El sitio del bebe, el niño y su familia

Molestias y alarmasConforme crece el feto, el útero aumenta de tamaño afectando otras partes de tu cuerpo. Algunos cambios son iniciados por la hormonas que tu organismo secreta para nutrir y proteger al feto, y prepararlos a ambos para el nacimiento.

Durante el embarazo podrás experimentar algunas molestias como:

  • Estreñimiento y hemorroides: Entre las razones para el estreñimiento y las hemorroides, se encuentran los cambios que las hormonas producen, enlenteciendo el proceso del tracto digestivo. Sumado a esto, durante el último trimestre de embarazo, el útero engrandecido aumenta su presión sobre el recto. Para minimizar estas molestias trata de beber mucho líquido y come frutas y vegetales ricos en fibra. Algunas mujeres experimentan alivio bebiendo un vaso de agua tibia en ayunas, antes del desayuno.
  • Náuseas: Así como el estreñimiento, se debe a cambios metabólicos. En las mañanas -antes de levantarse- come unas galletitas de soda y levántate muy lentamente. Trata de comer en pequeñas cantidades cada tres horas (dieta fraccionada). Es bueno comer proteínas (carne, huevos, leche) antes de acostarse en la noche.
  • Acidez: Esto ocurre cuando los alimentos digeridos son empujados desde tu estómago hacia el esófago. Como dijimos anteriormente, durante el embarazo todo el proceso digestivo se enlentece y adicionalmente, el útero engrandecido empuja al estómago hacia arriba. Para evitar la acidez, come en pequeñas cantidades, varias veces al día. Evita alimentos muy grasosos o con muchas especias y espera al menos una hora antes de acostarte. Algunas mujeres experimentan alivio colocando dos o tres almohadas bajo su cabeza para dormir (posición semisentada).
  • Fatiga: Tu organismo está haciendo un gran esfuerzo mientras estás embarazada por eso trata de dormir 8 horas diarias y toma una siesta si le es posible. Evita los trabajos pesados e ingiere una dieta balanceada.
  • Dolores de Cabeza: Puede ocurrir que experimentes dolores de cabeza durante tu embarazo. Las causas pueden ser: tensión nerviosa o quizás el aumento en el volumen de sangre dentro de tu organismo ahora que está embarazada. Descansa y trata de relajarte. Algunas mujeres experimentan alivio caminando al aire libre. No tomes medicinas a menos que te lo aconseje tu médico.
  • Micciones frecuentes: Tu útero está presionando también a tu vejiga y aunque tu vejiga esté casi vacía, esta presión crea la misma sensación como si estuviera llena. No aguantes las ganas de orinar (recuerde lo que explicamos anteriormente sobre la eliminación de toxinas)
  • Calambres: Estos problemas circulatorios se originan por el aumento de peso experimentado en el embarazo. Pídele al doctor que te recomiende algunos ejercicios para aliviar esas molestias.
  • Cloasma: Son manchas oscuras que aparecen en la piel y son causadas por las hormonas presentes durante el embarazo. Muchas veces desaparecen después del parto. A veces evitar la luz solar ayuda a prevenirlas.
  • Estrías: El sobrepeso hace que la piel tenga que soportar mayor tensión. Las estrías aparecen generalmente en el abdomen y lentamente desaparecen después del parto.
  • Várices: Se producen por la presión que el útero ejerce en la parte baja de tu abdomen que hace la circulación dificultosa. Normalmente aparecen en las piernas y si permaneces de pié o sentada por períodos largos de tiempo. Algunas sugerencias incluyen no permanecer en la misma posición por mucho tiempo. Trata de alternar los períodos en los que te encuentras de pié o sentada. Muévete con frecuencia para estimular la circulación. Eleva las piernas cuando te sea posible. Inclusive cuando estés en la cama, puedes colocar una almohada bajo tus caderas. Mientras estés sentada trata de elevar los pies. No uses ropas muy ajustadas. Tu doctor podría recomendarle inclusive medias de soporte. Consúltale.
  • Dificultad al respirar: Esto ocurre durante el tercer trimestre pues el feto está ocupando más espacio en tu abdomen. Respira profundamente varias veces al día (puedes preguntarle a tu instructor para el parto) pero evita hiperventilarte. Puedes dormir semisentada (con varias almohadas) y evita los lugares conglomerados y contaminados.
  • Dolores de espalda: Es una consecuencia del aumento de tu abdomen y del incremento de peso. Usa zapatos de tacón bajo, trata de mantener tu espalda recta y evita cargar objetos pesados. Es bueno practicar ejercicios de relajación que te ayudarán a eliminar la tensión en tus músculos.
  • Hinchazón: Se debe a la retención de agua en los tejidos, especialmente en tus pies. Eleva tus piernas cada vez que puedas y evita ropas ajustadas que presionen tus piernas. Es importante avisarle al doctor si notas que tu hinchazón no es sólo en las piernas y si notas un aumento brusco de peso.

Señales de alarma durante tu embarazo

Debes contactar inmediatamente a tu médico si tienes alguno de los siguientes signos:

  • Sangrado por la vagina.
  • Dolor al orinar.
  • Erupciones o ampollas en tu cuerpo.
  • Hinchazón de manos y cara. (aumento brusco de peso)
  • Fiebre.
  • Dolor agudo de estómago.
  • Dolores de cabeza muy severos.
  • Súbitos problemas en su visión.
Bibliografía: Prenatal

Bebés en la Web

Bebés en la Web es un sitio de Internet comprometido con la divulgación de información para los nuevos padres. Los temas que en él se tratan y que intentamos ampliar en forma permanente, tienen por finalidad el bienestar de los hijos desde su misma concepción, poniendo en manos de los padres, los recursos de conocimiento que muchas veces es dificultoso que encuentren compilados en forma amplia y amena en otros medios.

Notas de Bebés en la Web (ver todo)

Notas relacionadas:

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles