El sitio del bebe, el niño y su familia

La familia

Desde esta sección, intentaremos contarte en lenguaje ameno y sin tecnicismos, los diversos aspectos legales mediante los cuales el estado defiende a la familia como institución primaria de toda sociedad, y a su vez a cada uno de sus integrantes.

Diez consejos para ir de compras con tus hijos1. Recuerda que los niños tienen límites

Si vas de compras con niños, estate pendiente de sus necesidades: ¿están ellos cansados, hambrientos, sobre-estimulados por el sonido y confusión, o simplemente necesitan aire fresco y ejercicio, o un abrazo que les dé seguridad?

2. Recuerda que los niños son curiosos por naturaleza

Los niños son curiosos por naturaleza; es de esta manera que aprenden acerca del mundo que los rodea. Si ellos quieren examinar un objeto atractivo, por favor, no los regañes. Al contrario, ayúdalos a sostener el objeto en forma segura, o déjalos saber que se lo puede ver pero no tocar. Puedes decirles “Este es un objeto que se rompe, así que mejor mirémoslo juntos”. Incluso si un objeto no puede ser comprado, puede ser de mucha ayuda el compartir el entusiasmo e interés que el niño tiene sobre este.

3. Yendo de compras con bebés…

Ir de compras con un bebé puede ser mucho más fácil si el viaje se lo hace luego de que el bebé ha sido alimentado. Los bebés y niños pequeños pueden deshidratarse en el aire seco de los centros comerciales, por lo que debes asegurarte de realizar varias paradas para amamantarlo o darle de tomar alguna bebida.

Los bebés generalmente están felices cuando se los lleva cargados. Una bandolera o mochila porta-bebés usada por uno de los padres puede dar mucha más comodidad y seguridad emocional que un cochecito o carrito de compras. Un juguete pequeño a prueba de niños puede ayudar al bebé a sobrellevar las inevitables pérdidas de atención por parte de los padres, pero recuerda parar tan frecuentemente como te sea posible y tomarte un momento para decirle palabras dulces, realizar contacto visual y abrazarlo.

4. Yendo de compras con párvulos…

A los párvulos se los puede empezar a incluir en decisiones inherentes a la compra. Involucrando al niño con preguntas como “¿Cuál de estos dos duraznos crees que luce mejor?” puede transformar una experiencia aburrida y frustrante en una más placentera, tanto para el padre como para el niño. Los niños de todas las edades disfrutan y aprecian el ser capaces de tomar decisiones por sí mismos. También puede ser útil llevar un jugo, un bocadillo preferido, y un libro para pintar de preferencia del niño, o un libro recién sacado de la biblioteca.

Estar rodeados por una multitud de adultos puede ser intimidante para los niños pequeños, especialmente cuando las tiendas están llenas. El uso de una mochila porta-bebés puede ser una forma de llevar a los niños a una altura en la que se sienten más satisfechos. También se puede prevenir de esta forma la común y aterradora experiencia de perder a un niño en una multitud.

5. Yendo de compras con niños mayores…

Un niño mayor puede ser de gran ayuda al ir de compras, si se lo aborda con un espíritu divertido y de aprecio. Si el padre lleva consigo fotografías de alimentos recortadas de los anuncios del periódico, el niño puede ayudar a localizar los objetos. Los niños que son lo suficientemente maduros como para comprar por sí mismos pueden ayudar a abreviar el tiempo de compras encontrando los objetos por sí mismos, regresando periódicamente a poner los objetos en el carrito.

6. Evitar las multitudes

Ir de compras justo antes de la cena, cuando las tiendas están llenas, y los padres y niños están cansados y hambrientos, puede ser muy estresante. Intenta ir de compras en la mañana o primeras horas de la tarde en los días de semana, o adelante la cena y ve de compras durante las tranquilas primeras horas de la noche, entre las 6 y las 7 PM. Si podemos evitar el estrés de estar en una tienda llena de gente y largas filas, podremos tener más energía y creatividad para responder a las necesidades de nuestro niño.

7. La fila para pagar puede resultar desafiante…

Las filas para pagar que tienen seductores paquetes coloridos de chicles y caramelos pueden ser un verdadero desafío, especialmente debido a que se encuentran al final del trayecto de compras, cuando tanto el padre y el niño están más cansados y hambrientos. Llevar un bocadillo saludable del gusto del niño puede dar lugar a una sencilla alternativa: “Ese paquete luce muy bonito, pero el caramelo no es muy nutritivo. Aquí tienes la galleta de avena y el jugo que trajimos.” Ir de compras a una tienda que tenga cajas “a prueba de niños”, sin caramelos, puede ameritar un viaje más largo. Si no hay una tienda local que ofrezca este tipo de cajas, puedes sugerir este servicio al gerente de la tienda, prometiéndole comprar regularmente si esta opción se vuelve una realidad.

8. Cuando necesitas decir “no”…

La parte más importante de decir “no” es comunicar al niño que estamos de su lado, incluso cuando no podemos satisfacer todos sus deseos inmediatamente. Puede ayudar decir, “Esto está bonito ¿no? Míralo bien y cuando lleguemos a casa lo pondremos en tu lista de deseos”. Como alguna vez dijo el educador John Holt, “No hay razón por la que no podamos decir ‘No’ a los niños de una forma tan amable como si estuviésemos diciendo ‘Sí’”. ¡Y recuerde que las sonrisas, abrazos y cariños son todos gratis!

9. Si llegas a tu límite…

Si llegas al límite de tu paciencia y energía, intenta mostrar con el ejemplo algunas formas positivas de manejar la ira y el cansancio. Podrías intentar decir “Estoy empezando a perder mi paciencia, creo que necesito descansar un poco de las compras. Vamos afuera por unos minutos para que ambos podamos refrescarnos.” Incluso unos pocos momentos de aire fuera de la multitud pueden hacer una gran diferencia tanto para el padre como para el niño.

10. Si tus niños llegan al límite…

Si, después de intentar varias de las sugerencias previas, tus hijos simplemente han alcanzado el tope de su habilidad para soportar un solo momento más de trajín, por favor respétalos. Las compras pueden esperar; un niño exhausto, hambriento o sobre-excitado no lo puede.

Recuerda que todos los niños se comportan tan bien como son tratados. Un niño a quien le dedicamos regularmente nuestro tiempo, atención íntegra, paciencia y comprensión, será más tolerante a una salida de compras – y a cualquier otra situación difícil- que un niño que debe afrontar situaciones estresantes sin este apoyo emocional.

[notification type=”info”] Traducido por Mónica Salazar, de www.FamiliaLibre.com, del artículo en Inglés “Ten Tips for Shopping with Children” http://www.naturalchild.org/jan_hunt/shopping.html El URL de este artículo es: http://www.familialibre.com/pages/jan-hunt-ir-de-compras.php [/notification]
0

El Papa FranciscoEL PAPA FRANCISCO DIJO: “Piense en una madre soltera que va a la Iglesia o a la parroquia, y le dice al secretario: QUIERO BAUTIZAR A MI HIJO. Y el que le atiende le dice: No, no se puede, porque no se ha casado…

Tengamos en cuenta que esta madre tuvo el valor para continuar con un embarazo, y con qué se encuentra? Con una puerta cerrada!

Y así, si seguimos este camino y con esta actitud, no estamos haciendo bien a la gente, el Pueblo de Dios. Jesús creó los siete sacramentos y con este tipo de actitud creamos un octavo: ¡el sacramento de la aduana pastoral!

QUIEN SE ACERCA A LA IGLESIA DEBE ENCONTRAR PUERTAS ABIERTAS Y NO FISCALES DE LA FE

0

¿Qué es ser padre para mi?Son muchísimas emociones juntas y encontradas. Es el recuerdo de cuando cada uno de mis hijos nació. Recuerdo que en ambos casos fue toda una fiesta, todo salió bien y pude ver el exacto momento en que respiraron por primera vez. Son imágenes que quedarán registradas por siempre en mi memoria como los mejores momentos de mi vida. El bañarlos y vestirlos por primera vez, y luego hacer de los métodos para cambiarlos rituales de paso a paso.

Pero a todo lo hermoso de la paternidad, también se contrapone a la inseguridad que uno tenía en no poder hacer frente a los gastos, confrontando con la familia por no hacer las cosas de tal o cual manera, cerrándose puertas y el país que tampoco ayudaba… Pero junto a mi esposa, supimos como salir adelante, ingeniándonos para poder seguir y crecer al mismo tiempo siendo padres.

Pero a pesar de todas las vicisitudes, sabía que íbamos por el buen camino. Cuando se abrazaban a mi, tomando mi mano simbolizando con ello la confianza de la fortaleza, que le generaba seguridad en su andar.

Se lo que es ser padre cuando me reclaman tiempo y tengo que buscarlo y desdoblarme como pueda, aunque uno sin darse cuenta termina creyendo que el trabajo es más importante (no vaya a ser que volvamos a la inseguridad de la falta de trabajo), perdiendo así momentos que ya no volverán, y conformándonos con soñar en las vacaciones en las que compartiríamos y jugaríamos juntos a tiempo completo.

Comprendí también la emoción de ir a comprar los regalos de Navidad con el ansia compartida de una nueva niñez y que descubrir en sus abrazos, en una caricia y en un beso incondicional, cuánto los amo.

Pero la vida continúa y entonces ves que tus hijos van creciendo y uno que lo acompañó tantos años de la mano al colegio, se va haciendo adolescente y en ese proceso no quieres soltarlos, pero por duro que sea ves que poco a poco se van desprendiendo para ir en busca de sí mismos.

Y vienen las primeras salidas del colegio solos, y sufres porque consideras la calle como una jungla para la cual tus hijos no están preparados. Pero sin darte cuenta, ves que la educación que le diste está presente a cada paso.

Supongo que también en un futuro sabré lo que es ser padre cuando oiga el reclamo inesperado y su deseo de independencia. El día que deje de acompañarlo, porque sus amigos lo esperan y sienta que mi corazón se estremece, porque ese día llegó antes de lo que pensaba y sienta profundamente que así debe ser, porque es el precio que tendré que pagar por el aprendizaje de su vuelo definitivo.

Y finalmente imagino que descubriré nuevamente ser padre cuando un día mi hijo encuentre a alguien que venga y lo lleve de mi lado para perseguir otro camino, el de su propia vida, compartida con alguien a quien amará y tendré que aceptarlo, porque esa es la ley de la vida y mis hijos vinieron a mi vida prestados solamente por un tiempo.

Entonces me daré cuenta que nadie estudia para ser padre, pero que viví la paternidad desde lo más profundo de mi corazón y lo seguiré viviendo toda mi vida. Y la alegría que eso me proporcionará deberá entonces ser mayor que el dolor que supone el sentir que algo muy profundo de mi ser se desprende de mi alma.

Pero es sólo entonces que podré saber con plenitud, la maravillosa experiencia, el hermoso regalo que Dios me dio, que es haber vivido la hermosa posibilidad de ser padre.

0

Ya somos tresLa comunicación entre la mamá y el bebé se mantiene dentro de secretos del vínculo. El papá “lo sabe”, lo siente, lo experiencia, y en una actitud de comprensión, acepta mantenerse fuera, involucrándose sólo cuando la díada lo reclama.

Pero la mujer, sumergida en el océano narcisista de entrega total hacia su hijo, no olvida, sin embargo, la presencia de su esposo.

La esposa encuentra el apoyo incondicional de su marido, que le tiende una mano en los momentos más críticos, enviando mensajes de “aquí estoy cuando me necesites”.

Gracias a esto se siente acompañada, comprendida, sostenida, y retoma la calma y energía necesarias para continuar, porque sabe que no está sola. Así, el bebé descubre paulatinamente otro alguien (otro olor, otra piel, otras maneras), cuya voz no le resulta tan desconocida.

Es una voz que le trae recuerdos. Y es alguien que calma, que alivia las necesidades y que habla con palabras que acarician. Sin poder comprender aún cognitivamente acerca de “quién es papá”, vive la experiencia de que se trata de un ser que puede comprenderlo, muchas veces, como mamá lo hace.

Sin embargo el tiempo transcurre, y este chiquito que día a día crece debe aprender a vivir en un mundo social, en un universo de códigos comunes, de vivencias compartidas, de personas con quienes relacionarse.

Debe abrirse al afuera para explorarlo todo, recorriéndolo, sintiéndolo, adaptándose a la realidad e integrando aquello que le resulta beneficioso, para hacerse autónomo y constituirse en uno más en el mundo de “los otros”.

La mamá, por su parte, debe retomar sus actividades, volver a cumplir con otras tareas que no sean “bebé”.

Saludable para uno y para otro reiniciarán el camino de la vida como dos seres discriminados, independientes el uno del otro.

Muy cuidadosamente el papá comienza a abrirse un espacio para poder “entrar” y ocupar así un rol más activo.

0

Mamá karatecaEl Karate Tradicional en un arte marcial, originado para la defensa personal, cada vez más mujeres se animan a practicarlo, desde hace un tiempo las competencias también contemplan su participación en todas las categorías, es bueno que puedan incorporarlo y buscar desarrollar todos los beneficios que el Karate les ofrece. No deben sentirse excluidas o inhibidas por pensar que es algo violento o poco femenino, ya que no lo es.
Algo muy importante que nombramos anteriormente, es que el Karate no se apoya en lo físico y que su práctica en conjunto con el Budo genera fuerzas que permiten que pequeñas personas puedan dominar a personas más grandes o mas poderosas. La cultivación del espíritu permite que logremos dominar al oponente sin necesidad del enfrentamiento físico. Mientras que un deporte estudia superar a un oponente en iguales condiciones, el Karate Tradicional estudia el desarrollo de uno mismo, para poder dominar la adversidad, sin medir la fuerza física, la edad o el género que esta posea.

Por todo esto la mujer iguala sus oportunidades de desarrollo y además cuenta con una gran ventaja, a la hora de desarrollar el uso de los sentidos y la intuición, ya que por naturaleza poseen un gran dominio de estos. Luego el trabajo físico intensivo y fortalecimiento del cuerpo que deviene con la práctica le ayuda a ganar confianza en sí misma.

Mujer Karateca

La vida cotidianamente nos presenta desafíos, muchos son fácilmente sorteables con fuerza de voluntad, paciencia, virtudes que podemos cultivar con la práctica de muchas y variadas actividades. Pero otro tipo de desafíos pueden presentarse, situaciones más complicadas, la violencia física, el sometimiento psicológico y/o verbal, un robo, ataques grupales, etc. Para esto la preparación debe ir más profundo, las emociones involucradas son muy fuertes: dolor, miedo, pánico, ira, etc. y suelen paralizarnos o llevarnos a tomar decisiones incorrectas.

La mujer puede ser hoy en día victima de todos estos ataques, y el camino de la defensa personal suele ser una alternativa a la hora de buscar seguridad.

Debe tenerse cuidado con la trampa que nos presentan muchos sistemas, técnicas, de muy alta complejidad, transmitidas a través de la repetición y generalmente desconectadas del contenido esencial, las emociones que genera la situación real, la conexión con la mente y el espíritu. Es que la repetición no nos sirve de nada si cambia la presión y el stress, en circunstancias de alto riesgo, el cuerpo y la mente no responden, de allí que el peligro se incrementa cuando pensamos estar preparados y realmente no es así, el entrenamiento debe hacerse de la forma mas aproximada a esas condiciones, conocer verdaderamente nuestro instinto y reflejos, para adaptarlos a una forma de reaccionar eficazmente.

El Karate le aporta a la mujer, el camino para encontrar confianza en si misma, fortaleza en su espíritu y experiencia para afrontar distintos problemas en la vida. En Karate estudiamos como dominar en el combate a nuestro oponente, como mantener la iniciativa en la pelea, como nunca dejarse sorprender y anticipar la acción del enemigo. Conceptos que funcionan de igual modo en circunstancias que la vida cotidiana nos presenta, un hombre golpeador, un jefe abusador, a un carterista en el tren o un grupo de asaltantes nocturnos entre otros.
No se necesita ser mas fuerte que el enemigo, el Karate es la vía, para anticipar la agresión y actuar con sorpresa. La filosofía de Karate evita el combate, la agresión generalmente proviene de una persona más grande o más fuerte, y talvez no sea una, sino varias. Se busca la técnica definitiva, para superar a cada oponente con un solo golpe, es el tiempo que tenemos para salvar nuestra vida antes de que el siguiente oponente nos encuentre vulnerables.

Si tu agresor se ve anticipado y siente tu atención, depondrá su acción, y habrás vencido. Si escapas del escenario de la agresión antes de que ocurra, habrás vencido.
Si anticipas a tu agresor en su acción con la técnica correcta, seguro habrás vencido. Si vences a tu oponente con un solo golpe, no hay combate.

Mamá Karateca

Una hermosa experiencia hemos compartido con muchas mamás de nuestros alumnos, a través de la práctica de sus hijos se han acercado al Dojo y han comenzado sus propias prácticas. Esto nos permitió generar algunas importantes observaciones.

Las madres y los padres en muchos casos se acercan con sus hijos pequeños en busca de una disciplina que pueda ordenar la conducta de sus hijos, muchos niños presentan problemas de conducta, a veces se manifiestan en juegos bruscos o violentos con sus amigos y otras veces falta de concentración, coordinación motriz, o desgano por la actividad física, la evolución de los chicos, despierta la curiosidad de los padres. Un claro ejemplo, una mamá me comento en una oportunidad “ Ya se que mi hijo no tiene problemas auditivos!!! , en casa lo llamo Martin, hace esto, Martin hace lo otro y ni modo, no me escucha. Aquí en el Dojo, acata las ordenes al instante !!!”.
Tal como estudiamos como vencer en combate y dominar a nuestro oponente, es también aplicable al manejo, ni más ni menos que de nuestros propios hijos.

Muchas veces las madres tienen miedo de dar órdenes o poner límites, porque no saben como reaccionar luego, ante la negativa de sus hijos a obedecer. La situación suele írseles de las manos con algunos niños que pueden presentar problemas de conducta.

El Karate nos enseña a impartir una orden y acompañarla con energía o (Ki), en el momento oportuno (Kio), en forma clara y determinada (Kime), y la técnica debe ser adaptada especialmente a las características del niño que la recibe. Perfectamente una analogía con un enfrentamiento, en el cual hay que imponerse y la técnica a utilizar, es la orden. Aclaración nada de esto tiene que ver con los gritos ni con los zamarreos, la claridad del objetivo y la confianza, proporciona la paciencia y la armonía con sus hijos, así la relación toma un nuevo color.

Folleto karate para adultos

0

Acerca de las parejas adolescentesCómo establecer límites, conservar la confianza y mantenerlos hablando

¿Tu hijo quiere empezar a salir con su novia? Antes de pulsar el botón de pánico, presta atención a los consejos de la psicóloga clínica Dra. Laura Kastner, profesora asociada de psiquiatría y ciencias conductuales de la Universidad de Washington, y autora del libro “Cómo llegar a la calma: la cabeza fría – Estrategias para la crianza de los hijos preadolescentes y adolescentes”. Consultamos con la Dra. Kastner por las respuestas que necesitas necesita saber.

¿Cuáles son las mejores estrategias para la apertura de un diálogo acerca de las citas?

Yo lo llamo el “remolino” en técnica. Inicio en la parte externa del tema de la socialización. ¿Quién está en el grupo que iba a casa de X viernes por la noche? ¿Qué películas chicos quieren ver?. Para evitar ser un interrogatorio que conduce a cerrar, es bueno estar al tanto de las cosas que le gustan al adolescente a fin de que se sienta cómodo e interesado en compartir una charla amistosa. Por accidente, es posible que escuches así algunos de los nombres que deseabas conocer.

Para obtener cualquier información personal sobre el noviazgo de tu hijo, por lo general es útil tener un poco de información previa para comenzar con, como, “He oído que tú y Sarah estaban saliendo… ¿querés contarme sobre esto? Prefiero escuchar la primicia de ti que confiar en los chismes”. Pero no esperes que te cuente vida y obra. La privacidad es la regla principal, así que no te sientas mal. El hecho de que otras mamás tengan una charla más fluida, no quiere decir que tu hijo/a esté “menos cerca” de ti. Lo único que podemos hacer es tratar de entablar conversaciones que nos pueden dar algunas pistas en el tiempo. Si nos quedamos respetuosos y mantenemos en observadores alrededor del perímetro de sus mundos sociales, por lo general vas a terminar aprendiendo algo de su mundo romántico.

¿Qué decir de las citas para los adolescentes de hoy? ¿Cuáles son los patrones y tendencias?

El término “cita” prácticamente no se utiliza más. Los adolescentes más jóvenes suelen perseguir sus intereses románticos a través de textos y terceros que explorar hacia fuera si la otra parte está interesada. Los adolescentes más jóvenes pueden “salir” (es decir: explorar la idea de ser un “par”) y rompen, y ni siquiera tener una conversación cara a cara.

Los adolescentes, especialmente los de la escuela secundaria y la universidad, puede referirse a “conectar”, y que el término puede incluir cualquier cosa, desde chatear en Facebook, besarse en una fiesta a la relación sexual.

0

Hablemos de valores humanos...Desde que nace el niño se inicia en la vivencia de valores en el ámbito del hogar, de la institución educativa a la que asiste y de la comunidad circundante.

La familia es el primer contexto de aprendizaje para las personas; en su seno no sólo aprenden los niños sino también los adultos.

Esta debe reflexionar sobre sus actitudes, sus comportamientos y su escala de valores, ya que ellos inciden directamente en el desarrollo ético del niño. Por eso, la actitud de la familia es una competencia que se debe despertar en el niño para adquirir y construir su forma moral.

Los adultos debemos tener bien presente que enseñamos más a través de nuestro comportamiento que de discursos impuestos y repetitivos.

A partir de la familia, entonces, es posible construir la ética y los valores que contribuyan a la adquisición de la autonomía del niño como ser social. Y estos valores los podemos clasificar en:

Valores sociales:

Fraternidad (Unión):

  • Ayuda desinteresada.
  • Actitud de generosidad
  • Actitud de disponibilidad
  • Actitud de entrega
  • Firmeza en las decisiones adoptadas, etc.

Tolerancia:

  • Poder esperar el tiempo del otro, relacionándome de manera paciente.
  • Poder ponerse en el lugar del otro (empatía) y ser comprensivo.
  • Acompañar con paciencia.
  • Poder aceptar opiniones diferentes a la mía sin enojarme, etc.

Respeto:

  • No hacer al otro lo que no me gusta que me hagan.
  • Capacidad de reconocer mis equivocaciones y saber pedir perdón, etc.

De comunicación

Diálogo:

  • Capacidad de escucha atenta, desinteresada y respetuosa.
  • Evitar mensajes contradictorios.
  • Sinceridad al expresarse.
  • Respuesta acorde a la dimensión de la pregunta del niño, etc.

Amor:

  • Dar y aceptar afecto y caricias.
  • El límite firme y sostenido.
  • Libertad, no sobreprotección, etc.

Este es una simple enumeración de algunos de los valores más importantes que están presentes a lo largo de nuestros días, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.

Ellos están implícitos en nuestro actuar, decir y sentir…. y muchas veces no somos plenamente concientes de ellos.

La familia es la base y la institución educativa hace al cimiento de esta construcción interna.

A reflexionar y trabajar en eso!!

Seños, Equipo Directivo y Área de Psicopedagogía

Jardín La foca Revoltosa

0

De padres autoritarios ¿salen hijos violentos?Cuando un niño o adolescente comete un acto de violencia, las razones y las formas de evitarlo suelen ser más complejas que en el caso de los adultos.

Recientemente, como una moda que se expande exponencialmente, la cantidad de actos de violencia cometidos por adolescentes y pre-adolescentes ha comenzado a aumentar, destruyendo cierta burbuja de seguridad en familias y comunidades por igual.

Y, por supuesto, la primer pregunta que se nos presenta en estas circunstancias es el por que de los mismos.

¿Por qué esta necesidad violenta por parte de la parte más joven de nuestra sociedad? ¿Qué impulsa al ataque contra familia, amigos y extraños?

Las razones no son simples ni fáciles de explicar (y menos aún de entender) pero una circunstancia básica que lleva a estas actitudes (lo que realmente tiene mucho sentido, si lo pensamos un poco) es que las practicas actuales de cuidado infantil violan muchos de los derechos de los niños, ya que se basan en conductas autoritarias que son, indudablemente, emocional y físicamente abusivas.

Los chicos simplemente se están rebelando contra estas actitudes y esta injusticia que les presenta el sistema, usando la misma conducta que les ha sido aplicada: violencia física y emocional.

Conductas Autoritarias

¿Qué son las conductas autoritarias?

Son conductas que buscan manipular y controlar a través del dolor y la humillación.

Incluyen, entre otras cosas, generar culpa, pena, vergüenza, dar sermones, predicar, moralinas, acusaciones, ridiculizaciones, evaluaciones morales y de conducta, encasillamientos, etiquetamientos, amenazas, juzgamientos y castigos injustificados o desmesurados.

Estas conductas no respetan los derechos del niño y, aún peor, generan en el receptor una pérdida de coraje, dignidad, creatividad y autoestima.

Crisis

La delincuencia juvenil aumenta constantemente, pero no lo hace en soledad. También lo hacen la depresión entre los jóvenes y los problemas psicológicos. Estos son claros signos de una crisis en la juventud.

Según estudios psicológicos, la violencia, depresión, y hasta la bulimia y la anorexia se relacionan directamente con la agresividad verbal y/o física de los padres durante la educación.

Está probado que la mayor parte de los adolescentes y pre-adolescentes con problemas en estas y otras áreas, han sufrido del abuso verbal y la agresión de sus padres, quienes les levantaban la voz o les gritaban enfurecidos, sin motivo y en forma repetida.

Considerando que este es el tipo de comportamiento con el que estos chicos se criaron, ¿puede alguien sorprenderse de que ellos, a su vez, los repitan al crecer?

Lamentablemente, estas conductas autoritarias que parecen indefectiblemente conducir a esta profunda crisis, están profundamente arraigadas en la sociedad en que vivimos.

Hay lugares en el mundo donde el castigo corporal en las escuelas todavía está permitido (entendiéndose castigo corporal como golpes de cualquier tipo, directamente sobre el cuerpo).

El castigo corporal busca controlar la conducta de los chicos a través del miedo al dolor y, aún más, del miedo a la humillación. No es la mejor forma de formar adultos sanos y calmos, ni de inculcar amor por el establecimiento escolar y las instituciones formativas.

¿Qué hacer?

La respuesta puede parecer obvia, pero no todos parecen entenderlo: es necesario cambiar estas conductas autoritarias como forma de control y educación de nuestros hijos.

Haciendo esto, se pondrá un punto final no solo al abuso que ellos sufren, sino también a buena parte de la violencia juvenil que ellas mismas generan y buscan evitar.

Debemos eliminarlas y reemplazarlas con una comunicación honesta y abierta, amigable, que permita establecer líneas de conducta basadas no en el miedo y la desesperación por evitar un castigo o humillación, sino en un entendimiento responsable de lo correcto y lo incorrecto.

Fuente: enplenitud.com

0
Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles