El sitio del bebe, el niño y su familia

Con aportes de Graciela Bianco

Nutrición y embarazoLos naturistas consideran que la vuelta de tuerca para el bienestar psico-físico está en la alimentación. A partir de la adopción de mejores hábitos alimentarios, una persona puede ir cambiando radicalmente su etilo de vida.

Sin embargo no todos los momentos del ser humano son iguales, de esto se desprende una pregunta ¿Puede una embarazada ser naturista?.

Se sabe que la cantidad de hormonas que tiene una mujer depende de su nutrición, y que esas hormonas (más numerosas en la mujer embarazada) van a segregarse con mayor o menor eficacia de acuerdo con el estado del sistema nervioso central.

Este sistema también depende de la nutrición por lo cual concluimos que una alimentación natural, equilibrada y libre de elementos tóxicos es ideal para la futura mamá.

Los SI del embarazo

En el primer trimestre es importante la formación de una placenta de tamaño suficiente por lo cual se vuelve imprescindible comer bien. Es decir: comer un poquito de cada cosa. Una alimentación adecuada implica diariamente:

  • 20% Proteínas
  • 60% Hidratos de Carbono no refinados, es decir, deben ser integrales
  • 20% Grasas

Los hidratos de carbono deben ingerirse en lo posible en forma de granos, no de harinas. De esta forma mantienen la mayor parte de sus vitaminas y minerales, los cuales se perderían en el refinamiento.

Lo positivo es que llenan pero no engordan y sus fibras contribuyen al buen funcionamiento del aparato digestivo.

El cereal tiene la glucosa que uno busca en un dulce, con la diferencia de que para llegar a ella los órganos digestivos deben trabajar mucho más.

Al realizar una digestión más larga con los cereales se establece un circuito más equilibrado entre digestión, absorción y todos los procesos orgánicos (metabolismo).

Tanto el dulce de leche como el arroz terminan en glucosa, pero el dulce no contiene ninguna vitamina y el cereal sí.

En el segundo trimestre es preciso aumentar el aporte de proteínas.

Lo importante es que la mujer consuma las proteínas que necesita, sin interesar si son animales o vegetales, pero debe estar convenientemente asesorada para saber qué cantidad y calidad le corresponde.

El arroz solo, por ejemplo, no sirve; debe acompañarse de queso o huevo. Si se dejan de lado los productos de origen animal se los debe reemplazar por lentejas, arvejas o soja.

En este período también se necesita un aporte de hierro que las “carnívoras” obtendrán en la carne, morcilla o huevo y las vegetarianas en el berro, la espinaca y las lentejas.

Hasta los seis meses son importantes las vitaminas: A y E que las encontramos en la zanahoria, aceite, germen de trigo, yema de huevo; y la B que la hallamos en la levadura de cerveza.

Las frutas aportan: múltiples vitaminas, magnesio, potasio y manganeso.

En las frutas secas y el germen de trigo también encontramos estos minerales. El calcio (nutriente básico) lo encontramos en los lácteos y la coliflor, repollitos de Bruselas y brócoli.

En los tres últimos meses es aconsejable continuar con la ingesta de alimentos variados y en poca cantidad para evitar el sobrepeso. Es bueno comer más alimentos con fibras (zapallo, salvado) para que el intestino funcione normalmente, ya que la posición del feto en este momento impide su movimiento habitual y produce constreñimiento.

Los NO del embarazo

Los productos que conviene evitar durante el embarazo son:

  • Productos de lata y embutidos (salchichas, chorizos, fiambres)
  • El cigarrillo
  • El alcohol
  • El café
  • La alimentación natural deja de lado el azúcar y elige la miel o melaza, mucho más puras y nutritivas

Como en los primeros meses es frecuente que se presenten náuseas, vómitos y otros trastornos digestivos, debidos esencialmente al aumento del nivel hormonal, conviene evitar los medicamentos y decidirse por un método más inocuo: Té con limón o limonada entre las comidas.

Esto “entona” el aparato digestivo y estimula el normal funcionamiento de la vesícula. También es preferible no tomar líquidos durante las comidas.

Por último agregaría que si bien es fundamental realizar una correcta alimentación durante el embarazo, es importante que la embarazada también pueda conectarse consigo misma.

En este período de gran sensibilidad los naturistas aconsejan técnicas como yoga, meditación y ejercicios de respiración que permiten aprovechar al máximo ese estado. Estas prácticas no sólo brindan un aprendizaje para el parto, sino que son muy placenteras en sí mismas.

Lic. Lidia Fogliati

Licenciada en psicología, psicoterapeuta, terapeuta corporal. Instructora en psicoprofilaxis obstétrica, sistema NATAL. Docente del área de formación del Instructorado en Psicoprofilaxis Obstétrica Sistema Natal. NATAL: Desde una visión humanista, nos dedicamos a la maternidad, capacitando profesionales y asistiendo a embarazadas, parejas y familias para lograr la construcción de vínculos saludables. Aguilar 2011 (1426) Ciudad de Buenos Aires, Argentina - Teléfonos (011) 4706-2080 / 4788-1639

Notas de Lic. Lidia Fogliati (ver todo)

Notas relacionadas:

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles