El sitio del bebe, el niño y su familia

3º trimestre de vida

Durante este trimestre, el bebé empieza a gatear, le pueden salir sus primeros dientes y, hacia el fin del noveno mes, algunos dan sus primeros pasos.

Moverse en libertadLa Dra Pikler, elaboró y aplicó un método original de cuidados y educación cuyos objetivos consisten en proporcionar a los niños un marco de vida estable, cuidados personalizados, entorno adaptado a sus necesidades y completa libertad de movimientos.

Libertad asegurada con ropa cómoda, espacio suficiente y ausencia de toda intervención por parte del adulto. De esta manera el desarrollo motor se realiza de manera espontánea, mediante su actividad autónoma, en función de su maduración orgánica y nerviosa.

Utilizó el método de observación directa.

El desarrollo motor de los niños a los que tratan de esta manera es más rico, más variado y de mejor calidad.

Las posturas que el niño realiza voluntariamente por su propia iniciativa en el momento en que sus músculos llegan a la maduración, se encuentran mejor estructuradas porque son los efectos de una coordinación del conjunto de las partes del cuerpo.

Pikler subrayó la importancia y la validez de la actitud no intervencionista del adulto respecto del desarrollo motor. El educador debe manifestar paciencia, dulzura y evitar manipularle, meterle prisa e intervenir intempestivamente en la aparición y en el desarrollo de sus funciones…

La ayuda que el adulto aporta al desarrollo del niño debe ser indirecta ha de consistir en la organización de un entorno adecuado a las necesidades de desarrollo de cada edad.

Secuencia de desarrollo de los movimientos por propia iniciativa:

Moverse en libertad

Basado en: Moverse en Libertad

0

Basado en un documento de la Academia Americana de Pediatría

Medidas de seguridad 2Frecuentemente, los accidentes ocurren porque los adultos no tienen conciencia acerca de lo que los niños pueden llegar a hacer.

Su niño pronto aprenderá a sentarse, gatear y caminar. Podrá caminar con sostén antes de lo que usted imagina, y entonces treparse y alcanzar objetos valiosos o peligrosos aparentemente fuera de su alcance.
Caídas

Dado que vuestro hijo adquiere progresivamente nuevas habilidades motoras, se va a caer frecuentemente. Utilice puertas para proteger las escaleras. Ponga protección en las todas las ventanas.

Elimine todos los muebles con bordes filosos y todos los objetos que su niño puede alcanzar y herirse con ellos o romper del lugar donde el juega.

NO UTILICE ANDADORES. Su niño lo puede volcar, caerse de el, caerse por las escaleras, y ciertos andadores se colapsan con el niño adentro.

Con él, quizá podrá llegar a lugares donde se tire encime líquidos calientes u objetos pesados. Amen de que el andador no le agrega a su niño ningún aprendizaje. Si el niño tiene una caída seria, llame al médico.

Quemaduras

Entre los 6 y los 12 meses su niño puede agarrar cualquier cosa. NUNCA deje tazas de café u otro líquido caliente sobre la mesa o cerca del borde de un lugar donde el niño pueda tener acceso.

Y NUNCA lleve líquidos calientes en una mano mientras lo alza con la otra. Y NUNCA lo deje gatear en la cocina mientras usted cocina o el horno esté caliente, cerca de tostadoras, máquinas de café u otro electrodoméstico en uso, ya que se quemará con facilidad. Póngalo en un lugar seguro: corralito, silla alta con seguro o cuna.

Si su hijo se quemara, póngale agua fría en la quemadura inmediatamente, cubra la quemadura con tela limpia y llame a su médico inmediatamente. No le ponga aceite ni intente remedios caseros.

Para protegerlo de quemaduras con el agua caliente de la bañadera u otras canillas, reduzca la temperatura de su termo-tanque o calefón (si son regulables) a alrededor de 40 grados. Controle las rutinas contra incendio de su casa.

Asfixia por inmersión

A esta edad a su hijo le encanta jugar en el agua. Evacue toda el agua de su bañadera, piletas, u otros contenedores de agua inmediatamente después de usados. Mantenga la puerta de los baños cerradas.

NUNCA deje a su hijo cerca de una bañadera con agua, pileta de lavar la ropa, pileta de natación u otro contenedor, aún por un instante. Un niño pequeño se puede ahogar en una cantidad mínima de agua.

Han ocurrido accidentes fatales con las nuevas sillas o sostenedores para bañaderas, por lo que no se recomienda su uso. Las clases de la denominada “matronatación” no le dan ninguna seguridad a esta edad.

Si usted tiene una pileta de natación, ahora es el momento de instalar defensas por los cuatro costados: muchos accidentes ocurren porque la pileta está sin defensas por el lado de la casa. Instalen la defensa ANTES de que el niño gatee o camine.

Intoxicaciones y sofocaciones

Su niño explora el mundo utilizando llevando a su boca toda clase de objetos, grandes y pequeños. No deje objetos pequeños al alcance de su niño. No le den de comer alimentos en pedazos no triturados o desmenuzados

Corte en los alimentos en rodajas finas (queso, manzana) para prevenir su aspiración.

Los niños ponen de todo en su boca, aún si tiene feo sabor. Cualquier cosa puede ser motivo de una intoxicación : cara, solventes, medicamentos, aguarrás, pintura, objetos de plomo, alcohol de quemar, bebidas alcohólicas, soda cáustica, veneno de ratas o cucarachas, etc. Ponga todo esto en armarios o anaqueles muy altos y lejos del alcance de los niños. Recuerde que el niño no entiende la palabra “no”.

Si su niño tiene ingiere algo venenoso o tóxico llame a su médico o al Centro de Intoxicaciones mas cercano.

Y recuerden la seguridad en el automóvil…

Los accidentes de automóvil son aún un gran peligro, y la mayoría de las heridas o muertes de niños puede ser prevenida si usan SIEMPRE el asiento de seguridad.

El niño debe viajar siempre en el asiento trasero, con la silla de seguridad puesta mirando hacia atrás, hasta que pese alrededor de 10-12kg.

No ponga nunca un niño en el asiento delantero en un automóvil equipado con “airbag”.

Esta información no debe utilizarse como sustituto a la atención médica ni al consejo de su pediatra. Pueden haber variaciones individuales que su pediatra podrá recomendar en base a circunstancias individuales.

Basado en un documento de la Academia Americana de Pediatría. Adaptado por Dr. Osvaldo Stoliar & Asociados.

0

El desteteDurante los seis primeros meses, nuestro hijo se ha alimentado solo de leche materna, un alimento completo e ideal para su crecimiento. Ahora llegó el momento de utilizar la boca, los dientes, el paladar y el intestino de una forma más activa.

Hasta que nuestro hijo cumple los seis meses, la leche de mamá es su mejor alimento y no necesita nada más. El pequeño, que absorbe casi por completo el hierro contenido en la leche, está más protegido del riesgo de padecer una anemia.

Sin embargo, la falta de hierro se puede producir durante el destete, especialmente durante el primer año. Esto sucede si la dieta no es rica en alimentos que lo contengan y no es fácil de absorber, como el de la leche materna.

El organismo del niño de pocos meses aún es inmaduro. Una rápida introducción de alimentos sólidos le causaría problemas de digestión, así como también posibles alergias, vómitos y diarreas.

Hay que introducirlos poco a poco

Durante la etapa del destete, el bebé puede presentar algunas manifestaciones de intolerancia a determinados alimentos. Este hecho se puede deber a una tendencia hereditaria a las alergias o bien a que su aparato digestivo aún no ha madurado por completo.

En este último caso, puede suceder que un alimento que a los siete meses causa algunos problemas, a los nueve meses sea plenamente tolerado por el niño. Por esta razón, es necesario introducir los alimentos con mucho cuidado. Esto significa que durante tres días solo debemos darle una cucharadita de un mismo alimento (nunca más de un alimento al mismo tiempo).

Si después de un período de observación de 72 horas no se han producido reacciones, podremos aumentar la dosis hasta llegar a la cantidad necesaria. Entre los alimentos que producen alergias más fácilmente figuran los huevos y los cítricos (naranja, limón, frutillas, etc.).

Estos alimentos deben ser los últimos que introduzcamos en la dieta del niño. Lo cual debemos hacer en la segunda fase del destete. Aquí, proponemos un esquema cronológico para la introducción de la alimentación complementaria, que no debe ser considerado como el único o el mejor. La leche materna debe de estar presente en cada comida.

¿Cómo utiliza la cuchara?

  • Para darle las primeras papillas, debemos escoger una cucharita pequeña. De este modo, el pequeño podrá “chupar” la comida.
  • Debemos intentar no llenar la cucharita por completo, ya que con pequeñas cantidades de comida es más difícil que se produzcan regurgitaciones.
  • No debemos cometer el error de forzar a comer si se niega rotundamente a hacerlo. Ya se decidirá.

Fruta (después del 6º mes)

Pasando el sexto mes, la fruta puede ser el primer alimento que el bebé pruebe. Se la ofreceremos entre las tomas de leche o inmediatamente después de las mismas.

La manzana tiene la función de abrir el camino a la fruta durante este delicado período, aunque también podemos comenzar por la pera o por la banana.

Como casi todas las frutas, la manzana está compuesta por agua, fibras, vitaminas y por sales minerales. Además, se digiere con facilidad.

¿Cómo “cocinar” la manzana?

La manzana se puede preparar de mil maneras. Si al principio del destete creemos mejor dársela rallada, deberemos recordar que, después de dos horas la manzana así preparada pierde el 26% de su contenido en vitamina C. En ese caso será mejor dársela de inmediato.

Verduras y sopas

Después de los primeros “experimentos” con la fruta, empezaremos a introducir verduras en forma de purés o papillas. Llegados a este punto, debemos tener en cuenta lo siguiente: la base de las papillas y de las sopas son los caldos, que pueden ser de carne, de pescado y de verduras. Al principio, el caldo de verduras puede ser el más apropiado, por su delicado sabor.

La fibra es un componente presente en casi todas las verduras. Por esta razón, este tipo de alimentos desempeña un papel muy importante en el buen funcionamiento del intestino.

Comenzaremos con una o dos variedades (calabaza o zanahoria) y cada tres días añadiremos otro tipo de verdura (espinacas, acelgas, papas). No es necesario agregar sal ya que el bebé aún no tiene el gusto por este condimento.

En cuanto a los caldos de carne y de pescado, podemos agregarles pasta para sopa (de preferencia en tamaño pequeño) o cereal de arroz o avena. Primero le daremos una o dos cucharaditas. Después, iremos aumentando la dosis hasta llegar a la cantidad capaz de satisfacer su apetito.

¿Cómo debemos cocer las verduras?

Primero hay que lavarlas y enjuagarlas. Para mantener intactas las sales minerales y las vitaminas de las verduras, lo mejor es cocerlas al vapor. De lo contrario, sus propiedades se perderán en el agua hirviendo. Sin embargo si utilizamos el caldo de verduras para preparar la papilla o las sopas de nuestro hijo y hervimos las verduras en el agua, recuperaremos las vitaminas más sensibles al calor (vitamina C, B1, B2).

Después de cocerlas, licuamos las verduras que incorporaremos al caldo caliente. Luego, vaciamos todo en un recipiente de cristal térmico que, para que se conserve en perfecto estado, dejaremos cerrado en la heladera como máximo durante 24 horas.

Carne y pescado (7º y 8º mes)

Al iniciar el octavo mes, incorporaremos en la dieta la carne y el pescado. Tanto uno como otro contienen proteínas indispensables. Estos alimentos también son ricos en hierro fácil de absorber. Podemos dárselos solos o mezclados con sopas.

Podemos darle carne de pollo, de pavo, de vaca, de ternera, de conejo y de cordero, o bien filete de pescado sin espinas de temporada. Nuestro hijo ya puede comer estos alimentos perfectamente.

¿Cómo debemos cocinarlos?

También los debemos cocer al vapor. Es mejor si utilizamos una olla de presión. De esta manera, la pérdida de sus nutrientes se reduce al mínimo. Cuando estén cocidos, los moleremos y los añadiremos a la sopa del pequeño. De este modo, Será más fácil que el bebé los acepte y que el nuevo sabor no sea tan chocante. Otra opción son las albóndigas.

Huevo (al final del 8º – 9º mes)

Hacia el fin del octavo mes, podemos empezar a darle una cucharadita de yema de huevo pasado por agua. Si no se producen reacciones durante las 48 horas siguientes, podemos darle una cucharadita en días alternos hasta pasar a una yema.

Esto sucederá así siempre que el pequeño acepte con agrado esta novedad. Hasta que el niño tiene aproximadamente un año solo se da la yema. Para darle el huevo entero es mucho mejor esperar a que cumpla su primer año.

La parte blanca de la clara puede producir alergias más fácilmente. El huevo es un alimento óptimo en el que abundan las proteínas, las vitaminas y las sales minerales (calcio y hierro). Es un gran sustituto de la carne.

Rico y digerible

El huevo permanece más o menos tiempo en el estomago, según la forma en que se cocine. Esto no significa que se digiera con más o menos dificultad. Cuando el destete haya terminado nuestro hijo comerá de todo. Pero debemos recordar que la variedad de los alimentos es más importante que la cantidad.

0

Los primeros dientesLos dientes se deben cuidar desde la niñez. Su cuidado y su salud dependen primero de la mamá y luego, del dentista. Durante los meses de embarazo se crean las estructuras necesarias tanto para la futura dentadura de leche como para la definitiva.

Es muy importante para la mamá seguir una alimentación que le proporcione un adecuado aporte de vitaminas y sales minerales, sobre todo de calcio.

Del mismo modo, es indispensable que, debidamente asesorada por el ginecólogo, consuma flúor. Esta sustancia impide el desarrollo de las bacterias, al mismo tiempo que aumenta la resistencia de los tejidos duros.

Dientes de leche

Los dientes de leche son 20. Su aparición se inicia entre los 6 y los 8 meses, después del nacimiento, y su fonación se completa, cerca de los dos años y medio de edad, con la llegada del segundo grupo de molares.

Dientes definitivos

Entre los 6 y 7 años aparecen, completamente nuevos, los primeros molares superiores e inferiores (4) y, alrededor de los 7 años, los incisivos de leche centrales son sustituidos por cuatro definitivos.

Un par de años más tarde, les llega el turno a los dientes incisivos laterales. Entre los 9 y los 14 años, son sustituidos los caninos (4) y el primer grupo de molares de leche que, en la dentadura definitiva, cambian su nombre por el de primeros premolares (4).

A lo largo de los 14 años de edad, el segundo grupo de molares de leche deja paso a los segundos premolares definitivos (4). En último lugar, salen los segundos molares, también definitivos (4). Cuando llega este momento, los dientes suman un total de 28, sin contar las muelas de juicio (4), que entre los 18 y los 25 años completan la dentadura definitiva (32 piezas).

Así se forman desde el vientre

Aquí aparecen las fases de desarrollo de un diente, desde su formación en el embrión, alrededor del día 40 después de que se produce la concepción. Los futuros dientes de leche del bebé se completan cerca del quinto mes de vida intrauterina.

Asimismo, mientras a nuestro hijo le salen los primeros dientes de leche, ya se están formando los esbozos de los dientes permanentes que se completarán, mucho más tarde, alrededor de los 5 o 6 años.

0

El noveno mesQuiere “correr” por la casa, quiere tocar todo. En estos momentos, es indispensable procurarle un ambiente seguro e higiénico. Nunca debemos dejar a su alcance tijeras, cuchillos ni detergentes. Debemos desenchufar los artículos electrodomésticos (como el tostador), después de usarlos.

Hay que girar hacia adentro todas las asas de las ollas o los mangos de las sartenes cuando cocinamos. Mientras planchamos, debemos prestar mucha atención al cable de la plancha. Le explicaremos el significado de la palabra “quema”, manteniendo su mano a cierta distancia de la hornalla para que pueda sentir su calor.

Repetiremos el gesto con nuestra propia mano diciendo “quema” con un tono más alto a medida que nos acercamos al calor. Luego, apartaremos la mano dando muestras de dolor. El niño comprenderá.

Coordina los movimientos

El primer movimiento coordinado que el niño realiza consiste en sostener un objeto con la mano, mientras que con la otra lo golpea. Hasta este momento, siempre había empleado ambas manos para realizar esta misma acción.

Sus juguetes ahora tienen ruedas o partes giratorias, aunque también puede ser útil un tambor con sus palitos o simplemente una caja con una cuchara de madera.

Es curioso y simpático

¡Cada día es más simpático! Los niños que tienen hermanos aprenden mucho de ellos, pero asimilan menos. Estos pequeños aprenden por imitación, no por sus propios descubrimientos.

Como los adultos, también sus hermanos intentan explicarles el empleo “correcto” de un juguete, privando al pequeño del placer del análisis o del descubrimiento personal. En compensación, la compañía de los hermanos tiende a sustituir, en parte, la necesidad de la mamá.

Nuestro hijo toca todo. Por eso, debemos prestar atención a todos los objetos que tenemos en casa que puedan ser peligrosos. Es mejor tener durante algún tiempo una casa semivacía, pero segura.

0

El octavo mesAlrededor de los ocho meses, pueden cambiar los horarios del sueño y las costumbres en las comidas. Muchos bebés se niegan a que sigamos dándoles la comida. Quieren comer solos con las manos.

Pero, cuando empiezan a salirles los dientes, suelen perder por completo el interés por la comida, tardando horas en comer. No existen consejos especiales para salir al paso de esta situación. Lo único que podemos hacer es mantener la tranquilidad.

No debemos obligarlo a comer. Puede que algunos niños aún duerman dos siestas durante el día hasta los catorce o quince meses, pero lo más normal es que a esta edad casi todos los pequeños solo hagan una pequeña siesta diaria.

Un poco de firmeza

Ya tiene edad de comprender un poco de firmeza. Puede que se haga el caprichoso antes de acostarse, pero no debemos permitirle que se canse demasiado. Un gran cansancio puede producir insomnio.

Nuestro hijo depende por completo de nosotras. Por eso, a partir de este momento, es aconsejable marcarle unos horarios que debemos mantener durante bastante tiempo. Aunque sus berrinches hagan pensar lo contrario, nuestra firmeza y nuestras tentativas para calmar su excitación le darán seguridad y harás que se sienta feliz.

Se prepara para hablar

El niño puede señalarnos lo que desea o seguir con la mirada lo que le indicamos. También es capaz de distinguir un objeto interesante entre otros, por lo que resultará oportuno esconder los objetos que no podamos darle.

Repite con frecuencia silabas que ha oído. Muchas de sus palabras, que para nosotros no tienen ningún significado, representan lo que nos ha oído pronunciar, solo que aún no puede hacerlo de forma correcta.

0

El séptimo mesEl desarrollo del bebé de los siete a los nueve meses

Durante este trimestre, el bebé empieza a gatear, le pueden salir sus primeros dientes y, hacia el fin del noveno mes, algunos dan sus primeros pasos.

Del séptimo mes en adelante, el bebé pone en práctica todo lo que ha aprendido durante los meses anteriores. No sólo demuestra un progreso en sus movimientos, sino también a nivel intelectual.

También son importantes los avances alcanzados en el desarrollo de su pensamiento y de su lenguaje. El pequeño toma parte con mucho entusiasmo en los juegos colectivos y participa seriamente en la vida familiar.

Durante esta época, se inicia el tan largo e importante periodo de la curiosidad: el pequeño asimila todo lo que ha examinado, repitiéndolo luego con los mismos gestos. Es tremendamente emprendedor, y carece por completo de sentido del riesgo.

Toca y abre todo, golpea lo que tiene al alcance de la mano, lo mastica, lanza cualquier objeto. Si le imponemos límites, se ofende. Su enojo lo expresa mediante gritos o llantos. Alrededor del noveno mes de vida, la curiosidad de nuestro hijo se acrecienta. Si somos maniáticos del orden, sería mejor que nos resignemos.

Lo contrario supondría sostener una lucha con él que está perdida de antemano. Durante este tercer trimestre, el bebé no está solamente ocupado en crecer; también esta comprometido en una de las experiencias más importantes de este periodo: el conocimiento de los sabores de los alimentos que le ira proponiendo el destete gradual.

Poco a poco, además del pecho llegará la cucharita. Durante estos tres meses, el pequeño comienza a gatear. También le salen los primeros dientes. Y finalizado este trimestre, ocurrirá algo sorprendente: intentará dar sus primeros pasos.

¿Y su salud? ¿Qué trastornos caracterizan estos intensos meses, tan ricos en experiencias? Estos pequeños trastornos, que analizaremos, a menudo proporcionan grandes sustos a los nuevos papás.

Durante este trimestre, se completa el destete y algunos bebés logran ponerse de pie si les ofrecemos un apoyo. La casa se convierte en un campo de batalla. Todo lo que esté al alcance de la mano del bebé está en peligro.

Es el momento de las grandes curiosidades, en su mayoría relacionadas con el miedo. El bebé desea descubrir otras habitaciones de la casa, pero teme alejarse de nuestro lado. Podemos ayudarlo haciendo que note nuestra presencia. También es el periodo de los primeros dientes y, además del querido sabor de la leche, empezará a probar nuevos alimentos.

El séptimo mes

Muchos niños de siete meses ya gatean y exploran a su alrededor. Nuestro hijo logra levantarse si se apoya en algo y comenzará a tambalearse hacia adelante y hacia atrás. Después de un tiempo también logrará dar su primer paso. Sin embargo, debemos tener en cuenta que no todos los niños aprenden igual.

Puede darse el caso que el niño de su primer paso hacia un costado o hacia atrás, aunque no tardará en corregir su dirección. Otros prefieren permanecer sentados o arrastrar la cola por el suelo para después pasar directamente de esta fase a la posición erguida. Es una etapa en que no están quietos ni un momento.

Su juguete preferido

Sus juguetes preferidos son todos los que se mueven, aunque sigue adorando a su querido peluche y a su querida mamá. Su mamá ha sido su primer juguete y sigue siendo la protagonista de todos sus juegos.

Tocar, una gran pasión

El bebé empieza a agarrar las cosas de maneras más sofisticadas. No emplea solo la mano, sino también los dedos. Las manos comienzan a serle tremendamente útiles. Utiliza ambas indistintamente. Si nuestro hijo es zurdo, debemos tranquilizarnos. Es algo normal. La clave es dejar que sea él quien elija aquello que más le gusta sin forzarlo.

0
Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles