El sitio del bebe, el niño y su familia

El niño paso a paso

En esta sección nos ocupamos de todo lo referido al niño y su entorno.

Desde las enfermedades más comunes, hasta conductas o comportamientos que puede desarrollar al interactuar con la sociedad en la que vive. También encontrarás artículos sobre la crianza y la seguridad del niño.

La práctica deportiva en los niñosLa práctica deportiva es recomendable desde edades tempranas, informando a los más pequeños la importancia de tener una vida sana, tener cotidianamente la conciencia de una buena alimentación y poder interesarlos por los valores que propone el entrenamiento, considerándose al mismo no solo como una forma de ejercitar los músculos, sino como una tarea que permite prepararlos ante las distintas adversidades que nos plantea la vida.

Siempre se puede encontrar el momento para practicarlo, ya sea dentro de las actividades extraescolares, en el patio del colegio o los fines de semana.

Además, puede ser un buen momento para compartir tiempo con papá y mamá o con los amigos.

Los padres pueden ayudar a orientarlos, teniendo en cuenta algunas variables: las preferencias del niño, el carácter, la edad, la aptitud física, los horarios, etc. Pero siempre dejando que sea el niño el que finalmente elija el deporte que le guste, porque lo más importante es que los niños se diviertan y disfruten lo que hacen.

0

Beneficios de la práctica deportiva en familiaAfortunadamente, cada vez más son más los padres que deciden compartir con sus hijos un espacio lúdico para el deporte, y en este caso el Karate-Do como arte marcial no podía quedar exento. Y es que participar con nuestros niños estos momentos de ejercicio tiene muchísimos beneficios.

Si bien entendemos que practicar deporte es bueno a cualquier edad, lo es más aún si hablamos de niños pequeños. La práctica de ejercicio ayuda a fortalecer el desarrollo físico y psicológico de los niños. Además aprenden a través de una disciplina marcial como lo es el Karate-Do a adquirir valores, respeto a los demás, tolerancia, y también adquisición de normas, mayor control de la impulsividad, y por ende una mejor integración en la sociedad.

En los últimos años se observa como el sedentarismo se abre cada vez más entre los niños de todas las edades, y esto sumado a una mala alimentación, demuestra que la práctica de una actividad física como el Karate-Do en una opción fundamental para conseguir y mantener una vida saludable.

Beneficios de la práctica en familia

Pero más allá de la importancia de la salud, destinar unas horas a la semana para hacer Karate-Do junto a nuestros hijos trae excelentes beneficios para ambos. La mayor parte de los padres y madres pasan gran parte de la semana inmersos en sus trabajos, por eso estos momentos dedicados únicamente a sus hijos hacen que se fortalezca la unión, creando unos vínculos afectivos más fuertes entre ellos, ya que están compartiendo un tiempo muy valioso de ocio-diversión-juego para el niño, donde disfruta muchísimo con su padre o madre.

No podemos olvidarnos también de que cuando un niño comparte espacios o actividades con sus padres y viceversa se está haciendo algo más que eso, los padres están transmitiendo unos valores de diversión-ocio hacia el deporte, haciendo que para el niño sea un juego y esta es la primera regla para que algo le guste, se lo pasa bien, está jugando, divirtiéndose con su papá o mamá o ambos a los que quiere y adora. Y esa es una condición indispensable, tomarse el entrenamiento como un juego, nunca como una obligación.

La práctica en el Dojo

En el Dojo Torakan tenemos un espacio destinado a la práctica del Karate-Do integrando a padres e hijos los días viernes de 20 a 21hs, en donde a través de juegos dentro de la gimnasia, irán adentrándose poco a poco cada vez más en la práctica de un arte marcial que más allá del ejercicio les inculcará valores de vida a ambos, pero sobre todo les dará un espacio para compartir en familia.

Si desean conocer más sobre los beneficios del Karate-Do, pueden visitar “Karate para niños y adolescentes” y “Karate para adultos y avanzados”. Los esperamos, oss!!

Federico Gerhardt – Dojo Torakan

Beneficios de la práctica deportiva en familia

Dojo Torakan – Clases para padres e hijos

0

Beneficios del Karate-Do para los niñosEl karate mejora la coordinación y enseña a los niños a respetar a los demás.

Aunque para muchos padres el karate es sinónimo de lucha y agresividad, es una actividad muy recomendada para todo tipo de niños, desde el más hiperactivo hasta el más tímido, una forma de conocerse a sí mismo y de desarrollarse positivamente como personas.

El Karate es una de las artes marciales milenarias cuyo objetivo no era otro que la autodefensa. Hoy en día se ha convertido en un deporte organizado con sus correspondiente reglas, aunque no está incluido dentro de las competiciones olímpicas. Este arte marcial se basa en la lucha de uno contra uno, siempre siguiendo las reglas impuestas.

¿Cuando practicarlo?

El karate puede ser practicado por los niños y las niñas a partir de los 4 años, que es cuando su aparato locomotor está terminando de desarrollarse y los niños ya controlan sus movimientos y son conscientes de hasta dónde pueden llegar. Ahora bien, en función de la edad de los pequeños, así serán los tipos de ejercicios y técnicas que se realicen durante las clases:

  • Karate para niños de entre 4 y 6 años: en esta etapa de iniciación a la arte marcial, los niños y niñas, de una forma siempre divertida y amena, aprenderán poco a poco lo que significa el karate y todo lo que implica. Aprenderán a canalizar su energía y su fuerza, a respetar a los demás compañeros y al profesor y a que conocerse mejor a sí mismos. Además desarrollarán sus capacidades, habilidades y potencial dentro del deporte, lo que podrán extrapolar a su vida diaria.
  • Karate para niños de entre 7 y 10 años: a partir de los siete años es verdaderamente cuando el niño o la niña empieza a practicar karate. Los profesores durante las clases enseñan a los pequeños técnicas, movimientos, figuras propias de este arte marcial. En este etapa, a medida que aumenta el aprendizaje, el niño realiza una serie de exámenes que le permiten cambiar el color de su cinturón, esto es, aumentar su nivel de karate.
  • Karate a partir de los 11 años: las clases de karate a partir de esta etapa ya son muy similares a las de los adultos. Empiezan los combates y las competiciones, fortaleciendo el cuerpo y adquiriendo una disciplina muy severa.

Además de lo útil que puede ser como método de defensa personal, el kárate es uno de los deportes más completos física y mentalmente a los que puedes apuntar a tus hijos. Los niños y las niñas se divierten mientras aprenden disciplina, tolerancia y respeto y fomentan su desarrollo óseo y muscular.

Beneficios del Karate para los niños

Al igual que en la práctica de otros deportes, no se debe abusar y dedicar excesivo tiempo al karate, el niño o la niña tiene que hacer otras actividades, jugar, hacer los deberes, estar en familia o, simplemente, descansar y no hacer nada. Por ello, se recomienda que se acuda a clases de karate entre dos y tres veces por semana, con una duración de entre una y dos horas por sesión.

En cuanto a los beneficios de este arte marcial, pueden destacarse, tanto a nivel físico como psíquico, los siguientes:

  • Mejora la coordinación psicomotriz.
  • Desarrolla las destrezas, los reflejos y las reacciones.
  • Descarga energía.
  • Enseña educación, disciplina y respeto a todo el que nos rodea.
  • Favorece el aumento de la concentración.
  • Ayuda al niño a conocerse más y controlarse a sí mismo.
  • Enseña valores fundamentales como la tolerancia y la responsabilidad.
  • Genera la confianza de los niños en sí mismos.
  • Desarrolla la fuerza, el equilibrio, la velocidad y la flexibilidad.

El color de los cinturones de Karate

Al igual que en el judo y el taekwondo, el karate consta de una serie de niveles, denominados danes, que se diferencian a simple vista por el color de los cinturones que llevan los niños.

Originalmente sólo se empleaban el color blanco y negro, utilizando el blanco los alumnos y el negro los profesores, pero ahora son siete los colores empleados. Se empieza por el color blanco para después pasar al amarillo, naranja, verde, azul, marrón y terminar con el negro.

Además, también existen niveles intermedios; por ejemplo, los niños más pequeños pueden pasar del blanco al celeste antes de llegar al amarillo, o los niños pueden estar en la transición entre un color y otro, llevando todo el cinturón del mismo color excepto la punta, que es del color del nivel al que se va a pasar.

Karate-Do para niños - Dojo Torakan - Visita nuestro sitio

Visita el sitio Web del Dojo TORAKAN – Karate-Do para niños

 

 

0

Carta de Papá Noel a todos los niños del MundoQueridos amiguitos:

Estoy muy contento de haber recibido las cartas que todos ustedes me enviaron. Sí, claro que las leí a todas y sé de memoria la lista de los juguetes que me pidieron.

Una lista tan larga como el cuello de una jirafa y tan gorda como la panza de un rinoceronte. Pero quiero hacerles una propuesta y éste es el motivo de mi carta. Este año en lugar de ser yo quien reparta los regalos, he pensado que lo hagan ustedes.

Ya se que estaban esperando un regalo grande, con un hermoso moño y envuelto en papeles multicolores, debajo del arbolito. Pero, este año en vez de regalos comunes vamos a repartir obsequios ¡muy especiales!.

Por ejemplo:

  • Una mano amiga para quien tenga la mirada triste.
  • Nuestra compañía para quien espera en una cama de hospital.
  • Un par de zapatos mágicos para quien no tenga calzado.
  • Una vuelta en calesita, tomados de la mano para que el miedo desaparezca.
  • Una rebanada de pan con dulce para una pancita vacía.
  • Un abrazo fuerte al que llora, para borrar todas sus penas.
  • Alegría y amistad para el que está solo.

Simplemente deseo que levantemos nuestras miradas hacia otros lugares para compartir nuevas experiencias, para ser un poquito más solidarios con aquellos que lo necesitan.

Pintemos juntos el mundo con colores nuevos y brillos de justicia, responsabilidad y sobre todo mucho amor.

Papá Noel

0

Consejos de alimentación para los niñosSi hay algo que anhelan los padres es ver a sus hijos sanos y felices, correteando por ahí sin tener padecimientos de ningún tipo que les impidan divertirse, explorar e inventar el mundo.

Sin embargo, no siempre es suficiente el anhelo, pues las afecciones en los pequeños parece aumentar cada vez más, y las alergias, los problemas respiratorios, estomacales, los dolores de cabeza, etcétera, son motivo de que muchos pequeños no puedan disfrutar como se debiera este periodo de crecimiento.

Hay muchas opiniones respecto a cual es la mejor dieta para que un niño se mantenga sano. En realidad, mantener a un niño sano es muy fácil, de hecho, no se tendría que hacer realmente nada para estar sanos, pues la salud es una condición natural del organismo.

Lo anterior no significa que el niño no deba de toser o estornudar ni por error, pues el organismo de los pequeños, al estar en periodo de crecimiento, está en periodo de formación de sus sistemas, incluyendo el de defensa, y es por lo general normal que tenga ciertas reacciones en este proceso de adaptación, como toser, tener un poco de catarro, incluso la fiebre y hasta el dolor de cabeza son reacciones adaptativas de todo organismo ante diversos factores.

Sin embargo, el problema viene cuando se rompen ciertas leyes naturales, y se cae en abusos y hábitos nocivos para la salud, principalmente cuando se incluyen en la dieta alimentos con muy baja calidad nutricional, provocando desequilibrios y un debilitamiento de las funciones del organismo, dando lugar a lo que se conocen como enfermedades crónicas, el catarro que no se va, la tos que vuelve a cada rato, los dolores de cabeza, el salpullido y, entre muchos otros, el “mal” humor (berrinches constantes, gritos, apatía, ira frecuente, etcétera) el cual, aunque no este catalogado realmente como una enfermedad, sin duda es un síntoma debido al malestar interior del pequeño.

A continuación te damos 5 valiosos consejos para ayudar a que tu niño mantenga su organismo en sus más óptimas condiciones, y hasta se pueda dar el lujo de comer algunas golosinas. Estos consejos son aptos para la mayoría de los pequeños y se pueden adaptar en dietas especiales.

  1. Todas las mañanas debes procurar darle a tu pequeño, como primer alimento, un jugo o fruta cítrica: esto le ayudará a depurar su organismo de toxinas. Es importante que sea el primer alimento pues es cuando la sangre está cargada de los desechos desprendidos durante la noche. Lo ideal es que le des el jugo y no le des ningún otro alimento durante 20 minutos, de manera que el poder depurativo de estas frutas pueda hacer efecto. Si va a la escuela, puedes darle el jugo antes de vestirlo, de manera que para el desayuno ya haya pasado este tiempo.
  2. Evita el azúcar blanca y sus derivados: el azúcar es uno de los “alimentos” más nocivos y uno de los más consumidos por los niños. Los refrescos, los dulces, incluso mucha comida enlatada, como los tomates o frutas en almíbar, contienen gran cantidad de azúcar la cual, además de cariar los dientes y provocar una mala absorción de nutrientes, es una irritante poderosa del sistema nervioso. Es muy importante que evite que tus niños consuman refrescos a la hora de comer, pues el azúcar contenida fermenta los alimentos antes de que estos puedan ser aprovechados en el cuerpo. El azúcar procesada desmineraliza el cuerpo y debilita órganos esenciales, además de causar un sinfín de consecuencias nada favorables en el cuerpo. Cierto es que el azúcar es indispensable para muchas funciones del organismo, pero el azúcar que el cuerpo realmente necesita es la glucosa de las frutas y otros alimentos naturales, no la del azúcar procesada. Es una falta grave que los medios no comuniquen lo nocivo de este alimento y que lo vendan e incluyan de manera exagerada en los alimentos, sobre todo en los cereales de caja que desayunan o cenan diariamente muchos niños, disfrazando el azúcar muchas veces como sacarosa, fructuosa, etcétera. Así que si vas a dar cereal a tus pequeños, prefiere aquellos que no contienen azúcar y agrega alguna fruta o miel. Un paladar se puede acostumbrar a paladear las cosas sin tener que estar azucaradas, el problema es acostumbrar a los niños a que todo debe llevar azúcar, la cual, además de todo, es adictiva, y cada vez los niños querrán y pedirán más.
  3. Un jugo de verduras frescas al día: no importa mucho lo que el niño coma o las costumbres de los padres. Lo que importa es que el pequeño tenga los minerales y vitaminas suficientes, y las verduras contribuyen en gran medida a este balance. Acostumbrar a los niños a los jugos de verduras desde pequeños es una labor que agradecerá el cuerpo de los niños. Lo mejor es darle un vasito de jugo en la tarde, si diariamente se hace el jugo con distintas verduras, el niño no se aburrirá, y poco a poco hasta lo pedirá. Además, se sentirá saciado y no demandará golosinas extras. Te sugerimos poner como base de los jugos a la zanahoria.
  4. Tomar agua: es importante que los niños beban suficiente agua, de manera que el cuerpo siempre esté bien hidratado. Las aguas pueden ser de frutas, endulzadas minimamente con miel o azúcar morena.
  5. Golosinas: las mejores golosinas para los niños son sin duda las frutas, las barritas de semillas (granola), las verduras con sal y limón, el pan con miel, etcétera. Esto parece muy aburrido porque la televisión gana terreno en sus cabeza con la espectacularidad de los productos que anuncian, y les infunde la necesidad de consumir productos de todo tipo, agregando estampitas y demás como incentivos para el consumo. Sin embargo, el padre debe estar bien consciente de esto y negociar con el pequeño, tratando de no comprar aquellas golosinas con demasiados colorantes, endulzantes y aditivos químicos, y procurando siempre ofrecer la alternativa de comer manzanas, duraznos, barritas de cacahuete, almendra, mazapanes, verduras con limón y sal y demás, tenerlas “a la vista” ofrécelas mientras ve la TV, de manera que su paladar se acostumbre a lo fresco y sano.
0

por Lucia Alcazar Lara

Los osos amorosos O sita y Oso se conocieron en el contenedor de basura. Oso estaba un poco deprimido porque el niño al que pertenecía desde hace ocho años lo había tirado a la basura. Tenía sólo un ojo. Estaba un poco sucio y tenía una de las patas rotas.

Osita también estaba muy sucia y le faltaba la nariz y una oreja. Y estaba triste. Decía que nunca más iba a confiar en un niño, que todos eran unos egoístas.

Los dos se enamoraron a pesar de todo y se olvidaron de sus penas.

Estuvieron contándose muchas cosas sobre cómo habían sido sus vidas hasta que un fuerte ruido les asustó. Se asomaron y vieron que un camión levantaba el contenedor y lo inclinaba para vaciarlo en el camión.

Oso y Osita intentaron escapar pero ya era demasiado tarde. Para no separarse se cogieron de las manos y juntos cayeron encima de un montón de bolsas de plástico y restos de basura. Había de todo, comida, plásticos, bolsas, madera, juguetes…

De pronto oyeron una voz que decía algo así como:

-Estamos perdidos, estamos perdidos”.
– ¿Quién está ahí?, preguntaron.

De debajo de un a bolsa negra, salió un conejo rosa.
-Hola ¿Sabes adonde nos lleva este camión?
-Vamos a la planta de reciclaje. Allí nos convertirán en otra cosa. Primero nos aplastarán, nos estrujarán hasta sacarnos todo el jugo y después nos estirarán y harán con nuestros plásticos una nueva cosa- dijo el conejo.

Oso y Osita se cogieron más de la mano y decidieron que no se soltarían jamás.
-Seremos una sola cosa, sea lo que sea- dijeron.
– Que envidia me das, ojalá yo también tuviera a alguien con quien compartir mi desgracia- dijo el conejo.

En el punto de reciclaje, el camión descargó toda la basura.

Esas Navidades apareció en las jugueterías los ositos amorosos. Eran un oso y una osa unidos por las manos y sentados en un cojín rosa con forma de corazón.

FIN

0

El "no poder"“Nuestra formación suele ser -a veces- la suma de cosas que debemos reparar de nuestra infancia”.

De chica me enfrente al hecho de ser marcada como: la inquieta, la torpe, la que no podía, pero con esfuerzos descubrí que “no poder” era patrimonio de los adultos que “no podían” ver cuan capaz era de hacer cosas que ellos me proponían.

Llevo tiempo pero pude superar la adversidad y me recibí de docente, de acompañante terapéutico y de psicopedagoga e incursioné en el arte. Pretendí cambiar la mirada que los adultos tenemos de los niños, esa mirada que me había “marcado” que me había atrapado y que no me dejaba expresar.

Yo pude haber sufrido… por eso prometí “reparar” todo lo que esos adultos no vieron de mi y ser una psico, y una docente que mira más allá de sus ojos, siente más allá de su piel, escucha mas allá de sus oídos.

Demos la oportunidad a los niños de ser. Conozcamos su propio recorrido de aprendizaje. No todos usamos los mismos caminos para llegar al conocimiento. Cada uno tiene una matriz, una forma que lo hace único.

No enseñemos para la masa, sino aceptemos el desafío de enseñar, de curar cada caso en particular porque el hombre es un ser particular, único y autentico y nadie debe opacar su sutoria.

Lic. Ximena Arisio – Psicopedagoga y Docente – Jardín El Payaso

0

Libertad de serEn el aula es frecuente hallar alumnos “ruidosos”.

Pero el ruido no debería ser calificado como “lo no grato”, “lo que distorsiona”, “lo que molesta”… sino que debiera ser decodificado por el docente para luego otorgarle una salida a este hecho.

No pretendamos aulas mudas.

Un niño habla, se expresa, siente, vive, es…

Es -como diría Alicia Fernández – “autor de su historia”.

No pretendamos atarle las alas ni que sean espectadores de su aprendizaje, ellos deben tocar, oler, probar, saborear el aprender.

Sentir placer por descubrir lo que estaba dormido en ellos…

Consideremos siempre que el niño tiene que descubrir algo que ya trae consigo…

y no -como se creía, equívocamente- que hay que “agregarle” pasivamente el conocimiento desde afuera.

Defendamos esta postura, demos libertad de elegir, demos libertad de ser.

Lic. Ximena Arisio – Psicopedagoga y Docente – Jardín El Payaso

 

0
Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles