiento, ciertas conductas regresivas, querer “volver a ser bebé”, para de esta forma recuperar supuestamente su lugar perdido. Ejemplo: volver a hacerse pis, querer tomar nuevamente mamadera o usar chupete.

También puede llamar la atención con berrinches, peleas con amigos, pesadillas, trastornos en la alimentación, etc.

Son todas maneras de demostrar los celos por medio de actos, sin mediación de la palabra.

Con respecto a estas reacciones, es decisiva la respuesta dada por los padres: no darles demasiada importancia y tener en cuenta que son “pasajeras”.

Afirmarle su lugar ayudará al niño, incorporarlo a la idea de tener un hermanito, que ayude con los preparativos o cuidados del bebé en la medida que al niño le interese, hacerse tiempo para estar a solas con él, que sienta que no ha perdido protagonismo y el amor de sus papás.

Vínculo fraternal

Este es un vínculo a construir, no es algo dado naturalmente por tener uno o ambos padres en común.

A partir de cómo los padres transmiten la llegada del nuevo integrante, ya se van a ir estableciendo los vínculos fraternos.

La rivalidad entre hermanos es natural e inevitable, conviviendo íntimamente sentimientos agresivos y amorosos.

El ser humano muestra esencialmente un comportamiento egoísta con las personas en las cuales transfiere su amor, poco a poco va renunciando a su uso exclusivo, accediendo a tolerar ciertas pérdidas y frustraciones.

Hay que tener en cuenta que esta relación ayuda al niño a relacionarse con sus pares y con el tiempo, a medida que van creciendo, se va superando la rivalidad, dando paso a una mayor unión y amistad.

Preparación ante la llegada de un hermanito

Nuevos Interrogantes

La llegada de un hermanito, dispara nuevos interrogantes en el niño, que hacen a su maduración y crecimiento.

Preguntas acerca de las diferencias sexuales: a las funciones de lo masculino y femenino. Algunas respuestas que solemos escuchar son: “papá tiene panza porque está gordo, mamá tiene un bebé”.

Surgen también preguntas sobre el origen de la vida: ¿Cómo se tienen los bebés? ¿Por donde salen? ¿Cómo se hacen?

Preguntas que no deben ser obturadas ya que estimulan las ansias de saber y la curiosidad en el niño, imprescindibles para la incorporación del conocimiento.

Una Transmisión

Es importante el mensaje que se le transmite al niño, si ese hermanito fue deseado, si los papás están felices por su llegada. No “disimular” el amor y afecto hacia el bebé, ayudará a otorgarle valor al dar y recibir.

Es tarea de los padres, fomentar en el hogar el compartir y no el competir, aprender a respetar las diferencias de uno y otro, no hacer comparaciones ya que cada uno tiene sus tiempos, predilecciones y deseos particulares.

Lo que hace a la diferencia y particularidad, es posibilitador y no coagulatorio.

Fuente: enplenitud.com

0

Aspecto general de los recién nacidosEl momento en que usted podrá ver, tocar o inspeccionar por primera vez a su recién nacido dependerá del tipo de parto que tenga, de su estado y del estado del bebé. Si tiene un parto vaginal sin complicaciones, deberían permitirle coger al bebé a los pocos minutos de dar a luz.

En la mayoría de los casos, los bebés parecen encontrarse en un estado de alerta tranquila aproximadamente durante la primera hora inmediatamente posterior al embarazo. Ése es un momento perfecto para que usted y su pequeño se empiecen a familiarizar el uno con el oto e inicien el proceso de formación del vínculo. Pero no se desespere si las circunstancias imposibilitan que conozca, vea o coja al bebé inmediatamente después de dar a luz. Pronto podrán pasar tiempo los dos juntos, y no hay pruebas científicas de que el retraso de ese encuentro repercuta negativamente sobre la salud o el comportamiento del bebé, ni sobre la ulterior relación materno-filial.

Durante las primeras semanas, se dará cuenta de que la mayor parte del tiempo su bebé tenderá a mantener los puños apretados, los codos, caderas y rodillas flexionados, y brazos y piernas replegados sobre la parte anterior del cuerpo. Esta postura se perece bastante a la posición fetal que mantuvo durante los últimos meses de embarazo. Los bebés que nacen prematuramente pueden presentar algunas diferencias en lo que se refiere a la postura, aspecto, actividad y comportamiento en comparación con los recién nacidos a término.

Los bebés nacen con una serie de respuestas instintivas a estímulos como la luz o el tacto, conocidas como reflejos primitivos, que desaparecen gradualmente conforme van madurando. Estos reflejos incluyen:

  • Reflejo de succión, que hace que el bebé succione con fuerza cualquier objeto que le pongan en la boca.
  • Reflejo de prensión, que hace que el bebé cierre la mano y apriete fuertemente los dedos cuando le aplican presión en la palma de la mano con un dedo u otro objeto.
  • Reflejo de Moro, o reacción de sobresalto, que hace que el bebé extienda súbitamente los brazos hacia los lados y luego los repliegue sobre el tronco cuando se sobresalta ante un ruido fuerte, una luz intensa, un olor fuerte, un movimiento repentino u otro estímulo.

Asimismo, debido a la inmadurez del sistema nervioso, a los recién nacidos les pueden temblar los brazos, las piernas o la barbilla, particularmente cuando lloran o están agitados.

Durante las primeras semanas generalmente los bebés se pasan la mayor parte del tiempo durmiendo. Esto puede estar todavía más exacerbado durante el primer día o primer par de días de vida en los recién nacidos a cuyas madres les administraron ciertos tipos de medicamentos o anestesia durante el parto.

A menudo a los padres les preocupa el patrón respiratorio de su de recién nacido, debido a la mayor atención que ha recibido últimamente el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Pero usted debe tener en cuenta que es normal que la respiración de un bebé tan pequeño sea un poco irregular.

Cuando un bebé está despierto, su frecuencia respiratoria puede variar ampliamente, a veces excediendo las 60 respiraciones por minuto, sobre todo cuando está agitado o después de un episodio de llantos. Los recién nacidos también tienen períodos durante los cuales dejan de respirar de 5 a 10 segundos y luego vuelven a respirar por sí mismos. Esto se conoce como respiración periódica, lo que tiende más a ocurrir durante el sueño y se considera completamente normal. De todos modos, si el bebé se pusiera azul o dejara de respirar durante un período de tiempo más largo, se trataría de una emergencia, en cuyo caso debería contactar inmediatamente con el pediatra o llevarlo al servicio de urgencias más cercano.

A pesar de que no empezará a hablar hasta mucho más tarde, su recién nacido producirá una sinfonía de sonidos -sobre todo grititos de alta frecuencia- además de los llantos de rigor. Los estornudos y los hipos también son muy frecuentes, y en los recién nacidos no indican que el bebé padezca alguna infección, alergias o problemas digestivos.

Fuente: Kidshealth

0

Sobre el recién nacidoEn las escenas de partos que se ven en el cine o por televisión, la futura madre, a menudo perfectamente maquillada y repeinada, “da a luz” a un bebé tras unos cuantos gritos y gemidos. Segundos después, el médico les presenta a los emocionados padres un precioso y fotogénico bebé de varios meses, limpio y repeinado, balbuceando tiernamente.

Compare esta imagen con el aspecto que tiene realmente un recién nacido tras salir del vientre materno: azulado, cubierto de sangre y una sustancia blanquecina y pegajosa y con el aspecto de acabar de participar en un combate de boxeo.

Pero el hecho de que su bebé no se parezca a uno de esos querubines de Hollywood no debería ser motivo de sorpresa. Recuerde que el feto se desarrolla inmerso en líquido, replegado sobre sí mismo en un espacio que se le queda cada vez más pequeño dentro del útero. Todo el proceso suele culminar con el bebé siendo empujado a través de un canal del parto óseo y sumamente estrecho, siendo necesario a veces utilizar fórceps o ventosa.

De todos modos, hay dos cosas que conviene recordar:

  1. Generalmente, los rasgos que hacen que un bebé normal tenga un aspecto extraño sólo son temporales.
  2. A los ojos de un padre ilusionado y lleno de admiración, su bebé siempre será el bebé perfecto.

Fuente: Kidshealth

0

Parto naturalCómo saber cuando ha comenzado el parto es algo que preocupa a todas las mujeres, especialmente a las primerizas. Casi nunca sucede como en las películas, numerosos síntomas anuncian su inminencia y todo se desarrolla en forma muy lenta. Cuando llegue, te darás cuenta.

Los primeros síntomas

Aunque notes los primeros síntomas de que el parto se acerca, aún no es tiempo de salir de casa y acudir a la clínica. Los síntomas inequívocos empiezan por la pérdida del tapón mucoso, que se irá soltando poco a poco, entre siete y dos días antes del parto. Aparecen también las contracciones, al principio suaves.

Cuando acudir al hospital

A continuación las contracciones se repetirán, primero cada media hora, más o menos, luego los intervalos irán decreciendo ininterrumpidamente y el dolor se agudizará. Deberás medir la frecuencia (entre 15 y 30 minutos al principio) y su duración (15 ó 20 segundos). Cuando las contracciones se repitan cada tres minutos durante media hora, es el momento oportuno de acudir al hospital.

Rotura de aguas

En el caso de rotura de la bolsa de aguas, con expulsión de líquido amniótico, debes acudir a la clínica. Una ligera pérdida, tanto como puede absorber una compresa, no tiene importancia, pero es recomendable que igualmente acudas a la clínica para control. En cambio, si el líquido sale como un chorro o un flujo continuo al moverle, es preciso que te acuestes enseguida y que así seas transportada hasta la maternidad.

El padre en el parto

Está comprobado que la presencia del padre en todo el proceso del parto es fundamental tanto para la made como para el niño. El padre que ha visto nacer a su hijo mantiene unos vínculos afectivos especiales y participa de forma más activa en su crianza. Por eso, cada vez son más los padres que quieren estar presentes en este momento, aunque la decisión final depende del médico y la clínica. Ahora bien, papá no puede limitarse a estar presente, deberá haberse preparado durante el embarazo.

Sugerencias

  • Hasta el momento de acudir a la clínica, dúchate y permanece en casa tranquila. También puedes repasar los ejercicios respiratorios y practica la relajación.
  • No tomes alimentos sólidos, ya que podrían provocar nauseas o vómitos durante el parto. Un jugo o un caldo caliente te sentarán bien.
  • No pierdas la calma, todavía tienes mucho tiempo por delante. Avisa a tu marido si no está y empieza a organizar todo lo necesario para partir.
  • Si te adelantas, no te preocupes, es normal. Aprovecha el tiempo para estar de pie o paseando, así se acelerarán las contracciones. 0 bien trata de descansar antes del último esfuerzo. Guardar la serenidad también es importante, ya que mejora la eficacia de las contracciones.
  • Debes poner inmediatamente en práctica todos los ejercicios de relajación y respiración que has estado practicando en el curso de preparación para el parto.
  • Pide a tu marido una esponja o una toallita, para refrescarte un poco la cara. Mójate los labios con un algodón, pero no es conveniente que bebas agua.
  • No es preciso que permanezcas todo el tiempo acostada, intenta dar paseos (salvo indicación médica), apoyarte contra la pared o sobre el respaldo de una silla.
    La llegada a la clínica

Si te adelantas un poco, no te preocupes; lo importante es tu seguridad y la del bebé. El obstetra te examinará para saber en que fase del parto te encuentras. Para ello, mediante un tacto vaginal determinará el nivel de dilatación. Algunos indican un enema para evacuar. En algunas clínicas te monitorizarán para conocer la frecuencia de las contracciones y el latido cardiaco del feto. El parto ha comenzado.

Período de dilatación

Se trata de la primera fase del parto y suele durar entre 6 y l2 horas en las primerizas, y de 3 a 6 horas en las multíparas.

Comienza con las contracciones y finaliza cuando el cuello del útero alcanza los 10 centímetros necesarios para dejar pasar la cabeza del niño.

Si no estás monitorizada, cada media hora la partera te hará una revisada para controlar el avance de la dilatación.

Mira las fases del parto para comprender como se ubica el bebé dentro de tu vientre antes de nacer.

Fase de expulsión

Empieza cuando ya ha terminado la dilatación y provoca unas contracciones más intensas y espaciadas que te producirán unas irresistibles ganas de pujar.

Tiene lugar ya en la sala de partos. En este momento lo fundamental es que empujes rítmicamente, reteniendo la respiración, presionando con el abdomen y el diafragma entre pujo y pujo y respirando después profundamente para oxigenar al niño.

El nacimiento

En el momento en que la cabecita del bebé vaya a asomarse al mundo, posiblemente te practicarán la episiotomía, incisión con anestesia local, que prolonga la abertura vulvar y permite que el niño salga con más rapidez y sin producir desgarros.

Entonces ya casi no sentirás ningún dolor y sí una gran sensación de alivio. Será este el momento mágico del nacimiento, el obstetra lo pondrá sobre tu vientre y cortará el cordón umbilical, posando al bebé sobre tu pecho. Una vez consumado el nacimiento te queda la expulsión de la placenta y la sutura, pero no te preocupes, apenas te darás cuenta.

0
Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles