El sitio del bebe, el niño y su familia

pesadillas

Sobre las pesadillasLas pesadillas son sueños intensos y atemorizantes, capaces de despertar al niño, y dejarle una sensación profunda de miedo y ansiedad.

Forman parte del proceso de crecimiento y están presentes en el ciclo onírico del ser humano a partir del segundo año de vida.

A diferencia de los terrores nocturnos, suelen aparecer al final de la noche y el pequeño las recuerda al día siguiente.

Las pesadillas acostumbran a ser reflejo de conflictos emocionales.

Su contenido depende de factores diversos, entre otros, del estado físico y emocional del niño, de su nivel de madurez y las vivencias diurnas, especialmente inquietantes.

En los más pequeños, otra causa posible es la angustia de separarse de sus padres.

A medida que crecen, los motivos evolucionan:

  • Cuando un niño tiene pesadillas, hay que recurrir inmediatamente a su lado.
  • Antes de los 24 meses, no puede comprender qué es un sueño. Nuestro papel se limita sólo a consolarlo y calmar su ansiedad.
  • A los 2 años, empezará a necesitar apoyo y contención, además del calor humano.
  • A partir de los 3 años, convendrá hablarle cálidamente y asegurarle que lo que acaba de vivir no es más que un sueño.

Cuando un niño se despierta de un mal sueño, necesita el sostén y la segundad de sus padres, el calor físico.

No es el momento de mostrarse duros e inflexibles.

La recurrencia excesiva de las pesadillas debe alertarnos y motivarnos a descubrir la causa.

Debemos observar el comportamiento diurno del niño y seleccionar sus lecturas, películas, etc.

Al mismo tiempo hay que permitirles expresar sus sentimientos.

Si las pesadillas se prolongan más allá de los seis años o a los dos meses de su aparición no hemos averiguado el motivo, es importante recurrir a la ayuda de un profesional.

Esto es más urgente, si los miedos pasan a formar parte de la vida diaria.

0
Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles