El sitio del bebe, el niño y su familia

Todo sobre el bebé

Si bien al principio puede parecer frustrante, para llevar una maternidad tranquila es muy importante llegar a conocer a nuestro bebé y la forma en que él se expresa.

El tercer mesSe va desarrollando su personalidad gracias a su ambiente familiar y características hereditarias de su temperamento. Puede mantener su cabecita erguida por mayor tiempo. Logra levantar sus hombritos al estar boca abajo gracias a que ha desarrollado más su tono muscular. Antes del cuarto mes ya podrá girar su cabeza para seguir determinados objetos o mirar a su alrededor.

Para esta etapa ya puede también mover sus brazos a voluntad y estirarlos hacia adelante y tomar objetos. Coordina más la succión y la vista, probando con la boca todo aquello que se les cruce por el camino.

Es por ello que los juguetes deben ser para la edad indicada, ya que de otra manera se podrían desprender pequeñas piezas y tragárselas. Sus movimientos poco a poco van siendo más suaves y precisos.

Al dormir, en su cuna

Al momento de dormir, procura que su cuna sea segura y en un lugar que posea buena ventilación. Si para el tercer mes todavía duerme en el cuarto de papá y mamá, ya puedes cambiarlo a su dormitorio.

Él se acostumbrará así a que siempre los tendrá cerca cuando los necesite y que puede dormir sin necesidad de su compañía.

Necesita más estímulos

Para el tercer mes, el bebé necesita mucho más de la compañía de las personas, ya que se estimulará y aprenderá nuevas formas de comunicarse con su entorno, agregando al llanto, la muecas y el movimiento de los ojos, también su voz.

Ahora es momento de brindarle mayor estímulo sensorial como cantarle, hablarle, hacerle escuchar sonidos, música, objetos para tocar. Pero sobre todo querrá más mimos y caricias. En esta etapa puede distinguir no solo objetos de colores más brillantes, sino las distintas texturas al desarrollar su percepción táctil.

Es así que un muñeco de peluche ya no será igual que otro de goma, uno liso de otro rugoso, etc.

0

El segundo mesDa muestras de placer (antes solo manifestaba malestar). Llega a dormir unas siete horas seguidas, y antes del tercer mes dormirá un poco más.

Los bebés no conocen la diferencia entre el día y la noche, por lo que tienden a dormir más en las horas diurnas que nocturnas. Para solucionarlo, simplemente intenta que no duerma más de cuatro horas seguidas durante el día, despertándolo suavemente. De esta manera podrás cambiarle el ritmo para que por la noche logre un sueño más prolongado.

Sentidos más desarrollados

Si bien sus movimientos no son tan coordinados, sí son más armoniosos. Coordina más sus sentidos como mover la vista al oír un sonido que le llame la atención, o comienza a succionar al ver el pecho de su mamá.

Su mirada se desarrolla al punto de seguir un objeto en forma horizontal y luego vertical, para más adelante no sacarle la vista de encima al moverlo en forma circular. También emite soniditos como respuesta a estímulos auditivos.

Todo pasa por succionar

Su principal consuelo sigue siendo chupar. Puede llevarse la mano a la boca, lo cual hace por instinto y debes dejarlo así ya que en esta etapa es normal y a diferencia de lo que puedes pensar no le traerá problemas futuros (no así el caso del chupete o el dedo pasados los dos años).

También puedes pasearlo mostrándole diversos ambientes de tu casa, estimulándolo con nuevos lugares. Es importante que el papá disfrute de su hijo y encuentre un momento para estar todos en familia. Esto generará su integración en la relación que hasta ahora era solo madre-hijo (ver también “Sobre la paternidad“).

0

El primer mesEl desarrollo del bebé desde que nace hasta los tres meses

Al principio nuestro rol de madre puede parecer frustrante, pero no te olvides que lo que más necesita el bebé en sus primeros días es tu calor y sobre todo tu amor. En sus primeras semanas comienza a reconocer el ambiente y a comunicarse con quienes lo cuidan.

El primer mes

Al paso de los primeros días nuestro bebé cambia constantemente. Verás que controla más el movimiento de sus ojos y llega a fijar su mirada.

Es normal que tienda al estrabismo, ya que todavía no puede focalizar, pero de a poco llega a seguir con la vista un objeto hasta desaparecer de su campo visual.

También puede llegar a responder a determinadas órdenes, está más activo y demuestra sus estados de ánimo. De a poco nos iremos enterando de su temperamento.

La estimulación

Si bien al principio sus reacciones son todas instintivas y gobernadas por reflejos, podemos empezar a estimularlo delicadamente despertando su sensibilidad.

El momento más oportuno es cuando le das el pecho, ya que todos sus sentidos se encuentran estimulados: vista, gusto, olfato y tacto.

También le gusta que le hablen y le canten cuando se encuentra tranquilo en su cuna, sobre todo le gusta oírla a su mamá. Puedes mostrarle un juguete que se desplace sobre él para que lo siga con la vista o colocarle un móvil con música para que escuche y siga a los muñequitos. De seguro en su primer mes podrás ver su primera sonrisa, un momento que de seguro no olvidarás.

El llanto, su medio de comunicación

La única forma y lenguaje que poseen los bebés para comunicarse con su entorno es mediante el llanto (ver también “¿por que lloran?”).

Hasta que aprendan a hablar, con el expresarán todos sus sentimientos: si tiene hambre, sed, sueño, si está sucio, tiene cólicos o simplemente se sienten abandonados.

Si bien al principio nos llenará de angustia y frustración, esta es su única forma de hacernos saber que hay algo que no está bien, y de a poco lograremos entenderlo.

0

El bebé y sus cuidadosAcaba de nacer nuestro hijo. Lo vemos tan chiquito y frágil que nos terminamos preguntando si podremos hacer frente a todas sus exigencias y demandas para verlo crecer sano y feliz.

Si bien al principio puede parecer frustrante, para llevar una maternidad tranquila es muy importante llegar a conocer a nuestro bebé y la forma en que él se expresa.

Así, nuestra tarea si bien parece poca, al principio creeremos que no tiene fin, en un ciclo que se podría definir en: comer, dormir, estar limpio y sentirse protegido.

Pero a no desesperar, todo es cuestión de organización. Por ejemplo si le das el pecho verás que es más fácil de lo que creías. Tu leche está siempre a la temperatura ideal y esterilizada y las tomas nocturnas puedes dárselas acostada.

Generalmente la primer preocupación de los padres apenas nace su hijo está dada por la alimentación: si se prende bien al pecho, si baja el calostro, si no agarra la teta, etc. Pero con la guía de la puericultora y el apetito de nuestro hijo, no tendrás problemas para alimentarlo correctamente.

Otros problemas frecuentes que encontrarás en los primeros días son los llantos desconsoladores.

Al principio parecerá difícil, pero una vez que comienzas a entender su idioma te darás cuenta si se trata de un retortijón por un gas, un eructo, si está sucio o simplemente tiene hambre.

Siempre que lo necesites consulta a tu pediatra, quien te ayudará a tranquilizarte y encontrar una solución.

Dentro de esta sección queremos mostrarte los grandes cambios que tendrá tu bebé a lo largo de su primer año, lleno de alegrías y descubrimientos tanto para él como para sus padres.

Dividimos la información en cuatro trimestres para guiarte, tanto en los cuidados que debe recibir tu bebé como en su desarrollo, así no te perderás ningún detalle del crecimiento de tu hijo.

Las secciones

  • 1º trimestre de vida: Al principio, nuestro rol de madre puede parecer frustrante pero no te olvides que lo que más necesita el bebé en sus primeros días es tu calor y sobre todo tu amor…
  • 2º trimestre de vida: En este tiempo nuestro hijo adquiere no solo fuerza, sino también mucha habilidad. Es capaz de levantar la cabeza, patalear, girar sobre sí mismo, aferrarse a nuestras manos y hacer ejercicios diferentes. El sexto mes, además, representa el inicio del destete…
  • 3º trimestre de vida: Durante este trimestre, el bebé empieza a gatear, le pueden salir sus primeros dientes y, hacia el fin del noveno mes, algunos dan sus primeros pasos…
  • 4º trimestre de vida: Tu hijo se arrastra gateando por toda la casa con una rapidez asombrosa. Se mete en la boca todo lo que esta al alcance de sus manos. Si es muy grande para poder “comérselo”, lo deja caer…
  • Shantala: Es una técnica de masajes para bebés de origen hindú. Esta costumbre de masajear a los bebés que en la India es transmitida naturalmente de madres a hijas, ha llegado a occidente hace ya varios años…
  • Sobre su personalidad: Durante el primer año de vida, el niño, biológicamente indefenso para satisfacer sus propias necesidades, depende en un todo de su madre. Se crea así una díada madre-hijo, un vínculo que llamaremos simbólico, en tanto que la desaparición de uno de sus elementos implica la muerte del otro. Por supuesto, nos referimos a la madre no como persona real, sino a la función materna, que podrá ser suplida por otra persona que la pueda desempeñar…
  • Vacunación: Es responsabilidad de los padres vacunar a sus hijos. Sin lugar a dudas, cuando un chico está vacunado está protegido de la mejor manera contra numerosas enfermedades peligrosas causadas por diferentes clases de microbios…
0
Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles