El sitio del bebe, el niño y su familia

Viaje y embarazoMientras las reglas varían de aerolínea en aerolínea, hay algunas restricciones aplicables a las mujeres embarazadas que deseen volar. Pero con un poco de seguimiento y flexibilidad, volar estando embarazada puede ser una experiencia libre de estrés.

Típicamente, se aconseja no volar a las mujeres con más de 36 semanas de gestación, porque corren el riesgo de tener familia mientras están lejos de sus médicos u hospitales habituales.

Es muy recomendado además, que las mujeres no vuelen durante las últimas seis semanas de embarazo.

Ten en cuenta que las compañías de seguro tienen sus propias reglas y restricciones acerca de cuando una mujer embarazada puede o no volar, por eso las futuras mamás deben consultar sus pólizas individuales antes de hacer los arreglos del viaje.

Representantes de aerolíneas como American Airlines dicen que una mujer puede volar hasta ocho días de la fecha prevista de parto, siempre que entregue una nota de su médico certificando que es seguro para ella volar.

United Airlines es un poco más estricta, insistiendo en lo mismo, pero con cuatro semanas de anterioridad a la fecha de parto. Desafortunadamente, independientemente de esto, cualquier aerolínea puede negarse a aceptar a una pasajera embarazada si cree que hay un riesgo para su seguridad y salud.

Las embarazadas deben consultar con sus obstetras antes de partir hacia cualquier lugar. Aquellas que tengan diagnósticos tales como alta presión sanguínea o diabetes pueden encontrar que sus médicos quieran modificar o cancelar sus planes de viaje.

Las mujeres embarazadas que tengan agendas más flexibles deben viajar durante el segundo trimestre de embarazo, cuando los malestares matinales del principio ya han pasado, los niveles de energía se han recuperado, y la fecha del parto aún se encuentra distante.

Pero siempre cuando las futuras mamás elijan viajar, los siguientes consejos pueden mantenerlas lo más confortable posible:

  • Reserva con anticipación un asiento en el pasillo o en la primera fila para que puedas moverte por la cabina libremente y visitar el baño con frecuencia si es necesario. Es una buena idea pararse regularmente y dejar que la sangre circule una vez por hora para combatir los calambres.
  • Ordena comida especial o lleva tu propia caja de almuerzo para evitar el plato de pollo o pescado del día.
  • No te olvides de llevar contigo una copia de tu historia clínica y pregunta a tu médico por un referente en caso que se dé una emergencia cuando estés afuera.
  • Vístete cómoda, con ropa holgada y zapatos bajos el día de tu viaje. Si eres proclive a sufrir fluctuaciones en la temperatura de tu cuerpo, es una buena idea llevar a mano algo de abrigo.
  • Mantén tu cinturón de seguridad alrededor de tu regazo, no de tu abdomen.
  • Lleva una pequeña almohada, o pídele una a la azafata, y ubícala detrás de tu zona lumbar para evitar dolores de espalda.
  • Si te afecta el movimiento, lleva algunos saquitos de té de peperina, para calmar los males estomacales. Para casos más severos, trata de comprar una pulsera de acupresión.
  • Bebe mucha agua. Trata de consumir por lo menos un litro de agua cada dos horas de vuelo.

Bebés en la Web

Bebés en la Web es un sitio de Internet comprometido con la divulgación de información para los nuevos padres. Los temas que en él se tratan y que intentamos ampliar en forma permanente, tienen por finalidad el bienestar de los hijos desde su misma concepción, poniendo en manos de los padres, los recursos de conocimiento que muchas veces es dificultoso que encuentren compilados en forma amplia y amena en otros medios.

Notas de Bebés en la Web (ver todo)

Notas relacionadas:

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Secciones
Suscribimos al código de ética sobre sitios de salud. Ver más detalles