El sitio del bebe, el niño y su familia

“Una profunda transformación”

Con la colaboración de Carolina Chandler de Pazos

Lactancia y trabajo Es posible amamantar y trabajar (o estudiar) simultáneamente, si bien no desde las primeras semanas.

La ley laboral argentina reconoce un tiempo de amamantamiento de seis semanas, que si bien no parecen idealmente suficientes, por lo menos garantizan a las madres que trabajan en relación de dependencia un tiempo de tranquilidad.

Las madres que trabajan por cuenta propia deberían, si desean amamantar, organizarse para disponer de un plazo por lo menos igual.

Durante el primer tiempo a las madres le queda poco tiempo para otras cosas que no sean atender al bebé, por lo cual imaginan que amamantar y trabajar simultáneamente es no solo difícil, sino a veces imposible. Pero lo cierto es que se pueden compatibilizar ambas cosas.

Dependiendo del horario de trabajo y de la edad del bebé, habrá que pensar en saltear una o dos mamadas y reemplazarlas por leche en biberón o por cucharita.

Para esta instancia, la mamá podrá extraerse leche con un sacaleches y dejársela en una mamadera hervida previamente. Guardada en la heladera la leche es apta hasta 24 horas.

También podrá, si la cantidad obtenida no alcanzare, utilizar una fórmula líquida o en polvo, por mamadera o por cucharitas. Puede ocurrir que el bebé no quiera otra cosa fuera del pecho de la mamá y espere para comer a que ella regrese.

Carolina, la mamá de Rodrigo, nos cuenta:

“Yo comencé a trabajar cuando Rodrigo tenía 5 meses y hasta ese momento le había dado exclusivamente pecho. Rodri aumentaba muy bien de peso, estaba muy saludable y además a mi me encantaba darle la teta.

Si bien sabía que iba a tener que darle mamadera cuando yo estuviera en el trabajo, quería que siguiera tomando mi leche, y por sobre todo, no quería que la leche se me cortara para poder seguir dándole la teta cuando volviera del trabajo o los fines de semana”.

“Compré un sacaleches y empecé a probar como funcionaba, unos días antes de volver al trabajo. Al principio sacaba muy poquito (lo que había quedado en el pecho) porque no encontraba la manera de producir la bajada de la leche con el sacaleches, esa que ocurría cuando Rodri succionaba, y que hacia que el otro pecho chorreara instantáneamente.

Eso al principio me preocupó, y sumado a la experiencia de mis amigas que me hablaban tan mal del sacaleches y de que nunca pudieron usarlo con éxito, me llevaba a pensar que no iba a tener resultados positivos. Pero en ese momento me dije a mi misma que no me tenía que dejar llevar por las experiencias negativas de otros; si yo quería sacarme leche, iba a lograrlo”.

“Así que me dedique a ver que hacia Rodri cuando chupaba, para provocar la bajada de la leche, y vi que mi bebé se comportaba de modo diferente de lo que decía el manual del sacaleches (que tenia que hacer succión y esperar dos o tres segundos entre succión y succión), Rodri succionaba muy seguido, como quien está masticando.

Y un día, a los dos minutos empezó a bajar la leche a borbotones, lo que antes me llevaba hasta media hora (y que en el trabajo no me iba a ser útil, pues no podía estar 45 minutos en el baño sacándome leche)”.

“De esta manera, todos los días me llevaba al trabajo un portamamaderas de telgopor con una cubetera de hielo, el sacaleches y la mamadera vacía. Dos veces al día, tratando de respetar los horarios en los que Rodrigo tomaba la teta, iba al baño a sacarme leche y en a lo sumo 15 minutos sacaba 120 ml de leche que los guardaba en el portamamadera, sobre el hielo.

Al final del día el hielo estaba derretido, pero el agua fresca mantenía la leche bien fría, y cuando llegaba a casa la guardaba en la heladera, para que Rodri tomara al día siguiente (la leche materna se puede guardar 24 horas en heladera y hasta 3 meses en el freezer)”.

“Así fue durante un mes y medio. Ahora Rodri tiene 7 meses y medio y hace un mes que toma teta 3 veces al día y dos mamaderas de leche común, porque requería un poco mas que 120 ml por toma, pero por suerte, si bien tengo menos leche que antes, sigo dándole la teta”.

Dr. Osvaldo Stoliar

PEDIATRAS ASOCIADOS: Un equipo pediátrico con características de funcionamiento destinadas a brindar comodidad y contención a la población infantil y a sus padres. Dentro del consultorio se brindan diversos servicios para los pacientes (vacunación, fonoaudiología, nutrición, etc). Consultas y Vacunatorio: Lunes a Viernes de 9.30 a 20 hs. y Sábados de 9 a 13 hs. Paraguay 2302 piso 17 dto. 4º. Teléfono 4961-4109

Notas de Dr. Osvaldo Stoliar (ver todo)

Notas relacionadas:

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles