El sitio del bebe, el niño y su familia

Las relaciones sexuales durante el embarazo

Sexo y embarazoEn el tiempo anterior a la concepción, los miembros de las parejas estables, por mutua decisión, ha planificado procrear un hijo, han tenido tiempo suficiente para disfrutar previamente el uno del otro y llegaron al acuerdo de concebir un niño o niña en cualquier momento de su vida en pareja. Se inician en un período de preparación para ese sueño y se entregan con mucho cariño a desarrollar esa empresa conjunta.

Cuando ocurre la fecundación, el óvulo recibe en su interior al espermatozoide y cierra el acceso a todos los demás espermatozoides que se le puedan acercar; es decir, se completa la selección y se inicia la multiplicación celular que dará origen a un nuevo ser humano.

Ya no se necesitan más espermatozoides. es tiempo de la espera, que durará nueve meses, para poder estar a punto, salir del cuerpo materno y tener una vida independiente.

Durante el embarazo, tanto el padre como la madre de esa nueva criatura están en la feliz y excitante espera del producto de su siembra; por lo tanto las relaciones sexuales con fines procreativos ya no son una prioridad.

Para este período, algunas parejas se abstienen de los coitos con eyaculación. Otras parejas cambian la cualidad de sus relaciones sexuales hacia el fortalecimiento de las caricias y las relaciones sexuales tiernas, que llevan a formas de satisfacción más prolongadas, de mutua entrega emocional.

Durante el embarazo, el útero va aumentando de tamaño conforme va creciendo en su interior el bebé y los tejidos abdominales y del periné (vulva) se van adaptando al nuevo volumen y peso uterino. de esta manera las dimensiones y sensaciones de lo genitales femeninos van cambiando.

Cuando se inicia una relación sexual, la excitación provoca lubricación vaginal, la erección del clítoris y de los pezones y la acomodación de los tejidos internos para recibir al pene.

Si se produce un orgasmo en la mujer, embarazada o no, se producen contracciones en la musculatura del periné; por eso al final del embarazo (en las últimas dos semanas), en ciertas mujeres con problemas para mantener el embarazo, se aconseja no tener relaciones sexuales, pues se podría adelantar la labor de parto.

Durante el tiempo de embarazo y luego de post-parto (puerperio), la madre tiene una adaptación emocional y psicológica especial con la finalidad de comunicarse intuitivamente con el bebé que mantiene en sus entrañas, proceso que se manifiesta en su mayor emotividad, sensibilidad, comprensión sin palabras y ternura y una disminución de sus deseos de relaciones sexuales. Si este período es compartido por su pareja, se encuentran en un gran momento de emotividad amorosa.

En una pareja estable, la llegada de un embarazo ocurre en función de las expectativas de uno o de los dos esposos. Por lo tanto uno o ambos quieren continuar con la búsqueda de placer sexual, en la única forma en la cual lo conocen, y su disposición para hacer un cambio en su política de vida no necesariamente coincide con la del otro miembro de la familia.

En otras ocasiones, las relaciones sexuales pueden ser realizadas como una forma de desahogo de las tensiones acumuladas durante las jornadas de trabajo. En su mayoría, las mujeres son las receptoras de dichas emociones negativas; hay un desconocimiento de otras formas saludables de revitalización.

En estas condiciones, la disminución en la frecuencia de las relaciones sexuales, que se producen la mayoría de las parejas que cursan un embarazo, o el cambio en la calidad de los orgasmos son mal entendidos y se exige el mantenimiento de costumbres conocidas.

Además la sociedad presiona también por los comportamientos estereotipados que se reflejan en películas y revistas; aquellos comportamientos son fomentados por materiales pornográficos que llevan a pensar que la sexualidad tiene un solo ritmo (acelerado) durante toda la vida y una sola forma de satisfacción (genital) y que cada día vamos a ser evaluados en nuestro rendimiento de acuerdo a esos criterios.

Si esto cambia, porque la vida tiene múltiples dimensiones y la sexualidad se la puede expresar y disfrutar de muchas maneras, se produce una sensación de fracaso pues no se cumplen ciertas expectativas generalizadas.

Cada miembro de la pareja puede reflexionar sobre sus tiempos, sus deseos y darse nuevas oportunidades de conocer su sexualidad. Expresarla y llegar a acuerdos placenteros para los dos es un acto de conciencia durante el embarazo.

Bibliografía: diario HOY de Ecuador, sección Sexualidad Hoy: Embarazo y parto

Bebés en la Web

Bebés en la Web es un sitio de Internet comprometido con la divulgación de información para los nuevos padres. Los temas que en él se tratan y que intentamos ampliar en forma permanente, tienen por finalidad el bienestar de los hijos desde su misma concepción, poniendo en manos de los padres, los recursos de conocimiento que muchas veces es dificultoso que encuentren compilados en forma amplia y amena en otros medios.

Notas de Bebés en la Web (ver todo)

Notas relacionadas:

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles