El sitio del bebe, el niño y su familia

Lactancia

Darle pecho al bebé es la manera más fácil, segura y natural de alimentarlo ya que la leche materna presenta el balance ideal de proteínas, vitaminas, minerales, grasas y carbohidratos que necesita. La decisión de dar pecho al bebé será siempre personal.

Sobre la Taurina durante el embarazo y la lactanciaEl embarazo es el resultado de la fusión de óvulo con el esperma masculino llamado espermatozoide, en un ciclo que llamamos en términos médicos como la fertilización, o más comúnmente conocido como “la concepción”. En el embarazo la mujer tiene diferentes instrucciones a seguir. Esto dependerá de su obstetra si puede tomar vitaminas o no. Hay algunas dudas de que si el aminoácido taurina es bueno para una mujer embarazada.

La taurina es una sustancia orgánica que lleva el nombre del toro Taurus. Es uno de los pocos ácidos sulfónicos. Es una sustancia cristalina incolora encuentra en los fluidos de los músculos y los pulmones de los animales humanos, así como. También se pueden encontrar en las células de la sangre y los músculos de cardio. Es un ingrediente principal de la bilis. Esta sustancia emite diferentes beneficios de salud.

Las percepciones sobre Taurina

Mucha gente se pregunta que es taurina. La taurina es un aminoácido. Se puede encontrar en la carne muy abundante. Se ha demostrado que ayuda a desintoxicar su cuerpo y actuar como un transmisor metabólico. También juega un papel muy importante en cómo funciona su cerebro. Algunos investigadores han descubierto que incluso puede ser beneficioso al utilizar un suplemento dietético que contenga taurina de alta calidad.

Al igual que algunos otros suplementos dietéticos, no hay un resultado claro en algunos estudios científicos si la taurina es segura o perjudicial para las mujeres embarazadas. Se supone que es seguro para las mujeres embarazadas, ya que se produce de forma natural por el cuerpo humano. Algunas mujeres embarazadas pueden beber bebidas energéticas y suplementos de taurina, donde está presente.

El hígado y la concentración de taurina en el músculo reduce la duración del período de gestación. En un punto dado del embarazo, no había conexión entre estas tres concentraciones en los tejidos y el peso al nacer. Una mujer embarazada puede pensar que esta sustancia puede ser más eficaz durante el embarazo, no hay pruebas concretas sobre los efectos secundarios de la taurina durante el embarazo.

Taurina durante la lactancia

Al igual que en el embarazo, el aminoácido contenido en taurina no tiene ninguna prueba de ser peligroso para la lactancia. De hecho, la taurina es un contenido importante de la leche en el pecho de una madre. Usted se dará cuenta que algunas fórmulas infantiles como la leche y los alimentos procesados contienen taurina en cantidades minimas. Es porque los bebés no tienen esa capacidad de hacer mucha más taurina por su propia cuenta, ya que aún no están completamente desarrollados.

Debido a los preparados para lactantes, donde la taurina está presente, muchas personas estaban convencidas de que no tomará efecto secundario sobre la lactancia materna. Por otro lado, porque la taurina es un suplemento dietético, el cuerpo de una madre no debería estar produciendo mucha leche. Debido a esto, el bebé no puede obtener suficientes nutrientes desde el vientre de la madre.

Los componentes de la actual taurina en los alimentos infantiles no puede ser un contenido similar en cuanto a la taurina producida por el propio cuerpo. A partir de ahora, teniendo taurina durante el período de lactancia no tiene beneficios probados o efectos secundarios, aunque hay un montón de taurina producidos por el cuerpo humano.

Independientemente de los estudios que se llevan a cabo por diferentes organizaciones, una mujer embarazada debe ser la primera en ser responsable de su embarazo y la lactancia. Dado que no existen evidencias concretas de ambos, lo mejor que pueden hacer es coordinar y seguir los consejos con su médico.

Fuente: La Taurina durante el Embarazo y la Lactancia

0

Seis meses de lactancia como mínimoTodos los expertos recomiendan (o deberían recomendar) lactancia materna exclusiva hasta los seis meses del niño pues es lo mejor para el bebé. Ahora bien, en la práctica no es tan fácil como en la teoría, pues hay madres que por diversas razones no pueden ofrecerle el pecho a sus bebés durante ese período, siendo el mayor impedimento la vuelta al trabajo después de la baja maternal.

Es conocido el efecto protector que tiene la leche materna para la salud del niño y por eso la OMS(Organización Mundial de la Salud) la recomienda como alimento exclusivo durante los primeros seis meses de vida y junto a la alimentación sólida durante dos años.

Un estudio realizado en Rotterdam ha ratificado estas recomendaciones comprobando que los bebés amamantados de forma exclusiva durante seis meses son menos propensos a desarrollar infecciones respiratorias y gastrointestinales.

Han analizado a 4.100 bebés nacidos en Rotterdam y han podido observar que de la totalidad de los niños, un 12% no había sido nunca amamantado, un 29% había sido amamantado menos de 4 meses, un 25% entre 4 y 6 meses y un 34% durante 6 meses o más tiempo. Sin embargo, sólo un 1,4% de los niños había sido amamantado de forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida.

De todos los niños, casi la mitad (un 40%) sufrió una infección del tracto respiratorio y casi el 8% una infección gastrointestinal en los primeros seis meses de vida. Mientras que el 37% tuvo algún problema respiratorio y el 9% uno estomacal entre los siete y los doce meses. El estudio ha demostrado que la lactancia exclusiva durante 6 meses tiende a proteger a los niños contra infecciones más que la lactancia exclusiva durante 4 meses, e incluso más que la exclusiva durante 4 meses y parcial de ahí en adelante. Mejor seis meses que cuatro meses de lactancia exclusiva

La lactancia materna exclusiva durante seis meses redujo dos tercios el riesgo de padecer infecciones respiratorias. Mientras que en los casos de lactancia materna exclusiva durante cuatro meses el riesgo también se redujo, pero a un tercio o la mitad. La protección ha sido más pronunciada en niños de entre 0 y 6 meses de edad, pero menos notoria entre los niños de 7 y 12 meses. En cuanto a las infecciones gastrointestinales, el efecto protector de la lactancia exclusiva durante cuatro o seis meses fue menos pronunciado, sobre todo en la segunda mitad del primer año. En ambos casos, el riesgo de padecer infecciones es menor entre los niños amamantados de forma exclusiva durante seis meses que durante cuatro. Por una baja maternal de seis meses

El estudio viene a ratificar las recomendaciones de la OMS, organismo que promueve la lactancia materna exclusiva durante seis meses, pero el principal escollo para que las mujeres puedan cumplirlo es la vuelta al trabajo después de la baja maternal, que en la actualidad es de cuatro meses.

Si no ha ocurrido antes, la lactancia se suspende cuando la madre se reincorpora al trabajo. Por ese motivo, para evitar el abandono de la lactancia materna a los cuatro meses y poder prolongarla hasta los seis meses con mayor libertad, desde varios sectores se pide extender la baja maternal a seis meses. Es el tiempo mínimo para que madre y bebé puedan disfrutar de la lactancia y de estar juntos. También sería deseable que se les facilitara a las madres que así lo deseen seguir dando su leche a sus bebés una vez se hayan incorporado al trabajo, ya sea con instalaciones adecuadas y horarios más flexibles.

La lactancia materna exclusiva hasta los seis meses es lo mejor para el bebé. Por eso creo quela baja maternal debería durar el mismo tiempo, como mínimo. Es un reclamo que considero necesario pensado en el beneficio de los niños, que son en el fondo quienes verdaderamente importan.

Fuente: http://www.articulo.org/7083/dchiari

0

Prevención y Tratamiento

Durante la primera semana después del parto, cuando el calostro cambie a leche, tus pechos llegarán a estar llenos.

Esta llenura del posparto (normal), usualmente disminuye dentro de los 3 a 5 días.

Se desarrollará ingurgitación si tu bebé no extrae adecuadamente la leche de tus pechos. Durante este tiempo se tornarán duros, dolorosos y calientes.
Prevención

Puedes prevenir la ingurgitación

  • Amamanta a tu bebé frecuentemente, de 8 a 12 veces en 24 horas.
  • Evita suplementos de agua o fórmula por las primeras 3 a 4 semanas, a menos que tu pediatra se lo indique.
  • Si se te pasa algún horario sin amamantar, extrae tu leche.
  • Cuando destetes a tu bebé, hazlo gradualmente.

Tratamiento

Ingurgitación mamaria

Si se te ha presentado ingurgitación mamaria, procede de la siguiente manera:

  • Aplica toallas húmedas y calientes a tus pechos (fig. 8), por 2 a 5 minutos, o toma una ducha caliente antes de alimentar a tu bebé.
  • Extrae algo de leche para ablandar la areola después de usar calor húmedo. Esto le facilita al bebé tomar el pecho.
  • Date un masaje suave al pecho antes y durante la lactancia.
  • Utiliza respiración profunda, música suave u otras técnicas de relajación antes y durante la lactancia.
  • Aplica compresas frías al pecho después de la lactancia para disminuir la incomodidad e hinchazón.
  • Si tu bebé toma pecho de un solo lado, usa una bomba eléctrica (fig. 9), un tiraleche o expresión manual, para vaciar la leche del otro durante los períodos de ingurgitación.
  • Si tu bebé no puede prenderse o se hunden los pezones, utiliza una bomba eléctrica, un tiraleche o la expresión manual para ablandar la areola. Usa calor húmedo y dale masaje al pecho antes de bombear. Continúa bombeando cada 2 horas, 10 minutos por lado, hasta que tu bebé pueda prenderse.
  • Si tus pezones continúan aplastados, ponte varias cubiertas multiperforadas (fig. 7), por una hora y media antes de amamantar. Esto ayudará a que se forme un poco más el pezón, facilitando la lactancia al bebé.

Extracción manual de la leche materna

Drenado de los depósitos de leche

Coloca el dedo pulgar sobre el pezón y los dedos índice y cordial aproximadamente a 3 cm debajo del pezón, aunque no necesariamente en los bordes del círculo exterior de la areola.

Usa esta medida como una guía, ya que los pechos y las areolas varían de una mujer a otra.

Asegúrate de poner las manos en forma de letra “C” y las yemas de los dedos deberán estar a las 6 y las 12 del reloj (fig. 11), en línea con el pezón. La posición de los dedos es para que los depósitos de la leche queden bajo ellos. Evita tomar todo el pecho con la palma de la mano como si fuera una naranja.

Presiona directo hacia la pared del tórax. No separes tus dedos en toda la mama.

En pechos grandes, primero levántalos y después oprímelos contra la pared del tórax.

Desliza los dedos y el pulgar hacia adelante al mismo tiempo. Este movimiento (fig. 12) rodante comprime y vacía los depósitos de leche sin dañar el sensible tejido del pecho.

Nota la posición del dedo pulgar y las uñas durante el deslizamiento final como se muestra en la ilustración. Repítelo rítmicamente hasta vaciar completamente los depósitos de leche. Posiciona, rueda… Posiciona, rueda…

Rueda el dedo pulgar y los otros dedos para ordeñar los demás depósitos de leche, utiliza ambas manos en cada pecho (fig. 13).

Evita algunos movimientos

  1. No aprietes tanto el pecho, como para machucarlo.
  2. Resbalando las manos contra el pecho podrías causar quemaduras en la piel.
  3. Evita tirar del pezón, podrías dañar los tejidos (fig. 14).

Masaje suave

Dale masaje a las células y los conductos productores de leche, oprimiendo firmemente con los dedos aplanados contra el tórax, desde su inicio hasta la punta de los senos.

Mueve tus dedos circularmente por unos segundos en un punto de la mama y luego pasa a otro punto siguiendo una espiral, alrededor de la mama, hacia la areola (fig. 15).

El movimiento es similar al usado en la autoexploración mamaria.

0

“Una profunda transformación”

Con la colaboración de Carolina Chandler de Pazos

Lactancia y trabajo Es posible amamantar y trabajar (o estudiar) simultáneamente, si bien no desde las primeras semanas.

La ley laboral argentina reconoce un tiempo de amamantamiento de seis semanas, que si bien no parecen idealmente suficientes, por lo menos garantizan a las madres que trabajan en relación de dependencia un tiempo de tranquilidad.

Las madres que trabajan por cuenta propia deberían, si desean amamantar, organizarse para disponer de un plazo por lo menos igual.

Durante el primer tiempo a las madres le queda poco tiempo para otras cosas que no sean atender al bebé, por lo cual imaginan que amamantar y trabajar simultáneamente es no solo difícil, sino a veces imposible. Pero lo cierto es que se pueden compatibilizar ambas cosas.

Dependiendo del horario de trabajo y de la edad del bebé, habrá que pensar en saltear una o dos mamadas y reemplazarlas por leche en biberón o por cucharita.

Para esta instancia, la mamá podrá extraerse leche con un sacaleches y dejársela en una mamadera hervida previamente. Guardada en la heladera la leche es apta hasta 24 horas.

También podrá, si la cantidad obtenida no alcanzare, utilizar una fórmula líquida o en polvo, por mamadera o por cucharitas. Puede ocurrir que el bebé no quiera otra cosa fuera del pecho de la mamá y espere para comer a que ella regrese.

Carolina, la mamá de Rodrigo, nos cuenta:

“Yo comencé a trabajar cuando Rodrigo tenía 5 meses y hasta ese momento le había dado exclusivamente pecho. Rodri aumentaba muy bien de peso, estaba muy saludable y además a mi me encantaba darle la teta.

Si bien sabía que iba a tener que darle mamadera cuando yo estuviera en el trabajo, quería que siguiera tomando mi leche, y por sobre todo, no quería que la leche se me cortara para poder seguir dándole la teta cuando volviera del trabajo o los fines de semana”.

“Compré un sacaleches y empecé a probar como funcionaba, unos días antes de volver al trabajo. Al principio sacaba muy poquito (lo que había quedado en el pecho) porque no encontraba la manera de producir la bajada de la leche con el sacaleches, esa que ocurría cuando Rodri succionaba, y que hacia que el otro pecho chorreara instantáneamente.

Eso al principio me preocupó, y sumado a la experiencia de mis amigas que me hablaban tan mal del sacaleches y de que nunca pudieron usarlo con éxito, me llevaba a pensar que no iba a tener resultados positivos. Pero en ese momento me dije a mi misma que no me tenía que dejar llevar por las experiencias negativas de otros; si yo quería sacarme leche, iba a lograrlo”.

“Así que me dedique a ver que hacia Rodri cuando chupaba, para provocar la bajada de la leche, y vi que mi bebé se comportaba de modo diferente de lo que decía el manual del sacaleches (que tenia que hacer succión y esperar dos o tres segundos entre succión y succión), Rodri succionaba muy seguido, como quien está masticando.

Y un día, a los dos minutos empezó a bajar la leche a borbotones, lo que antes me llevaba hasta media hora (y que en el trabajo no me iba a ser útil, pues no podía estar 45 minutos en el baño sacándome leche)”.

“De esta manera, todos los días me llevaba al trabajo un portamamaderas de telgopor con una cubetera de hielo, el sacaleches y la mamadera vacía. Dos veces al día, tratando de respetar los horarios en los que Rodrigo tomaba la teta, iba al baño a sacarme leche y en a lo sumo 15 minutos sacaba 120 ml de leche que los guardaba en el portamamadera, sobre el hielo.

Al final del día el hielo estaba derretido, pero el agua fresca mantenía la leche bien fría, y cuando llegaba a casa la guardaba en la heladera, para que Rodri tomara al día siguiente (la leche materna se puede guardar 24 horas en heladera y hasta 3 meses en el freezer)”.

“Así fue durante un mes y medio. Ahora Rodri tiene 7 meses y medio y hace un mes que toma teta 3 veces al día y dos mamaderas de leche común, porque requería un poco mas que 120 ml por toma, pero por suerte, si bien tengo menos leche que antes, sigo dándole la teta”.

0

Extracción y almacenamiento de la leche materna – Lineamientos para recién nacidos normales

Recolectando la leche materna

Almacenando lechePrimero, lávate bien las manos. Lava bien el sacaleche o en caso de bomba, la parte del equipo que se pone en contacto con el pecho, en un lavaplatos automático o a mano con agua caliente jabonosa.

Enjuaga con agua fría, y sécalo con una toalla limpia.

El cuándo extraer la leche, depende de ti y el horario de tu bebé. Trata de extraerla cuando el bebé lo haría normalmente. Tu suministro de leche usualmente es más abundante en la mañana, ésa es una buena hora, pero sé flexible.

Si tu bebé deja pasar un alimento, aliméntalo en un tiempo más corto que el usual, no esperes a que llegue el siguiente turno. Si sólo se alimenta de un pecho, extrae la leche del lado opuesto y guárdala. Si vas a extraer tu leche, siéntate cómodamente y relajada. Bombea tus mamas, según las instrucciones del fabricante de la bomba.

Almacenamiento

Hay varios recipientes disponibles para guardar leche de pecho. Éstos incluyen bolsas de plástico especialmente diseñadas, botellas de plástico o recipientes de vidrio. Cada uno tiene sus ventajas.

  • Si vas a congelar tu leche ordeñada, deja un espacio libre en la parte superior del recipiente. La leche de pecho, como la mayoría de los líquidos, se expande al congelarse.
  • Cuando uses empaques de plástico, utiliza los diseñados específicamente para recolección de leche de pecho. Antes de guardarlo, pliega la parte superior varias veces y séllalo con cinta especial para congelador. Introduce bolsas pequeñas en una bolsa más grande, para protegerla contra perforaciones.
  • Marca la fecha y cantidad en cada recipiente.
  • Congela tu leche en porciones de dos a cuatro onzas. Porciones más pequeñas se descongelan más rápido y no gastarás más leche de la que el bebé no desee si usas porciones grandes.
  • Puedes seguir agregando cantidades pequeñas de leche de pecho al recipiente, varias veces durante ése día. Sólo enfríala en el refrigerador y congélala cuando se encuentre en cantidades apropiadas.
  • También puedes agregarla a la leche ya congelada. Primero refrigera toda la leche fresca extraída y ya fría, agrégala a la leche congelada. La nueva leche agregada, debe ser en menor cantidad que la leche que se encuentra congelada.
  • Si cuidadosamente te has lavado las manos antes de bombear o exprimir leche del pecho, la leche estará segura por unas horas a temperatura del cuarto (20°C). De cualquier forma se recomienda refrigerarla inmediatamente.
  • Se puede guardar leche fresca en el refrigerador por arriba de 72 horas a 4ºC.
  • Se puede guardar leche congelada en la parte de abajo del congelador hasta por 6 meses.
  • Se puede guardar leche congelada en el fondo del congelador a 7°C bajo cero, hasta por 12 meses.
  • La leche descongelada, se puede guardar hasta 24 horas en el refrigerador.

Normas para el Almacenamiento

Descongelamiento

Para descongelar leche materna:

  1. Pon la leche en el refrigerador la noche antes de que vayas a usarla. El descongelamiento dentro del refrigerador toma 12 horas.
  2. O coloca la leche bajo el chorro de agua tibia o en una cacerola con agua también tibia. No uses agua caliente, ya que ésta puede destruir algunos de los componentes inmunológicos de la leche.

Precaución: Nunca pongas leche materna en el microondas. El microondas puede cambiar la composición de la leche, y tiene el potencial de quemar a tu bebé. La grasa de la leche materna se separará y sobrenadará.

Agitando suavemente el depósito de la leche, puedes mezclar la grasa que se haya separado.

Nunca vuelvas a congelar leche descongelada

Recuerda: el color, consistencia y olor de la leche materna puede variar dependiendo de tu dieta.

Desecha cualquier sobrante de leche que no se use durante ese alimento.

Algunos parámetros

¿Cuanta leche de pecho debe salir para tu bebé por cada alimento?. Eso depende de cada niño, pero aquí te mostramos algunas pautas:

PORCENTAJE DE INGESTA POR EDAD
0-2 meses 2-5 onzas por alimento
2-4 meses 4-6 onzas por alimento
4-6 meses 5-7 onzas por alimento

PORCENTAJE DE INGESTA POR PESO
3.0 Kg. 17.6 onzas en 24 horas
3.5 Kg. 20.5 onzas en 24 horas
4.0 Kg. 23.5 onzas en 24 horas
4.5 Kg. 26.4 onzas en 24 horas
5.0 Kg. 29.3 onzas en 24 horas
5.5 Kg. 32.2 onzas en 24 horas
6.0 Kg. 35.2 onzas en 24 horas
6.5 Kg. 38.1 onzas en 24 horas
7.0 Kg. 41.0 onzas en 24 horas
7.5 Kg. 44.0 onzas en 24 horas
8.0 Kg. 47.0 onzas en 24 horas

0

Preguntas frecuentes sobre lactancia La lactancia materna ocasiona menos:

  • Alergias
  • Enfermedades y hospitalizaciones
  • Dolores de oído
  • Problemas del peso
  • Diarrea o estreñimiento
  • Problemas de la dentición

El seno materno es bueno para tu bebé porque… Cuando tu bebé crece dentro de tu cuerpo, tus pechos se preparan para hacer leche especialmente para él.

La leche materna tiene sólo los ingredientes correctos que el bebé necesita para crecer bien y estar saludable. Tu leche cambia cuando las necesidades de su crecimiento cambian.

Porque la leche materna está hecha especialmente para tu bebé, es más fácil de digerir, es más blanda y más fácil de pasar, huele mejor que la fórmula para bebés.

La leche materna provee anticuerpos y protege a tu bebé de gérmenes.

Cómo alimentar a tu bebé es una decisión personal. Deja que sea tu decisión. Aquí hay algunas respuestas acerca de algunas cosas que puedes haber oído…

La lactancia materna es fácil

Es más fácil que el alimento de la botella porque la leche siempre está lista, no hay nada que preparar.

La lactancia materna no debe doler

Si se hace bien, no debe dar grandes molestias. Algunas madres presentan una pequeña molestia los primeros días, pero esto pasa rápidamente. Prevén problemas aprendiendo la manera correcta de alimentar.

Mujeres con pechos pequeños pueden producir bastante leche

La cantidad de leche que una madre produce depende de que tan a menudo amamanta, no de el tamaño o forma de sus pechos.

La lactancia materna no debe esclavizarla

Si puedes estar con tu bebé, tu leche estará lista cuando el bebé tenga hambre. Si tienes que estar en otro sitio, puedes cambiar tu leche por otros alimentos hasta que vuelvas.

La lactancia materna no hará que tus pechos se cuelguen

Tus pechos crecen cuando estás embarazada, listos para alimentar a tu bebé. El uso de un sostén adecuado durante tu embarazo y lactancia ayudará a prevenir que tus pechos se caigan.

No tienes que beber leche para producir leche para tu bebé

Siempre debes tener una buena dieta para mantenerte saludable. Encontrarás que te pones sedienta más a menudo. Puedes tomar líquidos extras como jugo, agua, sopas, leches malteadas, o cualquier otro líquido no alcohólico que te guste.

Puedes amamantar si vas a volver a la escuela o al trabajo

Puedes amamantar si tienes que salir de tu hogar por varias horas, pero necesitarás planearlo. Existen bombas extractoras, tiraleches o aún la expresión manual del pecho.
Muchas madres combinan pecho y alimento de la fórmula mientras trabajan. Aún cuando cambies a fórmula al volver a la escuela o al trabajo, la lactancia materna le ha dado a tu bebé, un inicio saludable durante las primeras semanas de su vida.

La lactancia materna no deja a otros miembros de la familia afuera

Toda la familia del bebé amamantado es feliz al saber que su bebé tiene la mejor comida. Pueden ayudar con el bebé a bañarlo, cambio de pañal, jugar con él, etc. Los bebés necesitan mucho amor y cuidado además del alimento.

Puedes alimentar a tu bebé si nació por cesárea

Tu cuerpo puede producir leche no importa cómo nace el bebé. La cirugía y las medicina para el dolor no afectarán cuánta leche produces.

Puedes usar anticonceptivos si amamantas

Espunas, úvulos y condones, diafragmas, dispositivos intrauterinos, y píldoras de baja dosis de progesterona se pueden usar por la madre que amamanta.

Puedes alimentar a tu bebé en público

Puedes amamantar sin que nadie se entere. Las madres se tiran una manta encima de su hombro y todo el mundo piensa que el bebé está sólo durmiendo.

¡Considera las ventajas tu misma!

Beneficios físicos

La lactancia materna ayuda a prevenir un sangrado abundante después de que tu bebé ha nacido. También permite que el útero (matriz) retorne al tamaño que tenía antes de estar embarazada. La lactancia materna puede ayudarte a retornar al peso que tenías antes.

Beneficios emocionales

La mujer y el bebé disfrutan la lactancia del seno. Las hormonas que tu cuerpo produce durante la lactancia, ayudan a relajarte y te hacen sentir más cerca del bebé. La lactancia hace sentir a las mamás orgullosas. Sus bebés crecen como resultado de algo que sólo ellas pueden hacer.

Conveniencia

¡La lactancia materna es más barata! La lactancia materna es muy práctica cuando se viaja. Sólo se toman algunos pañales y listo. Es más fácil la alimentación por la noche. No necesita esterilizar botellas, agua y equipo. No necesita comprar fórmula láctea ni equipo para administrarla.

0

¿Cómo dar el pecho? La lactancia materna debe de ser una experiencia confortable y agradable. La mayoría de nosotros ha oído acerca de pezones lastimados. Tu puedes evitar este problema la mayoría de las veces.

Sin embargo, muchas madres primerizas, encuentran que sus pezones son muy suaves durante los primeros días, cuando el bebé comienza la lactancia. Esto usualmente desaparece a la primera o segunda semana.

Precaución: ampollas, grietas, sangrado y/o dolor que continúa durante o entre alimentos no es normal. Consulta a tu ginecólogo o pediatra si tienes cualquiera de estos problemas.

Distintas posiciones

Posición de cuna

Coloca una almohada o dos en tus piernas, para apoyar a tu bebé. Acomoda la cabeza de tu bebé en la curvatura de tu brazo. Asegúrate que tu bebé se vuelve hacia ti (tórax con tórax) a nivel de la mama (fig. 2).

  1. Apoya tu mama con tu mano en posición en “L” o “C” (fig. 3), el pulgar encima del pecho, y los demás dedos abajo, lejos de la areola.
  2. Haz cosquillas en el labio inferior de tu bebé hasta que abra ampliamente la boca, entonces atráelo rápidamente hacia tu pecho. Se paciente, esto puede tomar un minuto.
  3. Asegúrate que los labios de tu bebé abarcan la areola.
  4. La punta de la nariz de tu bebé debe tocar el pecho.

Posición de balón de Football

Sobre una almohada o dos apoya tu brazo y a tu bebé. Detén el cuello de tu bebé y la parte baja de su cabeza en tu mano, con tu antebrazo apoya su cuerpo contra el costado tuyo (fig. 4)..

Sigue los pasos 1, 2, 3, 4 descritos en la posición de cuna.

Posición acostada

Recuéstate de lado con almohadas apoyando tu espalda y su pierna que queda hacia arriba, la cual debe de estar doblada. Coloca a tu bebé de lado frente a ti (fig. 5).

Sigue los pasos 1, 2, 3, 4 descritos en la posición la cuna. Varía la posición de la lactancia durante la primera semana.

Amamanta frecuentemente

Cada 1½ a 3 horas (8 a 12 alimentos en 24 horas). Manteniendo a tu bebé recién nacido en un horario artificialmente alargado lo pondrías desesperadamente hambriento y acrecentaría la probabilidad de una lactancia demasiado vigorosa lo que hará que tus pezones se lastimen.

No retires a tu bebé hasta que termines la succión de la mama. Haz esto poniendo un dedo limpio en un lado de la boca de tu bebé entre sus mandíbulas (fig. 6). No lo retires hasta que sientas que la succión termina.

Después de retirar a tu bebé, exprime un poco de tu leche y frota con ella en forma de masaje, el pezón y la areola. Deja secar al aire libre tanto como sea posible. Nunca uses jabón, alcohol, o cremas especiales en tus pechos o pezones. Agua es todo lo que se necesita para limpiar tus pechos cuando se baña.

Manejo

Si tus pezones llegan a lastimarse:

  1. Respira profundo, oye música suave u otra técnica de relajación antes y durante la succión del bebé.
  2. Limita el tiempo de lactancia en el pezón dañado.
  3. Alimenta primero del lado menos lastimado.
  4. Exprime un poco de leche antes, para estimular a que baje.
  5. Dale masaje a tus senos mientras amamantas, esto estimula a que la leche baje.
  6. Usa brasieres sin varillas plásticas. Usa almohadillas (fig. 7). Cambia frecuentemente las almohadillas, para mantener seco el pezón.
  7. Si tus pezones llegan a secarse o agrietarse, usa cremas con lanolina. Esto forma una barrera contra la humedad y los mantiene secos.
  8. Si tus pechos llegan a ingurgitarse, prueba exprimirlos un poco primero. Los pechos ingurgitados dificultan a tu bebé el comer. Al extraer un poco de leche manualmente, con sacaleche o con bomba, ayudan a que se haga la areola más suave, el pezón más erecto y la alimentación más fácil.
  9. Usa cubiertas agujereadas para los pezones lastimados entre las lactancias, esto permite que circule el aire y los protege de la irritación por el brasier.

0
[youtube clip_id=”zp4X_sR6D-s”]

Video didáctico premiado por la Sociedad Argentina de Pediatría

Amamantar en 10 pasos La Liga de La Leche Argentina anuncia que el video “Amamantar en 10 pasos” ha recibido el premio al mejor video presentado en el marco del 6º Congreso Argentino de Lactancia Materna, organizado por la Sociedad Argentina de Pediatría, que tuvo lugar en Buenos Aires del 1 al 4-oct.

Sabemos que las mamás que reciben buena información antes de empezar a amamantar tienen mayores probabilidades de lograr una lactancia exitosa.

Lo que este video ofrece es información clara, sencilla y concisa, con un objetivo
preventivo: hemos trabajado sobre el origen de las dificultades más habituales que como Líderes de LLLArgentina (voluntarias acreditadas) vemos en la práctica diaria.

Ha sido creado especialmente para las madres, con recursos diseñados en función de su fin pedagógico, resumiendo en casi 5 minutos los conceptos básicos que facilitan una buena lactancia, en base a nuestra experiencia en el apoyo de las madres que quieren amamantar.

Este material será utilizado por nuestras Líderes en sus Grupos de Apoyo, en charlas, exposiciones y eventos en los que participe la Liga de La Leche. Está a disposición de todas las filiales de la Liga de La Leche de habla hispana, y próximamente habrá una versión subtitulada en inglés.

También tenemos copias en CD para su difusión en cursos pre-parto, y en los servicios de obstetricia y pediatría de clínicas y hospitales. Además podrá ser linkeado a YouTube desde sites dedicados a los bebés y a la crianza.

Estamos trabajando para lograr una circulación masiva de este material, a través de los canales públicos y privados de TV, en programas de interés general que tengan audiencia femenina, no solamente programas específicos para embarazadas.

Asimismo este video será puesto a disposición de las autoridades nacionales y provinciales del área de la salud para que llegue a la mayor cantidad de madres posible.

Agradecemos a Paola Prenat, modelo y conductora, y a Ligia Piro, cantante de jazz, por participar de este proyecto en forma tan generosa, y a todo el equipo de la Agencia de Publicidad Braga Menéndez por el apoyo profesional y técnico que nos dieron.

Liga de La Leche Argentina
información y apoyo en lactancia materna
0810-321-8382(TETA)
www.ligadelaleche.org.ar

0
Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles