El sitio del bebe, el niño y su familia

Parto naturalCómo saber cuando ha comenzado el parto es algo que preocupa a todas las mujeres, especialmente a las primerizas. Casi nunca sucede como en las películas, numerosos síntomas anuncian su inminencia y todo se desarrolla en forma muy lenta. Cuando llegue, te darás cuenta.

Los primeros síntomas

Aunque notes los primeros síntomas de que el parto se acerca, aún no es tiempo de salir de casa y acudir a la clínica. Los síntomas inequívocos empiezan por la pérdida del tapón mucoso, que se irá soltando poco a poco, entre siete y dos días antes del parto. Aparecen también las contracciones, al principio suaves.

Cuando acudir al hospital

A continuación las contracciones se repetirán, primero cada media hora, más o menos, luego los intervalos irán decreciendo ininterrumpidamente y el dolor se agudizará. Deberás medir la frecuencia (entre 15 y 30 minutos al principio) y su duración (15 ó 20 segundos). Cuando las contracciones se repitan cada tres minutos durante media hora, es el momento oportuno de acudir al hospital.

Rotura de aguas

En el caso de rotura de la bolsa de aguas, con expulsión de líquido amniótico, debes acudir a la clínica. Una ligera pérdida, tanto como puede absorber una compresa, no tiene importancia, pero es recomendable que igualmente acudas a la clínica para control. En cambio, si el líquido sale como un chorro o un flujo continuo al moverle, es preciso que te acuestes enseguida y que así seas transportada hasta la maternidad.

El padre en el parto

Está comprobado que la presencia del padre en todo el proceso del parto es fundamental tanto para la made como para el niño. El padre que ha visto nacer a su hijo mantiene unos vínculos afectivos especiales y participa de forma más activa en su crianza. Por eso, cada vez son más los padres que quieren estar presentes en este momento, aunque la decisión final depende del médico y la clínica. Ahora bien, papá no puede limitarse a estar presente, deberá haberse preparado durante el embarazo.

Sugerencias

  • Hasta el momento de acudir a la clínica, dúchate y permanece en casa tranquila. También puedes repasar los ejercicios respiratorios y practica la relajación.
  • No tomes alimentos sólidos, ya que podrían provocar nauseas o vómitos durante el parto. Un jugo o un caldo caliente te sentarán bien.
  • No pierdas la calma, todavía tienes mucho tiempo por delante. Avisa a tu marido si no está y empieza a organizar todo lo necesario para partir.
  • Si te adelantas, no te preocupes, es normal. Aprovecha el tiempo para estar de pie o paseando, así se acelerarán las contracciones. 0 bien trata de descansar antes del último esfuerzo. Guardar la serenidad también es importante, ya que mejora la eficacia de las contracciones.
  • Debes poner inmediatamente en práctica todos los ejercicios de relajación y respiración que has estado practicando en el curso de preparación para el parto.
  • Pide a tu marido una esponja o una toallita, para refrescarte un poco la cara. Mójate los labios con un algodón, pero no es conveniente que bebas agua.
  • No es preciso que permanezcas todo el tiempo acostada, intenta dar paseos (salvo indicación médica), apoyarte contra la pared o sobre el respaldo de una silla.
    La llegada a la clínica

Si te adelantas un poco, no te preocupes; lo importante es tu seguridad y la del bebé. El obstetra te examinará para saber en que fase del parto te encuentras. Para ello, mediante un tacto vaginal determinará el nivel de dilatación. Algunos indican un enema para evacuar. En algunas clínicas te monitorizarán para conocer la frecuencia de las contracciones y el latido cardiaco del feto. El parto ha comenzado.

Período de dilatación

Se trata de la primera fase del parto y suele durar entre 6 y l2 horas en las primerizas, y de 3 a 6 horas en las multíparas.

Comienza con las contracciones y finaliza cuando el cuello del útero alcanza los 10 centímetros necesarios para dejar pasar la cabeza del niño.

Si no estás monitorizada, cada media hora la partera te hará una revisada para controlar el avance de la dilatación.

Mira las fases del parto para comprender como se ubica el bebé dentro de tu vientre antes de nacer.

Fase de expulsión

Empieza cuando ya ha terminado la dilatación y provoca unas contracciones más intensas y espaciadas que te producirán unas irresistibles ganas de pujar.

Tiene lugar ya en la sala de partos. En este momento lo fundamental es que empujes rítmicamente, reteniendo la respiración, presionando con el abdomen y el diafragma entre pujo y pujo y respirando después profundamente para oxigenar al niño.

El nacimiento

En el momento en que la cabecita del bebé vaya a asomarse al mundo, posiblemente te practicarán la episiotomía, incisión con anestesia local, que prolonga la abertura vulvar y permite que el niño salga con más rapidez y sin producir desgarros.

Entonces ya casi no sentirás ningún dolor y sí una gran sensación de alivio. Será este el momento mágico del nacimiento, el obstetra lo pondrá sobre tu vientre y cortará el cordón umbilical, posando al bebé sobre tu pecho. Una vez consumado el nacimiento te queda la expulsión de la placenta y la sutura, pero no te preocupes, apenas te darás cuenta.

Bebés en la Web

Bebés en la Web es un sitio de Internet comprometido con la divulgación de información para los nuevos padres. Los temas que en él se tratan y que intentamos ampliar en forma permanente, tienen por finalidad el bienestar de los hijos desde su misma concepción, poniendo en manos de los padres, los recursos de conocimiento que muchas veces es dificultoso que encuentren compilados en forma amplia y amena en otros medios.

Notas de Bebés en la Web (ver todo)

Notas relacionadas:

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles