El sitio del bebe, el niño y su familia

Prevención y Tratamiento

Durante la primera semana después del parto, cuando el calostro cambie a leche, tus pechos llegarán a estar llenos.

Esta llenura del posparto (normal), usualmente disminuye dentro de los 3 a 5 días.

Se desarrollará ingurgitación si tu bebé no extrae adecuadamente la leche de tus pechos. Durante este tiempo se tornarán duros, dolorosos y calientes.
Prevención

Puedes prevenir la ingurgitación

  • Amamanta a tu bebé frecuentemente, de 8 a 12 veces en 24 horas.
  • Evita suplementos de agua o fórmula por las primeras 3 a 4 semanas, a menos que tu pediatra se lo indique.
  • Si se te pasa algún horario sin amamantar, extrae tu leche.
  • Cuando destetes a tu bebé, hazlo gradualmente.

Tratamiento

Ingurgitación mamaria

Si se te ha presentado ingurgitación mamaria, procede de la siguiente manera:

  • Aplica toallas húmedas y calientes a tus pechos (fig. 8), por 2 a 5 minutos, o toma una ducha caliente antes de alimentar a tu bebé.
  • Extrae algo de leche para ablandar la areola después de usar calor húmedo. Esto le facilita al bebé tomar el pecho.
  • Date un masaje suave al pecho antes y durante la lactancia.
  • Utiliza respiración profunda, música suave u otras técnicas de relajación antes y durante la lactancia.
  • Aplica compresas frías al pecho después de la lactancia para disminuir la incomodidad e hinchazón.
  • Si tu bebé toma pecho de un solo lado, usa una bomba eléctrica (fig. 9), un tiraleche o expresión manual, para vaciar la leche del otro durante los períodos de ingurgitación.
  • Si tu bebé no puede prenderse o se hunden los pezones, utiliza una bomba eléctrica, un tiraleche o la expresión manual para ablandar la areola. Usa calor húmedo y dale masaje al pecho antes de bombear. Continúa bombeando cada 2 horas, 10 minutos por lado, hasta que tu bebé pueda prenderse.
  • Si tus pezones continúan aplastados, ponte varias cubiertas multiperforadas (fig. 7), por una hora y media antes de amamantar. Esto ayudará a que se forme un poco más el pezón, facilitando la lactancia al bebé.

Extracción manual de la leche materna

Drenado de los depósitos de leche

Coloca el dedo pulgar sobre el pezón y los dedos índice y cordial aproximadamente a 3 cm debajo del pezón, aunque no necesariamente en los bordes del círculo exterior de la areola.

Usa esta medida como una guía, ya que los pechos y las areolas varían de una mujer a otra.

Asegúrate de poner las manos en forma de letra “C” y las yemas de los dedos deberán estar a las 6 y las 12 del reloj (fig. 11), en línea con el pezón. La posición de los dedos es para que los depósitos de la leche queden bajo ellos. Evita tomar todo el pecho con la palma de la mano como si fuera una naranja.

Presiona directo hacia la pared del tórax. No separes tus dedos en toda la mama.

En pechos grandes, primero levántalos y después oprímelos contra la pared del tórax.

Desliza los dedos y el pulgar hacia adelante al mismo tiempo. Este movimiento (fig. 12) rodante comprime y vacía los depósitos de leche sin dañar el sensible tejido del pecho.

Nota la posición del dedo pulgar y las uñas durante el deslizamiento final como se muestra en la ilustración. Repítelo rítmicamente hasta vaciar completamente los depósitos de leche. Posiciona, rueda… Posiciona, rueda…

Rueda el dedo pulgar y los otros dedos para ordeñar los demás depósitos de leche, utiliza ambas manos en cada pecho (fig. 13).

Evita algunos movimientos

  1. No aprietes tanto el pecho, como para machucarlo.
  2. Resbalando las manos contra el pecho podrías causar quemaduras en la piel.
  3. Evita tirar del pezón, podrías dañar los tejidos (fig. 14).

Masaje suave

Dale masaje a las células y los conductos productores de leche, oprimiendo firmemente con los dedos aplanados contra el tórax, desde su inicio hasta la punta de los senos.

Mueve tus dedos circularmente por unos segundos en un punto de la mama y luego pasa a otro punto siguiendo una espiral, alrededor de la mama, hacia la areola (fig. 15).

El movimiento es similar al usado en la autoexploración mamaria.

Bebés en la Web

Bebés en la Web es un sitio de Internet comprometido con la divulgación de información para los nuevos padres. Los temas que en él se tratan y que intentamos ampliar en forma permanente, tienen por finalidad el bienestar de los hijos desde su misma concepción, poniendo en manos de los padres, los recursos de conocimiento que muchas veces es dificultoso que encuentren compilados en forma amplia y amena en otros medios.

Notas de Bebés en la Web (ver todo)

Notas relacionadas:

0

Una respuesta a Ingurgitación mamaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles