El sitio del bebe, el niño y su familia

pareja

¿Qué es el embarazo precoz?El embarazo precoz es aquel embarazo que se produce en niñas y adolescentes. A partir de la pubertad, comienza el proceso de cambios físicos que convierte a la niña en un adulto capaz de la reproducción sexual. Esto no quiere decir, sin embargo, que la niña esté preparada para ser madre.

En concreto muchas son las consecuencias negativas que tiene que una pequeña de esta edad quede en estado. Entre las mismas podríamos destacar, por ejemplo, un brutal cambio emocional que la lleve a la depresión y también una ruptura de su vida hasta ese momento. Y es que debe hacer frente no sólo a una carga de adulto, como es tener un hijo, sino también a ver paralizados sus proyectos formativos, laborales o de vida.

Todo ello a su vez trae consigo que a su vez el bebé que nace pueda estar sometido a los problemas físicos y mentales de la madre lo que suponga al final que él tenga que enfrentarse a sufrir patologías tales como ceguera, mal formación o diversos retrasos psíquicos.

Embarazo precoz

Según diversos estudios, el embarazo precoz es cada vez mas frecuente. Se trata de un problema de prioridad para la salud pública por el alto riesgo de mortalidad que suele presentar. Los bebés de madres adolescentes, por lo general, presentan bajo peso al nacer y suelen ser prematuros.

El embarazo precoz está vinculado a una cierta situación social, que combina la falta de educación en materia de reproducción y comportamientos sexuales, la falta de conciencia propia de la edad y otros factores, como puede ser la pobreza (que obliga a vivir en situaciones de hacinamiento, por ejemplo). En muchas ocasiones, incluso, el embarazo precoz está vinculado a violaciones.

Y todo ello sin olvidar otras causas que igualmente se encuentran entre las principales originarias del llamado embarazo precoz. Así, entre las mismas se hallan también el consumo de todo tipo drogas, una falta de modelos adecuados en la joven, violencia en el seno de la familia y la influencia de vivir en un entorno donde es frecuente que las mujeres queden embarazadas a edad muy temprana.

Es común que el embarazo precoz sea condenado a nivel social y familiar. La adolescente embarazada es vista como “culpable” de una situación “indeseada”, por lo que suele ser discriminada y no cuenta con el apoyo que necesita. Por eso, los especialistas insisten en que la madre precoz debe contar con la asistencia de la familia y ser acompañada en las visitas a los médicos y en los cuidados.

De todas formas, los médicos resaltan que es necesario trabajar en la prevención de los embarazos precoces, con campañas de concienciación, educación sexual y el reparto gratuito de métodos anticonceptivos.

En este caso podemos decir que se establecen tres modelos de prevención:

  1. Primaria: Consiste en desarrollar todo tipo de medidas, fundamentalmente educativas y sociales, para evitar que se produzca el embarazo precoz. Se encamina hacia el cambio de comportamientos sexuales.
  2. Secundaria: En este caso lo que se intenta es que una vez el embarazo ha tenido lugar se limiten los problemas que él trae consigo, es decir, persigue la evolución satisfactoria tanto de la madre como del bebé.
  3. Terciaria: Tiene como objetivo el conseguir la felicidad y estabilidad del bebé.
0

Sobre la preconcepciónEl concepto está vinculado a los recaudos que una pareja debe tomar cuando decide planificar la concepción de un hijo. De este modo, la preconcepción incluye estudios para determinar el estado de salud de la mujer con vistas a un posible embarazo.

Cuando un médico se ocupa de la preconcepción, puede detectar trastornos que afectarán a la paciente si queda embarazada y al bebé durante su desarrollo. De manera similar, los análisis que se realizan en el marco de los cuidados de preconcepción pueden ayudar a advertir posibles defectos congénitos.

Es importante destacar que la ausencia de la atención preconcepción no implica necesariamente que la madre tendrá problemas en el embarazo o que el bebé nacerá con inconvenientes. Muchas mujeres quedan embarazadas sin proponérselo y cursan su embarazo con normalidad.

El cuidado en la preconcepción, de todas formas, ayuda a minimizar los riesgos. Planear el embarazo, por otra parte, permite acomodar la vida familiar para recibir al bebé de la mejor manera. Desde planificar la economía pasando por acondicionar la casa y estructurar la nueva vida familiar, siempre resulta positivo prever el embarazo para que nada quede librado al azar.

La atención de la preconcepción, por supuesto, no supone interrumpir o minimizar la atención que la mujer y el bebé deben recibir en el transcurso del embarazo o en las etapas posteriores al alumbramiento.

0

En Argentina es ley el proyecto sobre fertilización asistidaLa Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto que garantiza el acceso integral a los procedimientos y técnicas de reproducción humana asistida, con un respaldo contundente de la mayoría de las bancadas traducido en una votación que arrojó 204 votos a favor, uno en contra y diez abstenciones, todas estas del bloque del PRO.

El único voto negativo provino del diputado Julio Ledesma, secretario general de Empleados de Comercio de la zona oeste, que abandonó el espacio de Francisco de Narváez y esta semana cerró filas con Mauricio Macri, jefe de gobierno porteño y titular del PRO.

Después de más de tres horas de debate, la Cámara aceptó las modificaciones realizadas por el Senado en abril último, y ratificadas ayer en un plenario de las comisiones de salud, Familia, Legislación General Y Presupuesto.

Así, la iniciativa se convirtió en ley casi un año después de su sanción en Diputados (el 27 de junio de 2012) y luego de una fracasada votación en general registrada en noviembre de 2011, que debido a la falta de acuerdo para su aprobación en particular, caducó cuando en diciembre se renovó el cuerpo con el ingreso de los legisladores electos en octubre de ese año.

El debate de esta tarde se acotó debido a que en aquella sesión de junio pasado habían hablado la mayoría de los legisladores en un debate que se extendió por más de nueve horas.

La sesión de hoy fue seguida desde los palcos del recinto y en las inmediaciones del Palacio Legislativo por militantes del proyecto agrupados en ONGs como `Dar Vida`, `FALGBT`, `Megafón`, `Concebir`, `Sumateadarvida.org`, entre otras.

En la apertura de la consideración del tema, la presidenta de la comisión de Salud, María Elena Chieno (Frente para la Victoria), afirmó que el proyecto de fertilización asistida “marca un nuevo camino en las políticas de inclusión que se están llevando adelante en Argentina”.

“Creemos que con esta política de inclusión venimos a dar un paso más porque esta ley no se queda en la patología que genera la infertilidad, sino que incluye a todos los que por otras causas no pueden procrear”, reflexionó.

Desde el radicalismo, la diputada María Luisa Storani consideró que “la aprobación de la ley de fertilización asistida es un avance de nuestra Democracia” y expresó: “Por fin saldamos una deuda pendiente con la sociedad”.

“Hubo lobby de todo tipo, pero finalmente logramos que tenga tratamiento un proyecto cajoneado durante años. Esta ley es el principio del fin de una práctica desigual”, remarcó y admitió que le preocupa “el tiempo que lleve la implementación de la norma, ya que demanda mucha inversión y otras complejidades para llevarla adelante”.

En nombre del interbloque Frente peronista, Gustavo Ferrari, señaló: “Estamos derribando barreras, la más importante era la económica que impedía que muchas familias accedieran a estos tratamientos, que marcaban diferencias entre los que más tenían y los que menos tenían, hoy estamos legislando en acceso a derechos”.

Por su parte, desde Libres del Sur, bloque integrante del Frente Amplio Progresista (FAP), Victoria Donda manifestó que “hoy es un día muy importante por lo que significa un golpe al negocio para pocos que afecta a más del 20 por ciento de la población que no puede acceder a los tratamientos. Una norma que le pone fin al lucro con la esperanza de quienes no pueden llegar a ser padres”.

Desde el bloque del PRO, su presidente Federico Pinedo, explicó que se abstuvieron al momento de la votación debido a “diferencias internas” que dividían a la bancada en torno al posicionamiento frente al proyecto. “Nos abstenemos para no votar en contra”, justificó.

El proyecto que hoy se convirtió en ley incluye entre su ámbito de aplicación los tratamientos realizados con asistencia médica para conseguir un embarazo; y entre los procedimientos quedan comprendidos las técnicas de baja y alta complejidad que incluyan o no la donación de gametos o embriones.

Asimismo, podrán incluirse nuevos procedimientos y técnicas desarrollados mediante avances técnicos-científicos que sean autorizados por el Ministerio de Salud.

Indica además que los procedimientos se podrán realizar en los establecimientos sanitarios habilitados que cumplan con los requisitos determinados.

Entre los cambios al proyecto, el Senado incluyó la posibilidad de que el Ministerio de Salud de la Nación tenga la facultad de capacitar a los profesionales y que se incluya una partida presupuestaria, a nivel nacional, para realizar campañas de promoción sobre la nueva legislación.

Fuente: Telam

0

Ya somos tresLa comunicación entre la mamá y el bebé se mantiene dentro de secretos del vínculo. El papá “lo sabe”, lo siente, lo experiencia, y en una actitud de comprensión, acepta mantenerse fuera, involucrándose sólo cuando la díada lo reclama.

Pero la mujer, sumergida en el océano narcisista de entrega total hacia su hijo, no olvida, sin embargo, la presencia de su esposo.

La esposa encuentra el apoyo incondicional de su marido, que le tiende una mano en los momentos más críticos, enviando mensajes de “aquí estoy cuando me necesites”.

Gracias a esto se siente acompañada, comprendida, sostenida, y retoma la calma y energía necesarias para continuar, porque sabe que no está sola. Así, el bebé descubre paulatinamente otro alguien (otro olor, otra piel, otras maneras), cuya voz no le resulta tan desconocida.

Es una voz que le trae recuerdos. Y es alguien que calma, que alivia las necesidades y que habla con palabras que acarician. Sin poder comprender aún cognitivamente acerca de “quién es papá”, vive la experiencia de que se trata de un ser que puede comprenderlo, muchas veces, como mamá lo hace.

Sin embargo el tiempo transcurre, y este chiquito que día a día crece debe aprender a vivir en un mundo social, en un universo de códigos comunes, de vivencias compartidas, de personas con quienes relacionarse.

Debe abrirse al afuera para explorarlo todo, recorriéndolo, sintiéndolo, adaptándose a la realidad e integrando aquello que le resulta beneficioso, para hacerse autónomo y constituirse en uno más en el mundo de “los otros”.

La mamá, por su parte, debe retomar sus actividades, volver a cumplir con otras tareas que no sean “bebé”.

Saludable para uno y para otro reiniciarán el camino de la vida como dos seres discriminados, independientes el uno del otro.

Muy cuidadosamente el papá comienza a abrirse un espacio para poder “entrar” y ocupar así un rol más activo.

0

Voy a ser papáLa llegada de un hijo al seno familiar, está rodeada siempre de una gran expectativa.

A veces porque no fue buscado y es en principio rechazado.

Otros porque fue concebido especialmente en un momento propicio para la pareja.

Y otros, porque aunque no fue buscado, finalmente es aceptado y esperado con amor y también con ansiedad.

De todas maneras y sobre todo si los papás son primerizos, su vida cambia, como cambia también la familia si es un hijo más.

Siempre habrá que hacer un lugarcito en el hogar para esperar y recibir a este nuevo ser.

Siempre se habla de la mamá, pero ¿y el papá qué…?

Cabe destacar la importancia que tiene la participación del papá en los primeros 12 meses de vida del niño.

En este tiempo, el vínculo que se establece entre el bebé y la mamá es muy fuerte y necesario, sin embargo el papá podrá ayudar bañándolo, cantándole, hablándole, alimentándolo o cambiándole los pañales, separándolo lentamente con su presencia esta díada que forma el bebé con la mamá.

El papá representa desde su rol a la sociedad, a la ley moral, al afuera en la constitución de la personalidad infantil.

Así tendrá presencia interna en su hijito, fortaleciéndolo al vínculo afectivo que irá creciendo día a día.

Junto a la mamá le brindarán contención y seguridad tan necesarias para el desarrollo emocional, social y afectivo de la personalidad de su hijito.

0

El hombre y la paternidadEs importante poder encarar la situación psicológica y las concomitancias sociales que vive el hombre frente al embarazo y parto de su pareja y frente a su paternidad.

Es evidente que el padre padece de una serie de ansiedades, que todos parecemos conocer, manejar, interpretar, pero que curiosamente han sido poco estudiadas.

Ser padre también pasa a ser, poco a poco, padre en la sociedad actual. De la misma manera que la mujer, se ve exigido a asumir su función valiéndose de los modelos paternos.

En distintas sociedades y diferentes capas de una misma, existen profundas diferencias en cuanto a la relación entre padres e hijos y la actitud hacia la crianza. En nuestra sociedad, nos encontramos con una manera problematizada de vivir la maternidad.

La mujer dedicada a la crianza de los hijos comenzó a asumir tareas fuera del hogar. Sale a trabajar y enfrenta la realidad socio económica, hasta ese momento patrimonio del hombre.

Ahora ambos trabajan y esto lleva al típico conflicto. La mujer no puede desempeñarse con éxito en ambos roles, tampoco puede asumir plenamente su genitalidad frente al hombre y fracasar en alguna de esas áreas.

La paternidad vive el mismo proceso. El hombre fue durante siglos el sostén de la familia, era un signo de virilidad. Y ante el conflicto aparece la necesidad de cambio.

El hombre se acerca mas a los hijos, pasea y dialoga con ellos, teme menos al contacto con el bebe y ya no será el ansioso padre que espera afuera de la sala de partos, sino el hombre dulce que ayuda a pujar a su mujer dentro y recibirá a su hijo.

Las ansiedades y temores del hombre se refieren por lo general a la integridad del hijo y su estado dentro del vientre de su mujer, al estado físico o salud de su esposa, a cual será su rol frente al parto, duda acerca de la capacidad del medico, siente ansiedad frente a como será su desempeño como padre y esposo y se preocupa frente a la situación económica futura.

El hombre vive pendiente y dependiente del estado de su mujer y del niño, retiene sus fantasías y temores y llega generalmente al parto con un monto tan grande de ansiedad que es muy lógico y humano que se desmaye cuando lo llaman a participar del nacimiento de su hijo.

Es indudable que existe un tabú a adentrarnos en los miedos del hombre y a estimularlo a expresarlos, calmándolos o interpretándolos.

Sus ansiedades suelen partir desde el “que hago si el parto se desencadena y no encuentro al médico” como así también “que hago si el pato se presenta en casa”.

El miedo y las dudas sobre la capacidad del profesional que atenderá a su mujer, secretamente encierran el “que harán con los genitales de mi mujer”, en la actualidad las parejas dudan, temen y exigen una buena atención.

En nuestra sociedad se trata de un matriarcado con respecto al proceso de gestación, parto y puerperio. Solo puede reconocerse la importancia del rol del padre si le llamamos sostén psicológico de la mujer.

Pero es indudable que los roles padre y madre han sufrido una intensa modificación en los últimos años, y afortunadamente para el ser humano que llega al mundo, puede esperar que no dentro de mucho tiempo dos personas lo esperaran con las mismas posibilidades de acunarle, cobijarlo con amor, cuidarlo protegerlo y alimentarlo.

En los últimos tiempos empieza a hablarse ya de la complementariedad de roles de los padres del recién nacido. Ya no es tan raro el aceptar que un padre bañe o cambie al bebé, prepare la mamadera o lo saque de paseo. Las madres lo viven con complacencia , con alivio, y con mayor amor indudablemente.

0

La sexualidad en los tres trimestresEl primer trimestre

Las náuseas y los vómitos durante este tiempo hacen difícil el encuentro sexual. Algunas mujeres sólo experimentan náuseas al levantarse, pero otras se sienten mal durante todo el día. Las náuseas se producen por el alto nivel de estrógenos circulante, lo que ocasiona irritación en el estómago por los ácidos acumulados.

A la mañana temprano es peor por los ácidos gástricos y por el bajo nivel de azúcar en sangre, después de tantas horas sin comer. Son pocas las mujeres que realmente vomitan y es recomendable comer poco y seguido y poca cantidad.

Muchas mujeres sienten preocupación por el efecto que puedan tener estos síntomas en el bebé y en general están muy pendientes de no perder el control de sus cuerpos como para estar disponibles para el encuentro sexual.

Llega un día en que la mujer se despierta una mañana sintiéndose diferente y comprueba con sorpresa que llega al fin del día sin tener un solo síntoma.

Otro de los factores que pueden inhibir el encuentro sexual en este tiempo, es la sensibilidad y el aumento, a veces exagerado, de los pechos.

Muchas mujeres se sienten incómodas con este cambio abrupto en su esquema corporal. Y si además el solo roce de la ropa en los senos les produce dolor, es difícil pensar que sientan a sus pechos como objetos eróticos o que se dispongan a disfrutar de ellos en el juego sexual.

Por otro lado, para aquellas mujeres con pechos pequeños, el aumento de los mismos puede hacerlas sentirse orgullosas de su nueva figura y puede resultar además muy atractivo para sus compañeros.

Es conveniente que cualquier estimulación sea hecha con delicadeza, aún cuando muchas mujeres puedan haber disfrutado de un contacto más rústico y enérgico antes de quedar embarazadas.

El miedo a perder el bebé puede tener un marcado efecto en la expresión física de los sentimientos sexuales y aún en la capacidad para excitarse sexualmente.

Si una mujer ha perdido un bebé o ha tenido pérdidas, estos temores pueden acentuarse aún más, y puede sentir que el sexo es una amenaza directa para el bebé. El stress y la tensión harán muy difícil el contacto, y puede suceder que una pareja evite mimarse y acariciarse por miedo a excitarse sexualmente.

Esto es realmente una pena, ya que ambos necesitan relajarse y tal vez la ansiedad acerca de la posible pérdida pueda realmente aumentar la posibilidad de que esto ocurra. Poco se sabe de los efectos del stress en este tiempo del embarazo, pero es razonable pensar que los cambios fisiológicos que se conocen que ocurren bajo un agudo estado de stress, cambios en la bioquímica de la sangre, por ejemplo, y del modo en que ésta fluye a través de los vasos sanguíneos en el útero, puedan afectar el desarrollo del embrión.

No hay ninguna certeza de que hacer el amor pueda ocasionar la pérdida del bebé.

El cansancio extremo que algunas mujeres sienten en las primeras semanas de embarazo se debe a los enormes ajustes que el cuerpo debe hacer en este tiempo, cambios que no son visibles, pero que son de gran importancia.

El bebé estará formado completamente en miniatura para los tres meses de gestación, y para ese tiempo también, cada célula del cuerpo de la madre estará directa o indirectamente comprometida en la aventura de la gestación. Es posible que la mujer llegue a la noche sintiéndose tan exhausta que lo único que desee sea acostarse a dormir. Sexo es lo último que ella desea.

Algunas mujeres disfrutan del sexo enseguida que saben que están embarazadas, ya que pueden entregarse más libremente al no tener que ocuparse ni de cuidarse y de intentar embarazarse.

El segundo trimestre

Tal vez sea conveniente probar distintas posiciones. Si la mujer se pone en “cuatro patas” esto ayudará a descomprimir la zona lumbar y hará que todo el peso del bebé esté suspendido sobre el abdomen. También recostada sobre un costado ella puede regular la profundidad de la penetración y aliviar la zona lumbar.

El tercer trimestre

Alrededor del séptimo mes, los trastornos digestivos como la acidez harán difícil permanecer mucho tiempo recostada sobre la espalda, por lo que tal vez prefiera hacer el amor sentada, usando un almohadón o el respaldo de un sillón para apoyarse.

Las fantasías de una mujer acerca de su imagen corporal afectan sutilmente sus sentimientos sexuales. El cuerpo pasa por tan vastos cambios que algunas mujeres tienen una visión muy distorsionada de los mismos.

Pueden sentir que están más gordas de lo que realmente están, y pueden sentir que sus compañeros las encuentran feas y deformes, aunque muchos hombres encuentran estos cambios excitantes y bellos.

También la mirada del médico (algunos son muy estrictos respecto del control de peso), afecta sus sentimientos sexuales y puede poner un freno invisible al placer en el sexo durante el embarazo. Esto es particularmente así en aquellos casos donde el embarazo requiere de cuidados estrictos o de estudios especiales, donde la relación con el compañero queda en segundo lugar a aquella con el obstetra.

Pareciera que médico y paciente formaran una “pareja” y que la salud y la vida del bebé dependiera del éxito de esta relación. El papá puede llegar a sentirse innecesario y hasta un peligro para el feto.

Es importante que la pareja pueda hablar de esto y que la intervención del profesional no interfiera en esta especial relación de un hombre y una mujer que se están convirtiendo en padres.

Su responsabilidad con el hijo continúa mucho más allá del embarazo y el nacimiento y cualquier cosa que los afecte adversamente como pareja puede tener consecuencias a largo plazo para su hijo. Los futuros padres tienen que poder ser capaces de nutrirse mutuamente para poder transformarse en un padre y una madre capaces, a su vez, de nutrir y cuidar del hijo.

Una relación sexual amorosa puede contribuir al bienestar de la pareja ya que no sólo hace que la mujer se sienta deseada, sino que la fatiga y el stress se disuelven temporariamente cada vez que la pareja se acerca sexualmente.

Cuando una mujer está sexualmente excitada la hormona llamada oxitocina es secretada en el torrente sanguíneo. El Dr. Michel Odent la llama “la hormona de la felicidad”. La oxitocina contribuye en forma importante al buen tono del útero.

La sensibilidad uterina a la oxitocina aumenta en las últimas semanas del embarazo y conduce a un espontáneo comienzo de trabajo de parto. Cuando un obstetra induce el trabajo de parto habitualmente utiliza una forma sintética de oxitocina llamada syntocinon. O se puede utilizar, como sucede en Inglaterra y otros países, prostaglandinas en forma de un pesario insertado cerca del cervix.

La más alta concentración natural de prostaglandinas en el cuerpo humano se encuentra en el semen.

Cuando un bebe está por nacer, pero el trabajo de parto aún no se ha desencadenado espontáneamente, un encuentro sexual puede a veces ablandar el cervix e iniciar así las contracciones que inicien el trabajo de parto. La estimulación manual u oral de los pezones puede también ayudar a intensificar las contracciones.

Este modo natural de iniciar el trabajo de parto puede resultar amenazante y ser rechazado en estos tiempos en que el embarazo y el parto se han medicalizado, y han dejado de ser parte de una experiencia psico-sexual, donde la mujer pueda tomar contacto con su cuerpo y sus emociones.

Mucha energía está puesta en “no perder el control” y en “portarse bien”, en lugar de darse el permiso de ponerse a tono con sus cuerpos y dejar que la energía del trabajo de parto fluya a través de ellos.

Si una mujer ha podido actuar espontáneamente al dar a luz, ella podrá también darle la bienvenida a su hijo de este modo, abriéndose a ese encuentro, conectándose con aquella sabiduría ancestral que le pertenece, ofreciendo con naturalidad sus pechos y sus brazos.

El sexo, el nacimiento y la maternidad no son en realidad experiencias diferentes ni conflictivas. Son parte de un todo. Lo que aprendemos de cada una profundiza y enriquece nuestra comprensión de otros aspectos de nuestras vidas.

0

Las relaciones sexuales durante el embarazo

Sexo y embarazoEn el tiempo anterior a la concepción, los miembros de las parejas estables, por mutua decisión, ha planificado procrear un hijo, han tenido tiempo suficiente para disfrutar previamente el uno del otro y llegaron al acuerdo de concebir un niño o niña en cualquier momento de su vida en pareja. Se inician en un período de preparación para ese sueño y se entregan con mucho cariño a desarrollar esa empresa conjunta.

Cuando ocurre la fecundación, el óvulo recibe en su interior al espermatozoide y cierra el acceso a todos los demás espermatozoides que se le puedan acercar; es decir, se completa la selección y se inicia la multiplicación celular que dará origen a un nuevo ser humano.

Ya no se necesitan más espermatozoides. es tiempo de la espera, que durará nueve meses, para poder estar a punto, salir del cuerpo materno y tener una vida independiente.

Durante el embarazo, tanto el padre como la madre de esa nueva criatura están en la feliz y excitante espera del producto de su siembra; por lo tanto las relaciones sexuales con fines procreativos ya no son una prioridad.

Para este período, algunas parejas se abstienen de los coitos con eyaculación. Otras parejas cambian la cualidad de sus relaciones sexuales hacia el fortalecimiento de las caricias y las relaciones sexuales tiernas, que llevan a formas de satisfacción más prolongadas, de mutua entrega emocional.

Durante el embarazo, el útero va aumentando de tamaño conforme va creciendo en su interior el bebé y los tejidos abdominales y del periné (vulva) se van adaptando al nuevo volumen y peso uterino. de esta manera las dimensiones y sensaciones de lo genitales femeninos van cambiando.

Cuando se inicia una relación sexual, la excitación provoca lubricación vaginal, la erección del clítoris y de los pezones y la acomodación de los tejidos internos para recibir al pene.

Si se produce un orgasmo en la mujer, embarazada o no, se producen contracciones en la musculatura del periné; por eso al final del embarazo (en las últimas dos semanas), en ciertas mujeres con problemas para mantener el embarazo, se aconseja no tener relaciones sexuales, pues se podría adelantar la labor de parto.

Durante el tiempo de embarazo y luego de post-parto (puerperio), la madre tiene una adaptación emocional y psicológica especial con la finalidad de comunicarse intuitivamente con el bebé que mantiene en sus entrañas, proceso que se manifiesta en su mayor emotividad, sensibilidad, comprensión sin palabras y ternura y una disminución de sus deseos de relaciones sexuales. Si este período es compartido por su pareja, se encuentran en un gran momento de emotividad amorosa.

En una pareja estable, la llegada de un embarazo ocurre en función de las expectativas de uno o de los dos esposos. Por lo tanto uno o ambos quieren continuar con la búsqueda de placer sexual, en la única forma en la cual lo conocen, y su disposición para hacer un cambio en su política de vida no necesariamente coincide con la del otro miembro de la familia.

En otras ocasiones, las relaciones sexuales pueden ser realizadas como una forma de desahogo de las tensiones acumuladas durante las jornadas de trabajo. En su mayoría, las mujeres son las receptoras de dichas emociones negativas; hay un desconocimiento de otras formas saludables de revitalización.

En estas condiciones, la disminución en la frecuencia de las relaciones sexuales, que se producen la mayoría de las parejas que cursan un embarazo, o el cambio en la calidad de los orgasmos son mal entendidos y se exige el mantenimiento de costumbres conocidas.

Además la sociedad presiona también por los comportamientos estereotipados que se reflejan en películas y revistas; aquellos comportamientos son fomentados por materiales pornográficos que llevan a pensar que la sexualidad tiene un solo ritmo (acelerado) durante toda la vida y una sola forma de satisfacción (genital) y que cada día vamos a ser evaluados en nuestro rendimiento de acuerdo a esos criterios.

Si esto cambia, porque la vida tiene múltiples dimensiones y la sexualidad se la puede expresar y disfrutar de muchas maneras, se produce una sensación de fracaso pues no se cumplen ciertas expectativas generalizadas.

Cada miembro de la pareja puede reflexionar sobre sus tiempos, sus deseos y darse nuevas oportunidades de conocer su sexualidad. Expresarla y llegar a acuerdos placenteros para los dos es un acto de conciencia durante el embarazo.

Bibliografía: diario HOY de Ecuador, sección Sexualidad Hoy: Embarazo y parto

0
Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles