El sitio del bebe, el niño y su familia

padres

La práctica deportiva en los niñosLa práctica deportiva es recomendable desde edades tempranas, informando a los más pequeños la importancia de tener una vida sana, tener cotidianamente la conciencia de una buena alimentación y poder interesarlos por los valores que propone el entrenamiento, considerándose al mismo no solo como una forma de ejercitar los músculos, sino como una tarea que permite prepararlos ante las distintas adversidades que nos plantea la vida.

Siempre se puede encontrar el momento para practicarlo, ya sea dentro de las actividades extraescolares, en el patio del colegio o los fines de semana.

Además, puede ser un buen momento para compartir tiempo con papá y mamá o con los amigos.

Los padres pueden ayudar a orientarlos, teniendo en cuenta algunas variables: las preferencias del niño, el carácter, la edad, la aptitud física, los horarios, etc. Pero siempre dejando que sea el niño el que finalmente elija el deporte que le guste, porque lo más importante es que los niños se diviertan y disfruten lo que hacen.

0

Beneficios de la práctica deportiva en familiaAfortunadamente, cada vez más son más los padres que deciden compartir con sus hijos un espacio lúdico para el deporte, y en este caso el Karate-Do como arte marcial no podía quedar exento. Y es que participar con nuestros niños estos momentos de ejercicio tiene muchísimos beneficios.

Si bien entendemos que practicar deporte es bueno a cualquier edad, lo es más aún si hablamos de niños pequeños. La práctica de ejercicio ayuda a fortalecer el desarrollo físico y psicológico de los niños. Además aprenden a través de una disciplina marcial como lo es el Karate-Do a adquirir valores, respeto a los demás, tolerancia, y también adquisición de normas, mayor control de la impulsividad, y por ende una mejor integración en la sociedad.

En los últimos años se observa como el sedentarismo se abre cada vez más entre los niños de todas las edades, y esto sumado a una mala alimentación, demuestra que la práctica de una actividad física como el Karate-Do en una opción fundamental para conseguir y mantener una vida saludable.

Beneficios de la práctica en familia

Pero más allá de la importancia de la salud, destinar unas horas a la semana para hacer Karate-Do junto a nuestros hijos trae excelentes beneficios para ambos. La mayor parte de los padres y madres pasan gran parte de la semana inmersos en sus trabajos, por eso estos momentos dedicados únicamente a sus hijos hacen que se fortalezca la unión, creando unos vínculos afectivos más fuertes entre ellos, ya que están compartiendo un tiempo muy valioso de ocio-diversión-juego para el niño, donde disfruta muchísimo con su padre o madre.

No podemos olvidarnos también de que cuando un niño comparte espacios o actividades con sus padres y viceversa se está haciendo algo más que eso, los padres están transmitiendo unos valores de diversión-ocio hacia el deporte, haciendo que para el niño sea un juego y esta es la primera regla para que algo le guste, se lo pasa bien, está jugando, divirtiéndose con su papá o mamá o ambos a los que quiere y adora. Y esa es una condición indispensable, tomarse el entrenamiento como un juego, nunca como una obligación.

La práctica en el Dojo

En el Dojo Torakan tenemos un espacio destinado a la práctica del Karate-Do integrando a padres e hijos los días viernes de 20 a 21hs, en donde a través de juegos dentro de la gimnasia, irán adentrándose poco a poco cada vez más en la práctica de un arte marcial que más allá del ejercicio les inculcará valores de vida a ambos, pero sobre todo les dará un espacio para compartir en familia.

Si desean conocer más sobre los beneficios del Karate-Do, pueden visitar “Karate para niños y adolescentes” y “Karate para adultos y avanzados”. Los esperamos, oss!!

Federico Gerhardt – Dojo Torakan

Beneficios de la práctica deportiva en familia

Dojo Torakan – Clases para padres e hijos

0

¿Qué es ser padre para mi?Son muchísimas emociones juntas y encontradas. Es el recuerdo de cuando cada uno de mis hijos nació. Recuerdo que en ambos casos fue toda una fiesta, todo salió bien y pude ver el exacto momento en que respiraron por primera vez. Son imágenes que quedarán registradas por siempre en mi memoria como los mejores momentos de mi vida. El bañarlos y vestirlos por primera vez, y luego hacer de los métodos para cambiarlos rituales de paso a paso.

Pero a todo lo hermoso de la paternidad, también se contrapone a la inseguridad que uno tenía en no poder hacer frente a los gastos, confrontando con la familia por no hacer las cosas de tal o cual manera, cerrándose puertas y el país que tampoco ayudaba… Pero junto a mi esposa, supimos como salir adelante, ingeniándonos para poder seguir y crecer al mismo tiempo siendo padres.

Pero a pesar de todas las vicisitudes, sabía que íbamos por el buen camino. Cuando se abrazaban a mi, tomando mi mano simbolizando con ello la confianza de la fortaleza, que le generaba seguridad en su andar.

Se lo que es ser padre cuando me reclaman tiempo y tengo que buscarlo y desdoblarme como pueda, aunque uno sin darse cuenta termina creyendo que el trabajo es más importante (no vaya a ser que volvamos a la inseguridad de la falta de trabajo), perdiendo así momentos que ya no volverán, y conformándonos con soñar en las vacaciones en las que compartiríamos y jugaríamos juntos a tiempo completo.

Comprendí también la emoción de ir a comprar los regalos de Navidad con el ansia compartida de una nueva niñez y que descubrir en sus abrazos, en una caricia y en un beso incondicional, cuánto los amo.

Pero la vida continúa y entonces ves que tus hijos van creciendo y uno que lo acompañó tantos años de la mano al colegio, se va haciendo adolescente y en ese proceso no quieres soltarlos, pero por duro que sea ves que poco a poco se van desprendiendo para ir en busca de sí mismos.

Y vienen las primeras salidas del colegio solos, y sufres porque consideras la calle como una jungla para la cual tus hijos no están preparados. Pero sin darte cuenta, ves que la educación que le diste está presente a cada paso.

Supongo que también en un futuro sabré lo que es ser padre cuando oiga el reclamo inesperado y su deseo de independencia. El día que deje de acompañarlo, porque sus amigos lo esperan y sienta que mi corazón se estremece, porque ese día llegó antes de lo que pensaba y sienta profundamente que así debe ser, porque es el precio que tendré que pagar por el aprendizaje de su vuelo definitivo.

Y finalmente imagino que descubriré nuevamente ser padre cuando un día mi hijo encuentre a alguien que venga y lo lleve de mi lado para perseguir otro camino, el de su propia vida, compartida con alguien a quien amará y tendré que aceptarlo, porque esa es la ley de la vida y mis hijos vinieron a mi vida prestados solamente por un tiempo.

Entonces me daré cuenta que nadie estudia para ser padre, pero que viví la paternidad desde lo más profundo de mi corazón y lo seguiré viviendo toda mi vida. Y la alegría que eso me proporcionará deberá entonces ser mayor que el dolor que supone el sentir que algo muy profundo de mi ser se desprende de mi alma.

Pero es sólo entonces que podré saber con plenitud, la maravillosa experiencia, el hermoso regalo que Dios me dio, que es haber vivido la hermosa posibilidad de ser padre.

0

En Argentina es ley el proyecto sobre fertilización asistidaLa Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto que garantiza el acceso integral a los procedimientos y técnicas de reproducción humana asistida, con un respaldo contundente de la mayoría de las bancadas traducido en una votación que arrojó 204 votos a favor, uno en contra y diez abstenciones, todas estas del bloque del PRO.

El único voto negativo provino del diputado Julio Ledesma, secretario general de Empleados de Comercio de la zona oeste, que abandonó el espacio de Francisco de Narváez y esta semana cerró filas con Mauricio Macri, jefe de gobierno porteño y titular del PRO.

Después de más de tres horas de debate, la Cámara aceptó las modificaciones realizadas por el Senado en abril último, y ratificadas ayer en un plenario de las comisiones de salud, Familia, Legislación General Y Presupuesto.

Así, la iniciativa se convirtió en ley casi un año después de su sanción en Diputados (el 27 de junio de 2012) y luego de una fracasada votación en general registrada en noviembre de 2011, que debido a la falta de acuerdo para su aprobación en particular, caducó cuando en diciembre se renovó el cuerpo con el ingreso de los legisladores electos en octubre de ese año.

El debate de esta tarde se acotó debido a que en aquella sesión de junio pasado habían hablado la mayoría de los legisladores en un debate que se extendió por más de nueve horas.

La sesión de hoy fue seguida desde los palcos del recinto y en las inmediaciones del Palacio Legislativo por militantes del proyecto agrupados en ONGs como `Dar Vida`, `FALGBT`, `Megafón`, `Concebir`, `Sumateadarvida.org`, entre otras.

En la apertura de la consideración del tema, la presidenta de la comisión de Salud, María Elena Chieno (Frente para la Victoria), afirmó que el proyecto de fertilización asistida “marca un nuevo camino en las políticas de inclusión que se están llevando adelante en Argentina”.

“Creemos que con esta política de inclusión venimos a dar un paso más porque esta ley no se queda en la patología que genera la infertilidad, sino que incluye a todos los que por otras causas no pueden procrear”, reflexionó.

Desde el radicalismo, la diputada María Luisa Storani consideró que “la aprobación de la ley de fertilización asistida es un avance de nuestra Democracia” y expresó: “Por fin saldamos una deuda pendiente con la sociedad”.

“Hubo lobby de todo tipo, pero finalmente logramos que tenga tratamiento un proyecto cajoneado durante años. Esta ley es el principio del fin de una práctica desigual”, remarcó y admitió que le preocupa “el tiempo que lleve la implementación de la norma, ya que demanda mucha inversión y otras complejidades para llevarla adelante”.

En nombre del interbloque Frente peronista, Gustavo Ferrari, señaló: “Estamos derribando barreras, la más importante era la económica que impedía que muchas familias accedieran a estos tratamientos, que marcaban diferencias entre los que más tenían y los que menos tenían, hoy estamos legislando en acceso a derechos”.

Por su parte, desde Libres del Sur, bloque integrante del Frente Amplio Progresista (FAP), Victoria Donda manifestó que “hoy es un día muy importante por lo que significa un golpe al negocio para pocos que afecta a más del 20 por ciento de la población que no puede acceder a los tratamientos. Una norma que le pone fin al lucro con la esperanza de quienes no pueden llegar a ser padres”.

Desde el bloque del PRO, su presidente Federico Pinedo, explicó que se abstuvieron al momento de la votación debido a “diferencias internas” que dividían a la bancada en torno al posicionamiento frente al proyecto. “Nos abstenemos para no votar en contra”, justificó.

El proyecto que hoy se convirtió en ley incluye entre su ámbito de aplicación los tratamientos realizados con asistencia médica para conseguir un embarazo; y entre los procedimientos quedan comprendidos las técnicas de baja y alta complejidad que incluyan o no la donación de gametos o embriones.

Asimismo, podrán incluirse nuevos procedimientos y técnicas desarrollados mediante avances técnicos-científicos que sean autorizados por el Ministerio de Salud.

Indica además que los procedimientos se podrán realizar en los establecimientos sanitarios habilitados que cumplan con los requisitos determinados.

Entre los cambios al proyecto, el Senado incluyó la posibilidad de que el Ministerio de Salud de la Nación tenga la facultad de capacitar a los profesionales y que se incluya una partida presupuestaria, a nivel nacional, para realizar campañas de promoción sobre la nueva legislación.

Fuente: Telam

0

Ya somos tresLa comunicación entre la mamá y el bebé se mantiene dentro de secretos del vínculo. El papá “lo sabe”, lo siente, lo experiencia, y en una actitud de comprensión, acepta mantenerse fuera, involucrándose sólo cuando la díada lo reclama.

Pero la mujer, sumergida en el océano narcisista de entrega total hacia su hijo, no olvida, sin embargo, la presencia de su esposo.

La esposa encuentra el apoyo incondicional de su marido, que le tiende una mano en los momentos más críticos, enviando mensajes de “aquí estoy cuando me necesites”.

Gracias a esto se siente acompañada, comprendida, sostenida, y retoma la calma y energía necesarias para continuar, porque sabe que no está sola. Así, el bebé descubre paulatinamente otro alguien (otro olor, otra piel, otras maneras), cuya voz no le resulta tan desconocida.

Es una voz que le trae recuerdos. Y es alguien que calma, que alivia las necesidades y que habla con palabras que acarician. Sin poder comprender aún cognitivamente acerca de “quién es papá”, vive la experiencia de que se trata de un ser que puede comprenderlo, muchas veces, como mamá lo hace.

Sin embargo el tiempo transcurre, y este chiquito que día a día crece debe aprender a vivir en un mundo social, en un universo de códigos comunes, de vivencias compartidas, de personas con quienes relacionarse.

Debe abrirse al afuera para explorarlo todo, recorriéndolo, sintiéndolo, adaptándose a la realidad e integrando aquello que le resulta beneficioso, para hacerse autónomo y constituirse en uno más en el mundo de “los otros”.

La mamá, por su parte, debe retomar sus actividades, volver a cumplir con otras tareas que no sean “bebé”.

Saludable para uno y para otro reiniciarán el camino de la vida como dos seres discriminados, independientes el uno del otro.

Muy cuidadosamente el papá comienza a abrirse un espacio para poder “entrar” y ocupar así un rol más activo.

0

Hablemos de valores humanos...Desde que nace el niño se inicia en la vivencia de valores en el ámbito del hogar, de la institución educativa a la que asiste y de la comunidad circundante.

La familia es el primer contexto de aprendizaje para las personas; en su seno no sólo aprenden los niños sino también los adultos.

Esta debe reflexionar sobre sus actitudes, sus comportamientos y su escala de valores, ya que ellos inciden directamente en el desarrollo ético del niño. Por eso, la actitud de la familia es una competencia que se debe despertar en el niño para adquirir y construir su forma moral.

Los adultos debemos tener bien presente que enseñamos más a través de nuestro comportamiento que de discursos impuestos y repetitivos.

A partir de la familia, entonces, es posible construir la ética y los valores que contribuyan a la adquisición de la autonomía del niño como ser social. Y estos valores los podemos clasificar en:

Valores sociales:

Fraternidad (Unión):

  • Ayuda desinteresada.
  • Actitud de generosidad
  • Actitud de disponibilidad
  • Actitud de entrega
  • Firmeza en las decisiones adoptadas, etc.

Tolerancia:

  • Poder esperar el tiempo del otro, relacionándome de manera paciente.
  • Poder ponerse en el lugar del otro (empatía) y ser comprensivo.
  • Acompañar con paciencia.
  • Poder aceptar opiniones diferentes a la mía sin enojarme, etc.

Respeto:

  • No hacer al otro lo que no me gusta que me hagan.
  • Capacidad de reconocer mis equivocaciones y saber pedir perdón, etc.

De comunicación

Diálogo:

  • Capacidad de escucha atenta, desinteresada y respetuosa.
  • Evitar mensajes contradictorios.
  • Sinceridad al expresarse.
  • Respuesta acorde a la dimensión de la pregunta del niño, etc.

Amor:

  • Dar y aceptar afecto y caricias.
  • El límite firme y sostenido.
  • Libertad, no sobreprotección, etc.

Este es una simple enumeración de algunos de los valores más importantes que están presentes a lo largo de nuestros días, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.

Ellos están implícitos en nuestro actuar, decir y sentir…. y muchas veces no somos plenamente concientes de ellos.

La familia es la base y la institución educativa hace al cimiento de esta construcción interna.

A reflexionar y trabajar en eso!!

Seños, Equipo Directivo y Área de Psicopedagogía

Jardín La foca Revoltosa

0

Adaptación del niño al jardínDurante las primeras semanas de marzo los papis acompañan a sus hijos en un proceso que finaliza cuando el niño se siente contenido y reconoce este nuevo espacio como un lugar seguro y divertido.

A lo largo de estos días suelen aparecer ansiedades, dudas, emoción, alegría y también muchas o pocas lagrimitas… tanto en los chicos como en los papás.

Es que la adaptación al Jardín es un momento muy movilizador para unos y otros, es un período de transición entre el ámbito familiar y el escolar y es muy importante porque es la primera conexión con este nuevo mundo.

También a lo largo de estos días se van modificando las rutinas de horarios y hábitos (sueño, alimentación juegos, etc.) en la vida de los actores involucrados y esto suele llevar un tiempito de acomodamiento para volver a encontrar el equilibrio familiar.

Por eso, un condimento indispensable es tener paciencia y no desesperarse ante las distintas actitudes infantiles, mostrando confianza hacia los docentes y las autoridades de la institución, ya que si los papis dudan intranquilizarán a sus hijos y demorarán este proceso.

Muchas veces puede haber altibajos en la adaptación, hay chicos que durante los primeros días van contentos y se despegan sin dificultad de sus papás pero, luego comienzan a llorar, hacer rabietas, tener dolor de panza, fiebre y hasta trastornos en el sueño lo cual desorienta a la familia, pero que haya altibajos en la adaptación es una característica de este proceso lleno de variables y, no significa que pase algo malo en el Jardín, dicen los especialistas.

Acompañar y disfrutar de este nuevo paso es el deseo de todos los que trabajamos en el jardín de infantes!!! No duden en consultar cualquier inquietud y sigamos compartiendo este proceso para llegar juntos a buen puerto…

Fuente: Jardín La foca revoltosa

 

0

De padres autoritarios ¿salen hijos violentos?Cuando un niño o adolescente comete un acto de violencia, las razones y las formas de evitarlo suelen ser más complejas que en el caso de los adultos.

Recientemente, como una moda que se expande exponencialmente, la cantidad de actos de violencia cometidos por adolescentes y pre-adolescentes ha comenzado a aumentar, destruyendo cierta burbuja de seguridad en familias y comunidades por igual.

Y, por supuesto, la primer pregunta que se nos presenta en estas circunstancias es el por que de los mismos.

¿Por qué esta necesidad violenta por parte de la parte más joven de nuestra sociedad? ¿Qué impulsa al ataque contra familia, amigos y extraños?

Las razones no son simples ni fáciles de explicar (y menos aún de entender) pero una circunstancia básica que lleva a estas actitudes (lo que realmente tiene mucho sentido, si lo pensamos un poco) es que las practicas actuales de cuidado infantil violan muchos de los derechos de los niños, ya que se basan en conductas autoritarias que son, indudablemente, emocional y físicamente abusivas.

Los chicos simplemente se están rebelando contra estas actitudes y esta injusticia que les presenta el sistema, usando la misma conducta que les ha sido aplicada: violencia física y emocional.

Conductas Autoritarias

¿Qué son las conductas autoritarias?

Son conductas que buscan manipular y controlar a través del dolor y la humillación.

Incluyen, entre otras cosas, generar culpa, pena, vergüenza, dar sermones, predicar, moralinas, acusaciones, ridiculizaciones, evaluaciones morales y de conducta, encasillamientos, etiquetamientos, amenazas, juzgamientos y castigos injustificados o desmesurados.

Estas conductas no respetan los derechos del niño y, aún peor, generan en el receptor una pérdida de coraje, dignidad, creatividad y autoestima.

Crisis

La delincuencia juvenil aumenta constantemente, pero no lo hace en soledad. También lo hacen la depresión entre los jóvenes y los problemas psicológicos. Estos son claros signos de una crisis en la juventud.

Según estudios psicológicos, la violencia, depresión, y hasta la bulimia y la anorexia se relacionan directamente con la agresividad verbal y/o física de los padres durante la educación.

Está probado que la mayor parte de los adolescentes y pre-adolescentes con problemas en estas y otras áreas, han sufrido del abuso verbal y la agresión de sus padres, quienes les levantaban la voz o les gritaban enfurecidos, sin motivo y en forma repetida.

Considerando que este es el tipo de comportamiento con el que estos chicos se criaron, ¿puede alguien sorprenderse de que ellos, a su vez, los repitan al crecer?

Lamentablemente, estas conductas autoritarias que parecen indefectiblemente conducir a esta profunda crisis, están profundamente arraigadas en la sociedad en que vivimos.

Hay lugares en el mundo donde el castigo corporal en las escuelas todavía está permitido (entendiéndose castigo corporal como golpes de cualquier tipo, directamente sobre el cuerpo).

El castigo corporal busca controlar la conducta de los chicos a través del miedo al dolor y, aún más, del miedo a la humillación. No es la mejor forma de formar adultos sanos y calmos, ni de inculcar amor por el establecimiento escolar y las instituciones formativas.

¿Qué hacer?

La respuesta puede parecer obvia, pero no todos parecen entenderlo: es necesario cambiar estas conductas autoritarias como forma de control y educación de nuestros hijos.

Haciendo esto, se pondrá un punto final no solo al abuso que ellos sufren, sino también a buena parte de la violencia juvenil que ellas mismas generan y buscan evitar.

Debemos eliminarlas y reemplazarlas con una comunicación honesta y abierta, amigable, que permita establecer líneas de conducta basadas no en el miedo y la desesperación por evitar un castigo o humillación, sino en un entendimiento responsable de lo correcto y lo incorrecto.

Fuente: enplenitud.com

0
Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles